Una somera descripción de los jardines que me han parecido  más importantes de la ciudad, sé que no están todos, pero espero que con ellos se interprete la importante vinculación principal de la ciudad hacia sus jardines y espacios verdes urbanos.

Jardines de Monforte

Valencia.-Jardines de Monforte

El jardín de Monforte, sito en la Plaza de la Legión Española de la ciudad de Valencia (España)

Lo más vistoso de este recinto son los juegos de agua de la alberca y de los dos graciosos estanques de los ángulos, con grupos escultóricos de amorcillos en los respectivos surtidores, sobre pedestales de pechinas.

En consonancia con el carácter señorial del jardín se conserva el pabellón de recreo, especie de palacete construido a iniciativa del propio Marqués de San Juan.

Desde los balcones de este piso o desde la terraza abalaustrada se contemplan interesantes panorámicas de tan suntuoso jardín, que recibe el nombre de Monforte por haber pasado a la familia de este apellido a la muerte del Marqués de San Juan, su creador, fallecido en 1871.

Con una superficie aproximada de 12.000 metros cuadrados, es un jardín para el reposo y el encuentro con la sensación estrictamente estética y naturalista. En él encontramos gran cantidad de bellas estatuas y jarrones, relajantes fuentes ornamentales y figuras de plantas recortadas, árboles y arbustos de gran belleza y antigüedad, setos recortados y zonas de flor que hacen de este jardín uno de los más bellos de la ciudad de Valencia.

Jardines de Monforte.-Valencia.

Su origen se remonta a uno de los huertos existentes en la zona de extramuros de Valencia, concretamente al huerto de Don José Vich, Barón de Llaurí. Fue vendido en 1849 a Don Juan Bautista Romero, Marqués de San Juan, que pago por el 80.000 reales.

El Marqués de San Juan encargó al arquitecto valenciano Don Monleón Estellés la construcción del Jardín. En 1872, al morir el Marqués, pasa a su esposa, que lo deja en herencia a una de sus sobrinas Doña Josefa Sancho Cortés. El matrimonio de ésta con Don Joaquín Monforte Parrés, provoca que desde ese momento se le denomine Jardín de Monforte.

El año 1941 es declarado “Jardín Artístico Nacional”, quedando bajo protección del Estado. Posteriormente, en 1970, pasa a propiedad municipal, restaurándose y abriéndose al público en 1973, tras la rehabilitación del Palacete y del trazado artístico neoclásico del jardín.

Jardines de Monforte.-Valencia.-

De este jardín se ha dicho que el “último jardín histórico-artístico del siglo XIX que queda en la ciudad de Valencia”.

Contiene 33 estatuas de mármol, abundancia de estanques y surtidores, un gran estanque con forma de flor de nenúfar, destacando los grandes ejemplares de magnolios, laureles y ginkgos

Recuperado para la ciudad por el Ayuntamiento de Valencia, después de la riada de 1.957 y abierto al público en la primera Iberflora (1.972), es gestionado y mantenido por la Fundación Pública Municipal de Parques y Jardines Singulares desde 1.984.

Jardin de las Hesperides.-Valencia.

Valencia.- Jardín de las Hespérides

Jardín que incluye una colección de cítricos compuesta por 50 variedades diferentes, acompañada por esculturas de la mitología griega y juegos de agua.

Situado junto al Jardín Botánico de Valencia, fue creado en el año 2000, y quiere simbolizar el mito del Jardín de las Hespérides, las ninfas que guardaban las manzanas de oro, en este caso el preciado objeto son las naranjas valencianas.

Sus diseñadores fueron Maria Teresa Santamaría, Antonio Gallud, Miguel del Rey y Carlos Campos.

Encontramos tres estatuas en bronce obra del escultor húngaro Miklos Pàlfy, una de ellas representa a la diosa Venus (protectora de huertos y jardines) que preside una alberca, una figura representando a Hércules y la última una figura femenina que representa la Metamorfosis de la Ninfa en árbol.

En la puerta de entrada encontramos la siguiente estrofa: “A través de las olas del mar profundo llegaron a la hermosa isla de los dioses, allí donde las Hespérides tienen su casa de oro”; mientras que en puerta de salida encontramos esta otra estrofa “

Jardin de las Hesperides.-Valencia.

Las manzanas de oro las guardaba un dragón inmortal que tenía cien cabezas y emita muchas y diversas voces con el vigilaban también las Hespérides”.

Valencia.-Parque Benicalap

El parque de Benicalap es un jardín público urbano situado en el barrio de Benicalap, al noroeste de la ciudad de Valencia.

Los terrenos donde se ubica el parque pertenecían anteriormente al Ministerio de Agricultura, donde tenía una estación de horticultura dedicada a la investigación y experimentación.

El Ayuntamiento de Valencia adquirió los terrenos al año 1975 para la creación de un parque, pero no fue hasta 1981 cuando comenzó su construcción.

La mayor parte del parque está compuesto por la zona ajardinada.

En su construcción se utilizaron técnicas nuevas para su época, tanto a la jardinería como a los sistemas de mantenimiento.

El jardín se basa en dos colinas de una altura considerable, de los que bajan dos torrentes de agua. El torrente sur termina en un pequeño lago, y cuenta con una pasarela-puente que lo cruza.  El torrente norte cuenta con una cascada por bajo la cual pasa un camino.

Jardin de las Hesperides.-Valencia.

Por la parte interior de los cerros hay varios caminos que les creen, todos ellos de tierra.

En esta zona hay una gran cantidad de árboles de grandes proporciones, dando una sensación de bosque.

Rodeando las dos colinas hay un camino de adoquines, que hace de paseo central del parque, y además comunica las tres puertas principales de este.

En la parte exterior del paseo se pueden encontrar más zonas verdes, además de un rosaleda.

Estas zonas exteriores tienen menos frondosidad que las interiores, y se pueden encontrar varios templetes y construcciones varias.

Valencia.-Parque-Marxalenes.

Valencia.- Parque de Marxalenes

El Parque Municipal de Marxalenes es un parque público de Valencia situado al norte de la ciudad, el barrio de Marxalenes.

De forma aproximadamente rectangular, es uno de los parques más grandes de la ciudad con una extensión de 80.000 metros cuadrados.

Dentro del recinto hay una variedad de edificios que hoy en día tienen usos didácticos o de mantenimiento del parque.

Entre ellos se encuentran las alquerías – la de Barrinto, de origen medieval, la del Foraster, la de Luna, la de Bor Baus y la de Félix – una fábrica de aceite y la primera estación del tren de Valencia que data de las finales del siglo pasado.  También en el parque están las antiguas cocheras de FGV, que en 2003 fueron renovadas y convertidas en una cafetería.

Valencia.-Parque-Marxalenes.

Otros edificios situados dentro del parque son el aula de la naturaleza, la biblioteca infantil, la escuela de jardinería e instalaciones deportivas donde se practica el fútbol, tenis y baloncesto.

En cuanto a la flora, el parque contiene ejemplares numerosos de la palmera , la algarrobo , el olivo , el álamo , el roble, el fresno , el olmo , la encina , el chopo , el pino y el sauce.

Valencia Parc de Cabecera.-

Valencia.-Parc de Cabecera

Ubicado en el lecho histórico del río Turia en Valencia, el Parque de Cabecera prolonga el gran cinturón verde del antiguo cauce, el parque/ jardín del Turia.

Cumpliéndose así parte del proyecto que unificará el brazo natural del Turia con el artificial restituyendo el carácter originario y vertebrador del río.

Este parque metropolitano recrea el paisaje original del Turia dando el protagonismo al agua, que con su discurrir nos va presentando la topografía, la vegetación, los recorridos y los diferentes equipamientos del parque.

La topografía, con las diferentes cotas del terreno, consigue crear ambientes íntimos con amplias vistas.

Recrea el origen aluvial del lecho del río que favorece la formación de islotes de sedimentación por el paso del agua característica de nuestra geografía.

La disposición de estos islotes y la vegetación enriquece la secuencia visual de los recorridos peatonales y ciclistas. Desde el extremo occidental del Jardín del Turia parten los dos recorridos principales del parque, el Paseo del Molí del Sol y la Senda de Ribera situados uno a cada lado del lago.

Valencia.-Jardines de Viveros.-

Valencia.- Parc de Viveros

Su origen se encuentra en el siglo XI en una finca de recreo o almunia musulmana, de los reyes de la Taifa de Valencia, donde se retiraban para descansar.

Se encontraba situado extramuros de la ciudad, al otro lado del río Turia. Fue mandada construir para descanso del rey Abd al Aziz.

La otra denominación con que se conoce a los Jardines del Real, los Viveros, procede de la huerta del Vivel, nombre tomado de la laguna o vivero que los regaba, y que se viene utilizando desde que en 1903 este parque fue donado al ayuntamiento para plantel o viveros de árboles.

Anteriormente había pertenecido a la Diputación Provincial, a la que había sido cedida por el Real Patrimonio en 1869.

Valencia.-Jardines de Viveros.-

Su utilización como vivero está documentada ya en 1560, fecha en que Felipe II dispuso le fuesen remitidos de la Almaciga del Real de Valencia infinidad de naranjos y limoneros así como más de cuatro mil plantas florales para embellecimiento de los jardines de su Palacio de Aranjuez.

Estos jardines llamados del Real, son popularmente conocidos como Los Viveros, que debe su nombre a que en 1903 fue usado por el Ayuntamiento de Valencia para viveros de árboles.

No sería sin embargo hasta 1912 cuando adquiere la fisonomía de parque municipal para esparcimiento de los ciudadanos.

De los jardines destacan el paseo de las palmeras, con ejemplares centenarios, numerosas esculturas y fuentes monumentales, una espléndida rosaleda, una casa para pájaros levantada en el siglo XX (1933), un estanque o lago con una cascada con patos y cisnes y un parque infantil de tráfico con una locomotora de época.

Una de las rosaledas recibe el nombre de “Rosaleda del doctor López Rosat”, fue inaugurada en 1974 y recibe el nombre del alcalde de la época que impulsó su creación.

El diseño del espacio es obra del arquitecto municipal Emilio Rieta.

Conformada por una gran fuente circular procedente de la plaza de la Reina (ocupaba el espacio donde hoy en día se encuentra un parking subterráneo), a su alrededor se plantaron cerca de seis mil rosas de distintas especies.

Valencia el parterre.-Ficus macrophylla.-

Valencia.-Jardines El Parterre

El jardín nace en 1850 con la plantación de árboles procedentes del jardín del Palacio del Arzobispo de Valencia, concretamente de una especie muy rara conocida como Metrosideros procedente de las Indias. También se plantaron magnolios, palmeras y araucarias en años sucesivos.

Será a finales del siglo XIX con la instalación de la estatua ecuestre del rey Jaime I el Conquistador, cuando los jardines adopten la forma y tamaño que hoy vemos.

Antiguamente el jardín disponía de cuatro estanques circulares uno en cada esquina. Después de la riada de 1957 los estanques serían desmontados e irían a parar a los Jardines de Parcent.

Un respaldo de forja de hierro y un banco de piedra corrido rodea todo el perímetro del parque. El respaldo fue colocado en 1901 por acuerdo municipal.

Destaca un pequeño edificio de 1935 dedicado en la actualidad a Oficina del Consumidor y que en otras épocas fue Tribunal Tutelar de Menores, anteriormente edificio para el cuidado del jardín y anteriormente sobre este lugar se levantó un Teatro-Circo.

La riada de 1957 dañó el jardín y destruyó las fuentes con que contaba. También se llevó muchas de las especies botánicas que aquí había; teniendo que volver a replantarse con nuevas especies. De entre los árboles que sobrevivieron a la riada destaca el gigantesco ficus.-Ficus macrophylla.-que es admiración de los paseantes

Valencia.-Fuente de Neptuno

La Fuente de Neptuno.-Esta fuente se ubica en los Jardines del Parterre. La figura central es obra barroca en mármol de Giacomo Antonio Ponzanelli realizada en el siglo XVIII. Representa al dios del mar llevando su tridente en la mano, que representa el cetro que le fue entregado por los cíclopes como emblema de su poder. A sus pies un animal mitológico semejante a un pez con una larga cola.

Esta figura procede del desaparecido Huerto del canónigo Pontons, donde estaba situada en una hornacina abierta en el muro. Primeramente fue instalada hacia 1818 en La Glorieta para pasar en 1960 al Parterre donde permanece.

A tan sólo unos pasos, podemos admirar presidiendo el Parterre, la escultura ecuestre del rey Jaime I a caballo. La idea surgió en 1875 en el entorno del director del diario Las Provincias don Teodoro Llorente Olivares y aprobada por el Ayuntamiento en 1876 con la condición que tendría que realizarse por suscripción pública.

En 1878 aún no se había recogido el dinero necesario para el proyecto, por lo que se decidió levantar el pedestal sobre el que se levanta la estatua y que sería realizado por el arquitecto municipal Vicente Constantino Marzo con una altura de siete metros y medio.

Valencia el parterre.-Ficus macrophylla

El encargo y la fabricación de esta obra dio mucho que hablar en la prensa local de su tiempo, puesto que no se contrató a ningún escultor valenciano, sino que la comisión encargada recurrió en 1882 a Agapito y Venancio Vallmitjana de Barcelona, para la realización de la obra, dos de los mejores escultores españoles del momento.

Como contrapartida se determinó que la fundición de la escultura se llevase a cabo en talleres valencianos, concretamente en La Maquinista Valenciana, empresa que ofreció el presupuesto más razonable: 30.000 ptas. La fundición fue dirigida por Francisco Climent.

La estatua fue tallada en madera por Agapito Vallmitjana y aprobada por la comisión encargada en 1886. Para el fundido de la obra fue solicitado al Ministerio de la Guerra quince toneladas de bronce, los cuales les fueron concedidos mediante el envío de cinco cañones y un obús que fueron traídos desde el Castillo de Peñiscola.

La obra fue colocada finalmente el 12 de Enero de 1891 e inaugurada en julio del mismo año y pesa 11.500 kgrs. Desde que surgió la idea de erigir el monumento hasta su completa realización tuvieron que pasar dieciséis años.

Más tarde se colocó en el pedestal en su parte delantera el escudo de armas del rey don Jaime y en la parte trasera el escudo de la ciudad de Valencia, modelados por el escultor José Aixá Iñigo. A ambos lados laterales sendas leyendas nos hablan del ofrecimiento del monumento. Una de ellas dice: Entró vencedor en Valencia / liberándola del yugo musulmán / el día de San Dionisio / IX de octubre de MCCXXXVIII y la otra: Al rey D. Jaime I el Conquistador / fundador del reino de Valencia / Valencia agradecida / ano MDCCCXCI.

La escultura representa al rey Jaime I con traje de guerrero montado en su caballo al paso y en actitud de dirigir la tropa en su conquista hacia la ciudad de Valencia. Es de tamaño bastante mayor que el natural.

Valencia.-Jardines de la Glorieta.-

Valencia.-Jardines de La Glorieta

El nacimiento de los Jardines de la Glorieta, viene paradójicamente de la mano del general francés Louis Gabriel Suchet durante el periodo en que este, estuvo al mando de la ciudad durante la Guerra de la Independencia.

El francés adquirió en 1812 los terrenos existentes entre el Convento de Santo Domingo y la Aduana de Valencia (actual Palacio de Justicia) y en ese espacio comenzó la plantación de árboles y especies botánicas al que era muy aficionado.

Con la retirada de los franceses de la ciudad de Valencia en 1813, el testigo del parque lo recoge el general Javier Elio (Capitán General de Valencia) quien encarga al arquitecto Manuel Serrano Insa el trazado del nuevo jardín en 1817.

Valencia.-Jardines de la Glorieta.-

El general Elio, en un principio quiso colocar una estatua del rey Fernando VII, pero al final y con el dinero recaudado para tal fin se compraron diversas especies botánicas: naranjos, sauces, fresnos etc. así como diversas esculturas procedentes del antiguo Huerto del canónigo Pontons, muchas de las cuales han ido a embellecer otros jardines de la ciudad.

En 1826 siendo Capitán General de Valencia José O’Donell se construye una cerca de madera entre pilares de piedra rematados por pomos y jarrones. La entrada a estos jardines de la Glorieta se realizaba por una puerta situada aproximadamente frente a la actual calle del Mar, adornada por dos leones que apoyaban una de sus patas sobre unas esferas y unos amorcillos con emblemas sobre el lomo. La portada era obra del arquitecto Cristóbal Sales mientras que la estatuaria era de Vicente Piquer. De esta época es también la construcción de un pabellón de música construido en madera. En 1846 un avispado empresario italiano levantaría un café estilo vienes junto a este pabellón. En 1844 se colocan farolas de gas en los jardines, ya que fue en este año cuando se inició la instalación de farolas de gas en la ciudad.

En 1852 se plantan los grandes ficus.-Ficus macrophylla.-que hoy día adornan y asombran a todos los paseantes del lugar, por su monumentalidad y sus grandes raíces y que se encuentran frente al Palacio de Justicia. También se plantan pinos canarios, palmeras y ficus de hoja ancha entre otras especies botánicas.

En 1860 se construye una nueva cerca esta vez de hierro rodeando todo el perímetro del jardín. En 1928 está cerca fue desmontada y usada para los mismos fines pero esta vez en los Jardines del Real (Los Viveros). También se vuelve a reponer en su lugar la fuente de Tritón que había sido retirada años atrás como consecuencia de reformas efectuadas en los jardines.

Valencia.-Jardines de la Glorieta..-Juegos infantiles

En 1895 el arquitecto Antonio Ferrer González construye una Casa de Socorro en el interior del parque y en 1905 un teatro al aire libre que no obtuviera mucho éxito y que un incendio destruyera poco después de su inauguración.

En 1909 a consecuencia de la Exposición Regional Valenciana, se construye un pabellón de madera donde se realizan concursos florales, al finalizar la exposición se desmonta el pabellón y se instalan puestos de ventas de flores en su lugar. Hay constancia que en el año 1919 en estos jardines había instalada una escuela al aire libre de la Asociación para el fomento de la cultura y la higiene en Valencia.

En 1926 se acomete una profunda reforma de los jardines, se quitan las verjas de hierro que son trasladadas a los Jardines del Real y se desmontan todas las estructuras que aún quedaban en pie, además de arrancar diversos árboles algunos muy viejos. De esta época viene la configuración definitiva que hoy encontramos.

En la actualidad sólo encontramos amen de un minúsculo y mínimo parque infantil (tortugas de cemento pintadas de colores y tubos con orificios), diversas esculturas que representan a Francisco Domingo Marqués, Antonio Muñoz Degrain, Joaquin Agrasot Juan y al doctor Ramón Gomez Ferrer. También la fuente conocida como del Tritón y los grandes ficus con grandísimas raíces amén de otras especies botánicas.

Como nota anecdótica podemos indicar que aquí fue el primer lugar donde se instaló la primera iluminación por gas de Valencia.

Valencia.-Jardin Botanico.-

Valencia.-Jardín Botánico

El Jardín Botánico de la Universidad de Valencia (en valenciano: Jardí Botànic de la Universitat de València), es un jardín botánico ubicado en la ciudad de Valencia, dentro de la Comunidad Valenciana, España.

Este jardín botánico depende administrativamente de la Universidad de Valencia. Es miembro del BGCI, de la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos y presenta trabajos para la Agenda Internacional para la Conservación en los Jardines Botánicos.

Se encuentra situado en la calle Quart, junto al antiguo cauce del río Turia. Situado en el interior del casco urbano de la ciudad de Valencia.

Jardí Botànic de la Universitat de València barri d’El Botànic, districte d’Extramurs 46002 València-Valencia, Comunitat Valenciana-Comunidad Valenciana, Espanya-España.

Se tiene noticia de huertos de plantas medicinales que se remontan al siglo XVI, primero en estrecha dependencia con la enseñanza de la medicina en la universidad que se practicaba desde 1462. La referencia más antigua es del año 1499, cuando se planificó la estructura de la cátedra de “simples” o “herbes” nombrándose profesores para ella en 1501.

Valencia.-Jardin Botanico.-Plantas de la huerta

Estuvo siempre ligada a la medicina tratándose las “hierbas” en su vertiente medicinal. En 1548 se crea una cátedra de “prácticas” y poco después (en 1560) se separan definitivamente las enseñanzas de anatomía y la de “simples o Herbes” con cátedras independientes. Posteriormente, en 1631, se tiene noticia de varios episodios y localizaciones de los huertos de hierbas medicinales y sus doctores y catedráticos responsables, pero sin continuidad asegurada.

En 1733 se habla desde la Universidad de un recinto que debe facilitar la ciudad, pero no será hasta 1757 cuando el rector Lores proponga directamente la creación de un Jardín Botánico integral y completo (huerto, museo, espacio de docencia y de conferencias, anexos de servicios, etc.) en una ubicación próxima a la Alameda.

En 1778 la ciudad aprueba estas previsiones, pero aún pasarán veinte años en hacerse realidad.

Resulta evidente que esta concepción de un Jardín Botánico de miras más amplias y sistemáticas, toma cuerpo en paralelo al desarrollo del estudio de la Botánica como ciencia independiente de la Medicina, que se consolida en el siglo XVIII, de la mano del reformismo ilustrado, interesado por la riqueza de la tierra y la mejora de los cultivos. En 1767 Gregorio Mayans reclama un jardín que sea responsabilidad del catedrático de botánica pero que no descuide las plantaciones de interés para la medicina y en 1786, la Universidad de Valencia aprueba la reforma del plan de estudios con la Cátedra de Botánica Independiente de la Cátedra de Medicina, y por lo tanto, da mayor urgencia a la necesidad de un Jardín Botánico.

Valencia.-Jardin Botanico.-

La Real Sociedad Económica de Amigos del País de Valencia, interesada en las mejoras de los cultivos, también quería concurrir con el Ayuntamiento a hacer realidad esta dotación científica aportando terrenos para la ubicación de la Alameda, mientras apuntaba que a los aspectos instructivos y utilitarios se había de añadir el aspecto lúdico, que pudiese servir al mismo tiempo, «para el decoro, hermosura y recreo del paseo público».

Pero esta conjunción no sería tan fácil, pues las dos partes querían remarcar sus respectivas prioridades, la científica y docente centrada en un repertorio sistemático representativo del mundo botánico, por parte de la Universidad y la más utilitaria de aplicación a la agricultura, por parte de la Sociedad Económica.

La ciudad, postreramente en 1798, le cede a la Universidad los terrenos prometidos, pero bien pronto se suspenden las plantaciones, según parece por la mala calidad del suelo y las molestias producidas al vecino paseo de la Alameda. Como nueva y definitiva ubicación, la ciudad ofrece en 1802 un huerto que permitía ser regado a la manera tradicional, «a manta», directamente por la acequia de Rovella, llamado de Tramoyeres, situado en la calle Quart, frente al convento de Mínimos de San Sebastián y cerca del Turia, que dio origen al actual Jardín Botánico..

Valencia.-Jardin Botanico.-Umbraculo

La Universidad pone al célebre botánico Vicente Alfonso Lorente al cargo de la nueva instalación y le dota de medios para desarrollarla.

El terreno trapezoidal de unas cuatro hectáreas acogerá sobre un sistema de cuadros –sistema de Linneo– los planteles, sin descuidar la provisión de herbarios, locales para la cátedra de Botánica, cámara para los jardineros y otras dependencias

El nivel del resultado obtenido le permitiría conseguir, enseguida, gran renombre entre los de más prestigio, estableciendo relaciones particularmente con el de Madrid.

Este prometedor inicio recibiría bien pronto la acometida de la invasión napoleónica, especialmente destructiva en el arrabal de Quart. Lorente también participó en los acontecimientos, fue hecho prisionero y condenado a muerte, salvándose por intervención a su favor del botánico francés León Dufour.

Valencia.-Jardin Botanico.-Orquideas

Después del desastre y de la muerte de Lorente en 1813, el jardín no se recupera hasta la dilatada dirección entre 1829 y 1867 de Josep Pizcueta, Catedrático de Medicina, que acometió su reforma y actualización como el primero de España. Respondiendo a la petición de la Sociedad Económica se innova con experiencias de aclimatación de plantas originales de América, mientras se constituye la Cátedra de Agricultura, dirigida por Joaquín Carrascosa. Y en un proceso de convergencia que sería sancionado por la Orden Real de 1834, se mandó reunir en el Jardín Botánico las dos enseñanzas de Agricultura y Botánica, que generaría la ampliación del terreno del Jardín Botánico.

En 1843, Pizcueta, auxiliado por Félix Robillard, sustituye a la organización de Linneo por el método natural de Endlicher y, tras la reforma de estudios de 1845, recibe importantes recursos para plantaciones y también para construcciones de aclimatación, como un extenso invernadero de madera proyectado por el arquitecto Timoteo Calvo, un umbráculo y pequeñas estufas que, en conjunto, acelerarían espectacularmente el éxito y crecimiento de aquellas. En 1856 se publicó el catálogo del jardín, con más de 6.000 especies vivientes y el herbario.

De este impulso es fruto perdurable la construcción entre 1860 y 1862, de la estufa de hierro y vidrio, proyectada en 1859 por el prestigioso arquitecto Sebastián Monleón, auténtica vanguardia constructiva y lingüística en cuanto a los referidos materiales, costosa tanto en tecnología como en economía y en ejecución  de 24 m de longitud, 8,25 m de luz y 9 m de altura, es una cubierta acristalada de 465 m², orientada a mediodía, que sigue la traza de un cuarto de circunferencia, desde el suelo hasta un muro vertical generando un espacio adosado a él. Sus dimensiones podían dar acogida a ciertos vegetales como el Astarapea, Aralia, Chorisia speciosa o el Ficus benjamina que llegaba a crecer más de 5 m y no tenía cabida en las otras estufas.

Valencia.-Jardin Botanico.-Plantas medicinales.-

Al buscar financiación la Universidad argumentaba la necesidad inexcusable, científica, para el mantenimiento correcto del centenar de ejemplares exóticos que ya tiene implantados, pero también el prestigio, pues «por el número de plantas que contiene, por su lozana vegetación, puede ya competir con los primeros de Europa», y esta construcción era presentada como exponente de estar al día en las conquistas del progreso y de la ciencia.

Al muro de la estufa se le añadiría más adelante una edificación adosada, rematada con una torrecilla, a modo de miramar, para dependencias de dirección y de investigación, hasta constituir un afortunado inmueble que aún perdura. Lamentablemente no ha llegado hasta nuestros días otros elementos de interés como las mencionadas construcciones de madera, los primitivos umbráculos e invernadero, a pesar de que este último fue reconstruido, según proyecto de 1867 del arquitecto Ildefonso Fernández Galvache, del que tenemos constancia gráfica. Seguramente serían sustituidos por los actuales de hierro, durante el último cuarto del siglo XIX.

Posteriormente hacia final de siglo, bajo la dirección de Arévalo Baca, se construyeron las pequeñas estufas situadas al lado del plantel de semillas, y se concluyeron las obras, en 1888, de la estufa de mayor dimensión, llamada también «de la balsa» por la proximidad de los dos elementos, concebida según el modelo de la ya descrita en 1861.

Valencia.-Jardin Botanico.-Plantas acuaticas

En el año 1900, se inauguró el actual umbráculo, también de hierro, sobre un cuerpo de ladrillo, obra inspirada en las marquesinas ferroviarias, proyectada en 1897 por el polifacético arquitecto madrileño Arturo Mélida Alinar que vendría a completar la dotación del recinto y ofrecerle uno de los espacios más atractivos para su disfrute.

Otros momentos históricos de interés fueron la incorporación del Jardín Botánico a la facultad de Ciencias, mientras que, bajo la dirección de Rafael Cisternas y Fonseret (1867-1876) y, más tarde, de Josep Arévalo Baca (1876-1888) se incrementarán las actividades de la Escuela Botánica del recinto y el carácter práctico y experimental de sus plantaciones, impulsadas por el auge agrícola del momento.

En 1878 se produce la extensión septentrional que va a configurar el recinto que ahora conocemos, mientras que la relación urbana respecto de las calles Beato Gaspar Bono y Quart no cambia hasta el presente siglo XXI. Entre 1879 y 1880 se produce la implantación del recinto colegial de San José o de los Padres Jesuitas.

A partir de la riada de 1957 y gracias a la tenacidad del director Ignacio Docavo, se produce el rescate del jardín y la reconstrucción de diversas construcciones degradadas, entre 1962 y 1968, procurando incorporar otros elementos de interés sobre las ciencias naturales.

Posteriormente, siendo director el también catedrático Manuel Costa, se procede a la rehabilitación integral del jardín (saneamiento de las plantaciones, alternativas de irrigación, el cuidado de sus cuadros, etc.) y los elementos arquitectónicos más característicos (cerca del recinto, invernaderos, estufas, umbráculo, pabellón.). También se construye el llamado edificio de investigación sobre las expropiadas edificaciones recayentes a la calle Quart.

Plaça de Carles Pau.-_Jardí Botànic de València

En la actualidad, además de la preservación del jardín histórico, se trabaja en su continuidad como centro de estudio, búsqueda, desarrollo y divulgación de la cultura botánica. Investiga sobre flora, diasistemas y vegetación. Participa en proyectos internacionales relacionados con la biodiversidad vegetal y el estudio de plantas autóctonas. Dispone de biblioteca, herbario y germoplasma. Promueve congresos de especialistas y jornadas, encuentros y exposiciones divulgativas.

En este momento el Jardín Botánico de la Universitat constituye un espacio científico y docente, vegetal, arquitectónico e histórico, y además caracterizador del paisaje urbano.

Entre sus colecciones destaca: Las palmeras adultas, una de las mayores de Europa. Invernaderos, con varios de ellos. Umbráculo Plantas acuáticas Suculentas Rocalla Acuario Aviario y plantas de huerta.

Valencia.-Jardines de la Casa Museo Benlliure.-

Valencia.- Casa Museo Benlliure.

El patriarca de la familia Benlliure y propietario de la casa museo fue: Jose Benlliure Gil nacido en Valencia (El Canyamelar) en 1855 y fallecido en esta casa en el año 1937, a los 82 años de edad.

El edificio es propiedad del Ayuntamiento de Valencia desde 1958 por donación de la hija del pintor María Benlliure Ortiz heredera del mismo. La condición impuesta al ayuntamiento era que la casa tenía que servir de casa-museo de las obras de su padre José Benlliure Gil y de su hermano José Benllilure Ortiz (Peppino). La casa-museo fue inaugurada el 25 de junio de 1982 después de un largo y costoso periodo de reformas.

La casa-museo acoge la colección de la familia Benlliure y recrea el ambiente de la casa donde vivió una de las sagas de aristas más importantes de la Valencia de finales del siglo XIX. Entre los personajes mas relevantes de esta familia, tenemos al escultor Mariano Benlliure Gil, y a los pintores José Benlliure Ortiz (Peppino) y José Benlliure Gil, patriarca de la familia.

Valencia.-Jardines de la Casa Museo Benlliure.-

Se trata de una casa burguesa propia del momento; sala de visitas, despacho, gabinete de pinturas, comedor y dormitorio, en la que se ubican una gran diversidad de objetos, además de las propias obras de los pintores titulares de la casa

El museo está compuesto además por los estudios de José Benlliure y Pepino Benlliure y por un bello jardín propio de la época que desvela un carácter intimo y particular.

En la casa museo podemos contemplar además de obras de la familia Benlliure, otras de artistas vinculados a ellos, como Joquín Sorolla o Francisco Muñoz-Degrain.

En el año 1914 José Benlliure se instalaba en esta casa, un lugar que con el transcurso del tiempo y el paso de los años tendría que convertirse en un punto de referencia para el mundo del arte y de la cultura en Valencia, por su amplia colección y su influencia en el arte de la época.

 

Valencia.-Jardines del Turia.-

Valencia.-Jardines del Turia

El Jardín del Turia es un parque urbano público de 110 ha; situado en la ciudad de Valencia. Este parque es uno de los más visitados de Valencia y de España. Es el mayor jardín netamente urbano de España. El 14 de octubre de 1957 la gran riada de Valencia inundó la ciudad y causó la muerte de alrededor de un centenar de personas.

Se fundó en 1986 varios decenios después de la Gran riada de Valencia. Tras la riada, el ayuntamiento y el Gobierno de España planearon en la década de 1960 la construcción de un gran eje de comunicaciones (autopistas y otros medios de transporte) que conectase el puerto con el aeropuerto y solventase también el tráfico interno…

Posteriormente y tras el movimiento ciudadano ‘el río es mostré i el volem verd’ (el río es nuestro y lo queremos verde) se dio un vuelco hacia su conversión en un lugar de ocio y naturaleza para los ciudadanos y visitantes.

El gobierno de España y el ayuntamiento de Valencia decidieron que el Turia no podía seguir pasando por el centro de Valencia por el peligro que suponía nuevas inundaciones. De modo que en 1958 se decide trasladar el río a un lugar cercano desviándolo en el llamado Plan Sur (en contraposición a otras alternativas que se estudiaron) y convertir el cauce que atraviesa la ciudad en una autopista urbana. El viejo cauce fue más tarde reclamado por los ciudadanos como espacio verde para la ciudad, por lo que el antiguo cauce se convirtió en un jardín público con el paso de los años, y la intervención de los mejores equipos de urbanistas y diseñadores del momento, mientras que las vías rápidas de circulación se construyeron a los lados del jardín, salpicadas de túneles para minimizar su impacto.

Valencia.-Jardines del Turia.-

Fue una decisión totalmente al contrario de lo que el sentido urbanístico racional aconsejaba, que es que los jardines y paseos hubieran estado junto a las viviendas y el tráfico circulase por el centro semienterrado en el viejo cauce. Ricardo Bofill (padre) diseñó el tramo del jardín en la zona noble de la ciudad, con naranjos y palmeras, la zona próxima al Palau de la Música. El equipo “Vetges Tú – Mediterrania” diseñó el tramo desde la Casa del Agua hasta Nuevo Centro, incluyendo las instalaciones deportivas y algunas fuentes. La Consellería de Agricultura diseñó el tramo del “Bosque Urbano” comprendido entre Nuevo Centro y la zona deportiva de Serranos, colocando miles de pinos. Posteriormente, se realizó el jardín de Gulliver.

Ya entrados en el 2000, después de la inauguración de la estación de metro de Alameda y el nuevo puente de la Exposición (popularmente ‘de La Peineta’ o ‘de Calatrava’, por su peculiar forma y su autor, respectivamente) se acondicionó el tramo próximo a esta estación colocando un arenero con juegos, una zona arbolada útil para ferias y exposiciones y una explanada para el disparo de fuegos artificiales y la instalación de ferias, circos y eventos al aire libre. A continuación, se construyó el puente de las Flores. En 2007 se reacondicionó el tramo del jardín entre el Parque de Cabecera y la Casa del Agua de tal manera que este parque es el inicio del propio Jardín.

Valencia.-Jardines del Turia.-

En la actualidad el parque es un lugar de encuentro referente en Valencia con más de tres millones de visitantes anuales, es el más visitado de España. Supera en dimensiones a grandes parques de París o Madrid, convirtiéndose en el más grande de España. El parque posee integrado en su interior el Parque Gulliver y el Parque de Cabecera y, en terrenos anexos fuera del cauce histórico, el Palau de la Música, el Bioparc y la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El Jardín del Turia posee numerosos puentes, algunos con más de cinco siglos de antigüedad en origen, muchas veces destruidos por las riadas y reconstruidos después. Desde el Parque de Cabecera hasta el Puerto son: Pasarela peatonal de entrada al Bioparc. El Puente Nueve de octubre, primer puente obra de Santiago Calatrava, construido en 1989.Fue durante siglos el camino natural que unía a la ciudad con el puerto. Se construyó en el año 1591 tras ser destruido el anterior puente de madera o mampostería por una riada del Turia en 1589. Siglos más tarde, concretamente en el año 1933, se convierte en peatonal, edificándose unas señoriales escalinatas de acceso, obra del arquitecto Javier Goerlich. Es uno de los dos puentes totalmente peatonales de todos los que tiene la ciudad junto con el de Serranos peatonalizado en 2012.

Valencia.-Jardines del Turia.-

El puente es obra de cantería, con diez arcos ojivales rebajados de 15.50 metros de luz cada uno. Tiene una longitud de 160 metros y 8,35 metros de ancho y se caracteriza por las imágenes de la Virgen de los Desamparados y de San Pascual, que adornan su recorrido. Recientemente, al ajardinar el viejo cauce del Turia, se ha colocado una inmensa alberca circular bajo sus arcos.

Puente de Monteolivete, obra de Fernández Ordónez ampliado por Santiago Calatrava en su extremo este tras rebajar la cota de los terrenos de la Ciudad de las Ciencias. El Puente de l’Assut d’Or (popularmente ‘jamonero’), tercer puente completo del arquitecto Santiago Calatrava., El Puente del ferrocarril a Barcelona, originalmente de vía única, el actual de construyó junto a este, derribándose al quedar en desuso la estación del Grao., El Puente ‘Cuc de llum’, pasarela peatonal construida como acceso suroeste al Circuito Urbano de F1, cerrada al paso fuera de su celebración y el  Puente de Astilleros.

Valencia.-Alameda de Francia

La Alameda (en valenciano Albereda) es un paseo y avenida de la ciudad de Valencia que tradicionalmente se extiende bordeando la orilla norte del Jardín del Turia. Aun así, las sucesivas ampliaciones de esta avenida hasta el puerto, ahora sin la protección de los árboles, todavía reciben el nombre de paseo de la Alameda.

La parte histórica o paseo corre desde los Viveros Municipales hasta la plaza de Zaragoza, a lo largo de 1 km. Está conectada con el paseo de la Ciudadela, en la otra orilla del río, por cinco puentes: el puente del Real, el puente de la exposición, el puente de las flores el puente de la mar y el puente de Aragón.

Se organiza en avenida principal, dos calzadas independientes de tres carriles cada una con zonas de aparcamiento tanto al centro como los bordes; dos franjas de dehesa a ambos lados; y una vía de servicio de dos carriles en sentido único (este-oeste) adosado al norte. Es aquí donde se encuentran las Torretas de los Guardas.

La estación de metro situada debajo del puente de la Exposición, paralela a la Alameda y con accesos al mismo, fue diseñada por Santiago Calatrava adoptando el nombre en español de la antigua estación de ferrocarril Alameda que era sita a la vecina avenida de Aragón.

Valencia.-Paseo de la Alameda.-Albereda_de_València.-Arcos de cipreses

La parte nueva o avenida ya sin dehesa corre entre la plaza de Zaragoza y el cementerio del Grau, y entre de ellas hay cuatro plazas giratorias con esculturas célebres como el Parotet. Tiene una largura de 2,5 km. Ofrece la entrada principal del Palau de la Música, diseñada también por Calatrava, y se sitúa unas cuántas sedes de empresas importantes además de la sede del consorcio de turismo del País Valenciano. Comunica con la otra orilla a través de cuatro puentes.

Valencia .-Jardines de Parcent .

Valencia.-Jardines de Parcent

En el solar del desaparecido Palacio de Parcent, de amplia más que larga, historia, plantose un, ni gran ni pequeño, jardín de traza sencilla y elegante, aprovechando elementos arquitectónicos del viejo edificio y beneficiándose de la noble proximidad de la magna cúpula de la escuela Pía, de los Santos Juanes y del mercado modernista central y aún de las espaldas de casas, de raíz pobre y apariencia romántica, del comienzo de la calle de Eixarchs, tan importantes -paradójicamente, se tiene en cuenta su modestia y sencillez- como para haber detenido el avance de la Avenida del Oeste o del Barón de Cárcer, con arranque junto a San Agustín y aquí muerta o parada. El viejo palacio que tuvo su origen en tiempos de Carlos III por obra de los Cernecio, luego herederos de la casa Condal de Parcent fue al parecer “la primera del Reino de Valencia”. El colosal edificio albergó a José Bonaparte en 1813, y a los Reyes de las dos Sicilias, cuya hija venía a desposarse con Fernando VII; fue teatro, sede de la coral “El Micalet”, con un teatrillo de la organización de ciegos, anteriormente fábrica de sedas, y mil cosas más.

Jardín de Polifilo de Valencia.

Valencia.-El jardín de Polifilo

En el jardín de Polifilo se ubican tres plazas: una en la entrada principal, otra en la intersección de los ejes menores del parque, la denominada plaza del cubo, y una tercera en el cruce de otros dos paseos, formando un gran estanque en el centro donde se encuentra una isla, la isla de Citerea.

Las entradas laterales potencian una interacción directa entre el jardín y las viviendas existentes entorno al jardín.

El estanque tiene una función eminentemente ornamental y está constituido por una gran lámina de agua abierta al cielo y punteada por naranjos en alcorques sumergidos en el propio líquido. En el centro del estanque se sitúa la isla que se convierte, así, en un agradable lugar de descanso, cubierto por una pérgola de rosales y clemátides a la que se llega por medio de dos pasarelas.

Sobre esta trama ortogonal de paseos se incorpora otra trama más suave que aporta al parque todo aquello que la escala de la primera no pormenoriza. Esta se caracteriza por unos paseos curvos que se cruzan con los anteriormente mencionados. Espacios más privados e íntimos, llenos de recorridos curvilíneos que conducen a la sorpresa, establecen una relación directa hombre-naturaleza.

Suaves pendientes abren distintas perspectivas al paseante. Están cubiertos de tapizantes, masas arbustivas y árboles en agrupación, también en alineación e incluso con ejemplares aislados que pretenden detener la mirada. Las perspectivas se enmarcan con ondulantes líneas de setos que actúan como pantallas para resaltar la visual que se abre desde el camino. A la selección, distribución y equilibrio de las especies, cuidadosamente realizadas, se añade el detallado diseño de los espacios.

Jardín de Polifilo de Valencia.

Cabe mencionar una zona que se ha mantenido como recuerdo histórico de la huerta de naranjos existente antes de su urbanización, y que se ha denominado el Guardián de los Huertos. Ubicado en una depresión del parque, los naranjos se mantienen con la simplicidad de la retícula original.

Otro hito del parque es la Montaña artificial, sitio ideal desde el que contemplar la totalidad del parque y en especial la isla de Citerea con sus juegos de agua. En esta montaña se encuentra el primer árbol plantado en el jardín (una encina), el 26 de noviembre de 1998. Otros espacios se articulan alrededor de éstos: la plaza de los cipreses, la plaza de los Sentidos, llamada así por el diseño de su fuente que se encuentra situada en la primera intersección de los caminos transversales.

El jardín está inspirado en el libro de Francesco de Coloma “Sueño de Polifilo”, se ha concebido como un jardín romántico y evocador, de ahí los sugerentes nombres de cada una de las zonas; Plaza de las Puertas del Destino, El Guardián de los Huertos, La Isla de Citerea, el Estanque de los Naranjos, La Plaza de los Cipreses, La Montaña Artificial… unidos por ondulantes caminos que configuran un espacio creado para el descanso y la relajación. El jardín también dispone de un área de juegos infantiles.

Asimismo presenta una enorme diversidad de árboles, como son los laureles, naranjos, cipreses, almeces, falsos plátanos, tipuanas, etcétera.

CASTELLÓN DE LA PLANA

BenQ Digital Camera Parque Ribalta..-Estany_del Parc Ribalta,.-Castellón_de la Plana

Castellón de la Plana.-Parque Ribalta.

El Parque Ribalta es uno de los únicos parques públicos del centro de Castellón de la Plana. Se trata de una de las zonas más representativas de la ciudad.

La configuración del conjunto, empieza en el siglo XIX, cuando la ciudad comienza a industrializarse. Se construyó por iniciativa del Ayuntamiento, para ofrecer a los viajeros del tren la sensación de poder económico en la ciudad. Se construyó sobre el antiguo cementerio del Calvario, y desde el primer momento se dedicó a Ribalta (pintor catalán, al que se creía nacido en Castellón).

En 1876, el Ayuntamiento amplió el parque sobre los terrenos cedidos por el conde Pestagua, al que primeramente se le llamó Parque de la Alameda, y posteriormente, Parque del Obelisco.

Actualmente se ha realizado una modificación del parque con la ubicación del carril del trolebús o bus eléctrico de Castellón.

Parque Ribalta: el Parque Ribalta propiamente dicho tiene un contorno triangular alargado, adosado a la carretera a Morella. La redacción del proyecto, corrió a cargo de Lluís Alfonso. Está estructurado en dos triángulos unidos por un paseo. En el círculo inscrito en el triángulo de mayor tamaño, se construyó La Pérgola.

Parque Ribalta..-Templete del parc Ribalta .-Castellón de la Plana

En sus orígenes, fue una pérgola, con una casa de recreo y un estanque a su alrededor, hace unos años, se derribó el antiguo conjunto de La Pérgola y se construyó un edificio polifuncional.

Parque del Obelisco: también trazado por Lluís Alfonso, en colaboración con Salvador Fors y el jardinero Francesc Tirado. Está atravesado por un paseo diagonal empedrado, que se dirige hacia la antigua Estación de Ferrocarril, en el centro del paseo, se encuentra una gran plaza donde desembocan el resto de paseos del Parque. Los espacios dejados por los paseos, están llenos de senderos, que en sus uniones forman las maranyetes.

En pleno centro de la ciudad, delante de la plaza de toros. Forma parte del eje histórico-artístico que forman el propio parque, la plaza de la Independencia (La Farola), la plaza de Tetuán (correos) y la calle Colón (Catedral), declarado como Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico en 1981.

Parque Ribalta..-Castellon de la Plana

Monumentos y edificios:

Templete de música: construido en 1934, obra de Francesc Maristany. El templete con 16 columnas geminadas con capitel corintio que sustentan una cúpula de media naranja que no se refleja al interior.

Palomar: gran torre construida en una maranyeta

Estatua de Ribalta: estatua sedente de este pintor, construida en 1927 en la rotonda central del paseo del parque homónimo.

Obelisco: en 1897 se erigió el obelisco proyectado por Francesc Tomás Traver, que dio nombre al parque homónimo. Fue destruido en 1938 y rehecho en 1980. Recuerda las jornadas del 7, 8, y 9 de julio de 1837 cuando la ciudad resistió los ataques carlistas.

Parque Ribalta..-Castellón de la Plana.-Bancos

Bancos de cerámica: en el paseo del Parque Ribalta.

Estanque: trazado en 1920 en el Parque del Obelisco.

Bustos: repartidos por todo el parque, dedicados a personajes castellonenses importantes.

Cabe destacar, entre otros, los de Tárraga en bronce, de Adsuara, y busto de Vicente Castell también en bronce realizado por Octavio Vicent, Junto al estanque se encuentra el monumento a Domingo Herrero de Tomás Colón Bauzano, y delante de la rosaleda el monumento al Año Internacional del Niño de 1979.

Antigua Cruz de los Caídos: ahora dedicada a las Víctimas de la Violencia, sito en el Parque del Obelisco, mirando al Paseo Ribalta .

Textos y fotografías bajadas de Internet,Wikipedia y Ayuntamientos