barcelona-parc-de-cervantes-kfe
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes

Este parque es un espacio verde magnífico y muy abierto que se distingue por las grandes zonas de césped, los amplios caminos y la suavidad de la pendiente del terreno.

Estas características lo convierten en un lugar muy apreciado por paseantes y deportistas, sobre todo ciclistas y a los que les gusta correr.

La gran cantidad de árboles que se encuentra en este parque crea zonas de sombra y reposo que contrastan con las partes más soleadas.

El parque de Cervantes  en Barcelona, está ubicado en los terrenos que antes ocupaba el torrente Estela, que recogía el agua que bajaba desde la cima de Sant Pere Màrtir.

Fue diseñado por Lluís Riudor i Carol, director entonces del Servicio Municipal de Parques y Jardines de Barcelona y Joaquim Maria Casamor arquitecto de Parques y Jardines, Inaugurado en 1965, destaca por la gran variedad de rosales, planta a la que está dedicado este parque de manera especial, y actualmente presenta más de 2.000 especies y 245 variedades diferentes  sumando más de 10.000 plantas en una extensión de 4 hectáreas.

rosaleda-parque-cervantes-x3
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes.-2001

LA ROSALEDA

En la Rosaleda del Parque de Cervantes están presentes todas las especies representativas de la historia de los rosales y de las variedades modernas. Se pueden encontrar colecciones de rosales silvestres, de híbridos antiguos y modernos, de trepadores y, en el jardín de los perfumes, una colección de los rosales más perfumados y un espacio reservado a rosales galardonados en los anteriores concursos internacionales celebrados en Barcelona.

Por la climatología mediterránea de Barcelona estos rosales están en floración prácticamente desde abril hasta noviembre, aunque entre mayo y junio alcanzan el cénit en su floración, que otorga a este parque de una singular belleza.

Se puede recorrer subiendo por la avenida Diagonal, donde está la entrada principal del parque, o de una forma más relajada, bajando tranquilamente desde la Ronda de Dalt.

Los amplios caminos que atraviesan el parque se cruzan formando una trama de espacios diversos y muy amplios delimitados por grandes setos vegetales de pitósporos.

Y es que en este parque todo es espacioso y accesible, puesto que los tramos de escaleras para salvar los desniveles son contados.

parc-cervantes-2009-030
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes..-2009

Desde que despunta la primavera hasta bien entrado el otoño, un mar de rosas inunda un espacio de cuatro hectáreas situado en un extremo del Parque de Cervantes.

Se trata de su Rosaleda, con una excepcional colección de más de 10.000 rosales.

Si empezamos la visita desde la Ronda de Dalt, lo primero que encontramos es una gran pérgola semicircular repleta de rosales trepadores de 233 variedades diferentes. Se trata de un lugar a la sombra, con bancos para sentarse y contemplar no sólo la rosaleda, sino también una magnífica vista de Barcelona.

Por otro lado, y puestos a elegir un lugar del jardín para descansar, como las rosas y el calor van de la mano, merece la pena sentarse bajo la copa protectora de un inmenso ombú que se encuentra descendiendo de la pérgola.

Acercarse a las rosas

Los parterres de la Rosaleda de Cervantes están ordenados, rodeados de un césped frondoso que personaliza los rosales y facilita su acercamiento. Unos pequeños arcos de troncos  de acacia adornados con rosales trepadores nos invitan a entrar y, muy sutilmente, nos indican que en este jardín el paseo no sólo se debe hacer por los caminos de arena -que también los hay, delicados y muy bien delimitados-, sino sobre todo por los caminos de césped, que son los que nos permiten intimar con las rosas.

parc-cervantes-2009-010
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes..-Jurado Internacional de Expertos Juzgando las rosas nuevas.

El jardín de los perfumes

Dándonos la bienvenida en el acceso principal a los jardines, en la avda. Diagonal, encontramos un espacio dedicado a los rosales que destacan por el aroma de sus flores.

Hay 235 variedades y no es necesario acercarse mucho para oler el perfume de las rosas, aunque lo podríamos hacer sin dificultad alguna.

Un aroma exquisito nos acompañará durante todo la estancia. Más arriba, la escultura de una mujer y seis olivos contemplan los rosales.

Muy cerca, la sombra de los magníficos tilos invita a sentarnos un rato en los bancos situados bajo las amplias copas.

concurso-de-rosas-2000-3
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes..-Inma Mayol,Antonio Falcon,Patricia Giner y yo entregando trofeos.-2001

El concurso de rosas nuevas.

Siendo director de Parques y Jardines de Barcelona d. Antonio Falcón i Vernis se organizó en el 2001  el Primer Concurso Internacional DE Rosas Nuevas y la ciudad de Barcelona quedo integrada en el circuito de los concursos internacionales que se celebran en las capitales más importantes de Europa.

Tuve el honor de presidir el Jurado Internacional de Expertos de este Primer concurso internacional, compuesto de gestores de rosaledas internacionales, organizaciones, técnicos y amateurs dedicados al mundo de las rosas.

La rosaleda cuenta con tres espacios: uno reservado a los rosales del concurso del año en curso, otro a los que concursarán al año siguiente -como se trata de un certamen de rosas vivas, hay que plantar los rosales un año antes y dos si son trepadores- y un tercer espacio con los rosales ganadores en las diferentes ediciones del concurso.

Este concurso, cuya primera edición se celebró el año 2001, representa la recuperación de la tradición por los rosales de Barcelona, que tuvo su momento inicial en las primeras décadas del siglo XX.

barcelona-2000
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes..-.Primer Presidente del Jurado de Expertos .-2001

El Concurso Internacional de Rosas Nuevas de Barcelona se ha convertido en un gran escaparate de las nuevas creaciones de obtentores de todo el mundo, compitiendo en una ciudad de clima mediterráneo-litoral, y un acontecimiento que ha permitido renovar y consolidar la vinculación de la ciudad con las rosas.

Obtener una rosa nueva no es tarea fácil, y de aquí la importancia del certamen de Barcelona.

Las nuevas plantas, creadas a partir de hibridaciones y selección artificial, deben desarrollarse y, con el tiempo, poner de manifiesto unas características relevantes.

Pueden pasar muchos años hasta que no se consigue una variedad con suficiente calidad para poderla presentar a concursos y, si tiene éxito, ser comercializada.

Barcelona y las rosas

La vinculación de Barcelona con las rosas tiene una larga historia. Una buena muestra es el concurso internacional que se celebró en el Palacio de Pedralbes entre los años 1929 y 1936, y en el que participaron los mejores especialistas en rosas del mundo.

Más tarde, a finales de los años 80, en la rosaleda del Parque de Cervantes se celebraron concursos populares de rosas cortadas, pero que tras su éxito inicial, decayó su interés a causa de la dificultad de cultivar la cantidad necesaria de rosales en los escasos jardines privados que había en Barcelona.

En Barcelona ha habido una gran tradición en la obtención de rosales desde finales del siglo diecinueve y veinte… Familias como los Camprubí, Aldrufeu, Dot, Pahissa, Bofill, Aguilar, Ferrer, Munné, Mata, Padrosa, Bordas o Marsal han desaparecido de este bello oficio al que no se ha dado el apoyo que merecían. Ahora este tipo de concursos intentan recuperar una antigua y bella actividad, a la vez que contribuyen a fomentar un turismo de jardinería al que deberíamos todos prestar más atención.

bcn-parc-cervantes-paco-y-matilde
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes..-Francisco Ferrer y su hoja Matilde obtentores de rosas nuevas

La colección de rosas

Es la joya de la corona del parque. La Rosaleda de Cervantes contiene alrededor de 10.000 rosales de unas 2.000 especies y variedades diferentes que, en el mejor momento de floración -entre los meses de mayo y julio- pueden llegar a representar, como mínimo, unas 150.000 rosas abiertas a la vez.

Un circuito botánico que atraviesa toda la Rosaleda permite viajar, a través de sus rosales, por Asia, Oriente Medio, Europa y América.

Hay parterres dedicados a especies silvestres, agrupadas según su país de origen. Otros parterres están dedicados a los rosales híbridos antiguos, obtenidos antes de 1876 y que ya cultivaron egipcios, griegos y romanos.

Asimismo, hay parterres dedicados a los híbridos modernos, cuya creación se inicia a finales del siglo XIX, con posterioridad a los rosales de té.

Los híbridos antiguos están agrupados según su procedencia genética: híbridos de Rosa gallica, Rosa X centiflora, Rosa X alba, Rosa moschata, Rosa rugosa, Rosa pimpinelifolia, Rosa chinensis y los híbridos de Bourbon, de Noissette, las rosas de Té y los híbridos perpetuos.

Respecto a los híbridos modernos, están agrupados según su creador, como los rosales de Dot, Meilland, Kordes, Harkness, Austin, Lens, Poulsen, Dickson, Tantau, Guillot o Barni, entre otros.

parque-cervantes-parque-de-rosas-_
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes.-Parque de rosas

Uno de los rosales de este parque —concretamente una rosa de bambú (Rosa multiflora watsoniana) — está titulado Solidaridad con Japón, en recuerdo de las víctimas del tsunami ocurrido el 11 de marzo de 2011 en este país asiático. El rosal fue plantado por el alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, el 11 de abril de 2011 (un mes después del terremoto), acompañado del cónsul general de Japón en Barcelona, Hideiro Tsubaki. Junto al rosal se colocó un cartel con la inscripción «Rosa multiflora watsoniana. Rosa bambú (nombre popular en Japón). Originaria de Japón. En recuerdo de las víctimas y todas las personas afectadas por la tragedia causada por el terremoto y posterior tsunami en Japón el 11 de marzo de 2011»

En 2011 la Rosaleda Cervantes recibió el premio “Award of Garden Excellence 2009” otorgado por la World Federation of Rose Societies a este espacio verde de la ciudad “en reconocimiento a su belleza, historia y valor educativo”. Una placa conmemorativa instalada en la entrada recuerda este reconocimiento a los visitantes

Sol y sombra

En medio del parque hay una inmensa plaza enarenada muy soleada, con juegos infantiles, unas cuantas mesas de ping-pong y una fuente.

Es un lugar ideal para los que quieren broncearse en verano o disfrutar del sol en invierno.

Cerca de la plaza hay una zona de picnic, sombreada por un pinar que a menudo se convierte en un lugar de práctica de Tai-Chi.

En diferentes puntos del parque se levantan dos monolitos de piedra. Son el homenaje de Barcelona a dos escritores: Concha Espina y Àngel Ganivet.

Aproximadamente en la mitad de la base de la punta de lanza que forma este espacio verde entre la Ronda de Dalt y la avenida Diagonal, encontramos el acceso que comunica el parque con un de los lugares más bonitos de Barcelona: la rosaleda de Cervantes.

rosaleda-parque-cervantes-rombos-gemelos
Barcelona.-Rosaleda Parc Cervantes.-Rombos gemelos

Vegetación

La vegetación del Parque de Cervantes es lozana, frondosa, sencillamente espectacular, con grandes árboles que determinan el paisaje y que se convierten en los grandes protagonistas. De hecho, el parque son ellos, elevándose sobre los parterres de césped adornados con grandes masas de arbustos entre los que destacan las adelfas (Nerium oleander).

Una hilera de olmos de Siberia (Ulmus pumila) hace de frontera protectora en la larga fachada del parque que corre paralela a la avenida Diagonal. En la zona próxima a la carretera de Esplugues, destacan las tipuanas (Tijuana tipu) y cuatro magníficos ejemplares de tilos (Tilia europaea), dos especies arbóreas que también encontramos en otras zonas del parque.

En la gran plaza central de arena, los protagonistas son las acacias de Constantinopla (Albizia julibrissin), con un parterre con grandes encinas (Quercus ilex) en uno de los laterales de la plaza.

rosaleda-parque-cervantes-iris-germanica
Barcelona.-Rosaleda Parque Cervantes.-Iris germanica

En este parque también encontramos pinos piñoneros (Pinus pinea) y pinos carrascos (Pinus halepensis), altísimos y con poderosas copas, así como grandes ejemplares del cedro del Himalaya (Cedrus deodara), del ciprés (Cupressus sempervirens y Cupressus macrocarpa) y del ciprés de Arizona (Cupressus glabra ‘Glauca’). Los olivos (Olea europaea), que forman un grupo en el extremo de la punta de lanza que hace el parque al confluir la avenida Diagonal con la carretera de Esplugues,., las acacias (Robinia pseudoacacia), los pimenteros falsos (Shinus molle), los árboles del paraíso (Melia azederach) y los castaños de Indias (Aesculus hippocastanum), así como algunos ejemplares de tuya gigante (Calocedrus decurrens) y árboles del corral (Erythrina crista-galli), son otras de las especies destacadas del total de 27 especies arbóreas que encontramos en el Parque de Cervantes.

Acompañando a los rosales, esta zona del parque es rica en especies arbóreas. Hay muchos árboles frutales, como el cerezo de flor (Prunus serrulata), el peral (Pyrus communis), el caqui (Diospyros kaki), el manzano (Pyrus malus), el membrillo (Cydonia oblonga), el ciruelo de jardín (Prunus cerasifera) y el jinjolero (Ziziphus jujuba). También hay una importante presencia de plantas aromáticas, gramíneas, vivaces, iris y arbustos de flor que delimitan y adornan los bordes de los parterres.

En la parte más baja de la Rosaleda, cerca de la avda. Diagonal, hay un pequeño bosque de pinos carrascos (Pinus halepensis), grandes ejemplares de tilos (Tilia X europaea) y de cedro del Himalaya (Cedrus deodara), así como una hilera de olivos (Olea europaea).

Distribuidos en diferentes zonas del jardín, encontramos magníficos ejemplares, de altas palmeras datileras (Phoenix dactylifera), patas de vaca (Bauhinia grandiflora), tejos (Taxus baccata), cipreses (Cupressus sempervirens y Cupressus macrocarpa), olmos (Ulmus pumila) y árboles del paraíso (Elaeagnus angustifolia).

También destacan una enorme encina (Quercus ilex) y un ombú (Phytolacca dioica) de gran tamaño…

rosaleda-parque-cervantes-centranthus

Arte y arquitectura

En el Parque de Cervantes se encuentran varias esculturas entre ellas:

Rombos gemelos: escultura de Andreu Alfaro realizada en 1977, confeccionada en aluminio anodizado, con unas dimensiones de 4,50 x 6,23 x 3,49 m. Se trata de dos rombos gemelos, formados por diversas barras compuestas por líneas formadas por generatrices, al estilo del constructivismo de las primeras vanguardias.

Serenidad: escultura de Eulàlia Fàbregas de Sentmenat, obra en mármol blanco de 1964, de 1,53 x 0,82 x 1,02 m. Colocada en ocasión de la «Conmemoración de los 25 años de paz franquista», se la conoce también como Mujer arrodillada o La Chata (por un golpe en la nariz). Se trata de un desnudo, de tradición novecentista e inspiración mediterránea, en la línea de escultores como Aristide Maillol, Enric Casanovas  o Josep Clarà.

Adán: escultura de Jacinto Bustos Vasallo, realizada en piedra artificial y placa de latón en 1968, y colocada en el parque en 1993 (en 2005 fue trasladada a un espacio más aislado, para evitar vandalismos), con unas dimensiones de 0,96 x 1,65 x 0,77 m. Se trata de un desnudo masculino, en pose reclinada, de estilo clásico, con volúmenes sólidos y líneas fluidas.

Barcelona a Cervantes: placa conmemorativa diseñada por Carme Hosta, ejecutada en piedra de Montjuïc con unas dimensiones de 1,10 x 0,75 m. Fue colocada en 2005, como homenaje de la ciudad al escritor de Alcalá de Henares, en el cuarto centenario de la edición de Don Quijote.

A Concha Espina: placa conmemorativa del escultor Juan Díaz de la Campa, realizada en 1969 en piedra con relieves de bronce, de 1,88 x 1,20 x 0,89 m. Fue una donación de la Peña Bolística Cántabra para honrar a esta escritora de su comunidad.

A Ángel Ganivet: placa conmemorativa realizada por Jaume Monràs en 1965, obra confeccionada en piedra de 1,28 x 0,64 x 0,18 m. Se trata de un monolito en honor del escritor y diplomático Ángel Ganivet, promovido por el Instituto de Estudios del Sur de España.