bambu-pandas

Europa no posee bambúes autóctonos, aunque se hayan encontrado bambúes fosilizados que datan del terciario. Pero las grandes glaciaciones los han echado de nuestro continente. Todos los que podemos encontrar en Europa son los introducidos recientemente; el primero habrá sido el Phyllostachys nigra, introducido en 1.827.

Se encuentran en estado salvaje en Asia, África, Australia y América entre el paralelo cuarenta.

¿Por qué los bambúes no han sido introducidos antes en Europa? Existe un factor biológico que juega un papel muy importante en su propagación; se trata de la fructificación que es muy caprichosa. En efecto, cuando la mayor parte de los vegetales producen semillas de forma regular para reproducirse, el bambú no florece sólo en ocasiones. Todavía existen especies de las cuales no se han podido describir sus flores. Sin flores no existen frutos con semillas, por lo que su reproducción sexual es comprometida. Se debe recurrir a la propagación vegetativa, que consiste en separar un órgano vegetativo (un trozo de tallo o de rizoma) y conservarlo en condiciones apropiadas de supervivencia, antes de poder plantarlo en un lugar donde siga desarrollándose.

Ha hecho falta esperar el siglo XIX, cuando el envío de mercancías entre el Oriente y el Occidente había hecho grandes progresos, para ver llegar a nuestros puertos las primeras plantas de bambú.

bambues-en-japon
Bambues en Japon

El interés de los botánicos y los horticultores por los nuevos vegetales era muy importante en esta época. Después el apasionamiento de finales de siglo por las plantas exóticas jugó a favor de los bambúes, que adquirieron en esta época una gran difusión.

La literatura especializada de entonces testimonia; en 1.878, Augusto y Carlos Rivière escribieron una obra consagrada a la vegetación y el cultivo del bambú. En 1.906, Houzeau de Lihzie, botánico belga, crea una revista titulada “El bambú”, en la cual se describían ensayos de aclimatación de esta planta y la descripción de nuevas especies. En 1.913, E.B. Camus publicó una importante monografía sobre los bambúes. Después esta planta cayó en el olvido durante unos decenios antes de ser redescubierta de nuevo recientemente. En la actualidad son varios los viveros que aconsejan la utilización de Phyllostachys, Arundinarias, Sasas u otras clases de bambúes. Sin embargo, es lamentable que las denominaciones sean frecuentemente erróneas. Se debe a diversas razones:

De una parte, la determinación de un género o especie de bambú, que es frecuentemente delicado sobre una planta adulta, es más difícil sobre una planta joven, ya que muchos de sus caracteres no aparecen hasta después de varios años de cultivo.

Por otra parte, nuevos bambúes han sido descritos por varios autores con nombres distintos, lo que supone que dos o varios bambúes diferentes hayan sido descritos con el mismo nombre. Ha sido necesario poner en orden esta confusión y debemos a los botánicos el haber establecido la justa nomenclatura de los bambúes con las reglas internacionales en las que, en caso de sinonimia, el nombre más antiguo ha sido retenido.

en el Hato Piñero
Bambues en el Hato Piñero

LOS BAMBUES EN EL MUNDO

Existen en la tierra más de mil especies de bambúes reagrupados en una cincuentena de géneros. Muchos son originarios de Asia, donde se encuentran cultivados después de varios siglos, de tal manera que es a veces difícil conocer sus orígenes. En el Japón, por ejemplo, un gran número de especies consideradas como japonesas han sido importadas de China.

América posee algunos bambúes autóctonos- Chusquea, Planotia, etc…- al igual que en África. Por contra, en Australia hay muy pocos y en Europa casi lo mismo. Los bambúes se encuentran en altitudes muy variadas (hasta más de 3.000 metros en el Himalaya). Las áreas de distribución son muy extensas, lo que da a suponer interesantes posibilidades de aclimatación en nuestro país.

Hace falta saber que los bambúes tienen por origen zonas montañosas y que han sido plantados en zonas más cálidas donde han dado mejores resultados. Lo que explica los grandes éxitos que han sido constatados al introducirlos en nuestro país.

En sus países de origen el bambú es un material seleccionado muy utilizado: su madera, rica en sílice es extremadamente dura y resistente (su resistencia puede alcanzar hasta 1.200 Kg/m2). Las construcciones tradicionales ligeras tienen sus piezas dominantes de bambú: pilotaje, pisos, armazones, tabiques, etc… Pero también se utiliza con las técnicas modernas, así cuando las varillas de hierro escasean, el bambú las reemplaza para armar el hormigón. El contraplacado que conocemos bien, tiene un competidor serio que está constituido por el ensamblaje y encolado de láminas de bambú. Este material puede ser moldeado en toda clase de objetos (bandejas, ensaladeras, etc…). El bambú es el origen de muchos instrumentos de música de viento y percusión. Recientemente, un órgano con tubos de bambú ha sido construido en Tokio y existe en Manila otro de más de un siglo. La conformación del bambú se presta a la confección de toda clase de recipientes y utensilios; el arte floral japonés o la ceremonia del té los utilizan.

Aliado a su solidez, su flexibilidad y su ligereza, el bambú ha permitido realizar, según los especialistas, las mejores cañas de pescar o los mejores arcos como con ningún material han podido realizarse.

El bambú también es cultivado para la alimentación; los brotes tiernos son comestibles al igual que sus semillas, como los cereales que conocemos, pueden ser molidos y dan una harina muy nutritiva.

bambusa-tulda-shoots
Turiones de bambu Tulda

Se comprende que una planta así tenga tanta veneración en los lugares donde se utiliza.

En el siglo XII el poeta chinés Pou Sou-tsung escribía: “Como la carne entre la composición de una comida, el bambú debe entrar en la composición de la casa, sin carne adelgazamos, sin bambúes perdemos la sabiduría y la cultura“.

En el Extremo Oriente no hacen falta leyendas que magnifican el bambú, como la del campesino que una mañana estaba cortando bambúes y encontró una jovencita en medio de un gran tallo, la tomó y se la llevó a su casa, donde la educó como si fuera su hija. Al hacerse mayor, fue una de las más bellas y más dulces jovencitas del país, tuvo muchos pretendientes ricos y valerosos, pero ella los rehusó todos hasta que el emperador la quiso esposar, al que contestó con una carta diciéndole que era demasiado honor para ella y que prefería volver al lugar de donde ella venía. El emperador hizo lo imposible para reencontrarla pero no lo consiguió, y muy entristecido por haber perdido su amada, que había salido de los bambúes, hizo quemar la carta en la cima del Fuji-yama, donde las nubes de su humareda quedarían eternamente.

En China el bambú es parte integrante de la tradición y cultura. El pincel del calígrafo estaba hecho de bambú, al igual que las tablillas donde escribían. Los primeros libros eran finas tablillas de bambúes. En el siglo II después de Cristo, inventaron los chinos el papel a partir de tiras de fibras vegetales de bambú, aún hoy en día con métodos tradicionales se elabora papel de bambú.

En la ceremonia del té, los japoneses dan mucha importancia al bambú. Hay objetos tradicionales imprescindibles: la varilla de batir el té por ejemplo.

En China y Japón el bambú simboliza la humildad y la modestia, así como perpetúa la juventud, representa la vejez ágil, es símbolo de paz y serenidad, de la suerte, de la felicidad, de la agilidad, constancia y obstinación.

En las ceremonias religiosas se emplean bambúes.

Haz que tu vida sea pura y recta como una caña de bambú“, escribía R. Tagore.

Dejemos la leyenda para volver a la realidad que nos ofrece no lejos de allí, al pie mismo del Fuji-Yama una de las más ricas colecciones de bambúes donde se encuentran representadas más de trescientas especies.

De hecho, de la profusión de las especies y de su diversidad de usos el bambú es cultivado bajo múltiples formas:

bambusa-lako_2
Bambusa Lako

EL CULTIVO FORESTAL

Para la explotación de madera. Se puede hacer de dos maneras, ya sea regularmente cortando cada año únicamente las cañas maduras; es decir, suficientemente duras y utilizables. Este sistema es el que respeta mejor la biología de la planta, pero es muy largo y poco práctico. De otro modo, consiste en cortar todas las cañas y seleccionarlas según su destino final. Esta técnica es fácilmente mecanizable y permite actuar en grandes superficies, pero tiene el gran inconveniente de debilitar las cepas o tocones que tardan varios años antes de emitir cañas de tallas convenientes para ser cortadas de nuevo.

EL CULTIVO EN FORMA DE PASTOS

Para el ganado. Se eligen entonces especies de talla pequeña, rastreras y muy vigorosas con muchas hojas.

EL CULTIVO PARA PRODUCIR BROTES TIERNOS

Destinados a la alimentación. Se practica de forma intensiva en ciertas regiones especializadas en el Japón como Kyoto. Las plantaciones se extienden en varias hectáreas que son objeto de atentos cuidados y de técnicas especializadas que después describiré. En las zonas rurales, la mayor parte de las casas poseen un cuadrado de bambúes destinado a producir brotes tiernos para el consumo familiar.

bambusa-multiplex-var-alphonse-karr
Bambusa multiplex var Alphonse Karr.

EL CULTIVO ORNAMENTAL

Permite utilizarlo en pantallas verdes, como cubre-suelos, en bosquetes o cultivarlos en bonsai. Algunos son muy maleables y se prestan perfectamente a la mosaicultura.

DESCRIPCION

El bambú es una planta herbácea y leñosa, dos calificaciones contradictorias pero las dos justificadas. Puede tener dimensiones muy variables, desde algunos centímetros de altura a varias decenas de metros.

Todos los bambúes disponen de tallos subterráneos llamados rizomas. Estos rizomas son tallos que ya tienen la misma estructura y llevan las raíces que se insertan al nivel de los nudos, donde cada uno posee una yema. Esta yema puede:

1        No desarrollarse jamás y abortar.

2        Desarrollarse y evolucionar como rizoma, que llega a ser una ramificación del rizoma de donde él ha salido.

3        Desarrollarse verticalmente, salir de la tierra y dar nacimiento a un tallo aéreo denominado caña como en todas las gramíneas.

Nada hace prever el desarrollo que adquirirá la yema.

bambusa-ventricosa-07
Bambusa ventricosa

EL RIZOMA

Según la forma de crecimiento del rizoma, se distinguen varios tipos de bambúes:

Los bambúes caespitosos

Son los que crecen en matas. Las cañas están muy apretadas unas cerca de las otras y la mata se extiende en superficie muy lentamente. Esto es producido porque la yema terminal del rizoma evoluciona rápidamente en caña, sin haber recorrido ninguna distancia bajo tierra.

Los bambúes rastreros

Se presentan bajo forma de tallos más o menos alejados unos de otros, el conjunto puede cubrir una gran superficie. En este caso, los rizomas pueden recorrer varios metros bajo tierra sin que las yemas evolucionen en caña. Crecen generalmente en línea recta y podemos a veces, en la nueva plantación, adivinar el trayecto localizando varias cañas alineadas. Llega a un rizoma, encuentra un obstáculo, una piedra u otro rizoma por ejemplo y cambia de dirección para rodearlo.

Es por esta razón que podemos ver rizomas salir de la tierra y sumergirse de nuevo para seguir su ruta subterránea.

Los bambúes compuestos

Son los dos tipos precedentes, sus rizomas tienen las dos aptitudes.

Los rizomas son más o menos fistulosos (es decir, huecos) entre los nudos, este canal medular puede ser muy estrangulado, o tal vez inexistente. La extremidad del rizoma, extremadamente puntiagudo, está tocada de vainas o fundas muy duras que permiten al rizoma progresar en todo tipo de suelos. Estas vainas están cada una insertadas al nivel de un nudo y se descomponen en el suelo cuando aparecen las raíces.

kodaiji-temple-kyoto-bambues
Templo Kodaiji.-Kyoto-bambues

LA CAÑA

La parte aérea está constituida por la caña, que es un tallo fistuloso generalmente, dividido en tabiques a nivel de los nudos.

Estos nudos presentan un burlete, más o menos aparente; es el abultamiento modal. Debajo de éste, se encuentra un anillo que es la cicatriz de inserción de la vaina de la caña. Las vainas de la caña son particularmente visibles sobre los brotes tiernos. Están imbricados en escamas y protegen la caña en crecimiento. Son muy fugaces a veces, pero en algunos géneros persisten varios años, hasta la vida de una caña. Estas vainas son de hecho el homólogo de las hojas, en su axila se encuentra una yema más o menos formada. La vaina propiamente dicha corresponde a la funda de la hoja. La lengüeta, que es el apéndice y se encuentra en la punta, corresponde al limbo. Las otras piezas: la lígula, las pestañas auriculares, las aurículas, se encuentran bajo las mismas formas.

La lengüeta está frecuentemente poco desarrollada sobre las vainas situadas bajo la caña, y a medida que subimos, va tomando mayor importancia para parecerse a menudo sobre las vainas de la cima a un verdadero limbo. Las vainas observadas a un mismo nivel son parecidas en una misma especie, son determinantes para la identificación de las especies.

Las cañas llevan ramillas o ramas procedentes del desarrollo de las yemas situadas a nivel de los nudos. Estas ramas se dividen en ramillas que llevan hojas. Estas hojas son características de la familia de las gramíneas. Sus vainas (que llamamos fundas para evitar confusiones con las vainas de la caña) presentan en su cima una lígula y unas aurículas más o menos desarrolladas; a este nivel se inserta el limbo, que es la parte más aparente de la hoja.

LA FLOR

Las flores se desarrollan generalmente en la axila de las hojas y se reagrupan, forman pequeñas espigas llamadas espiguillas.

Llega a que estas espiguillas se reagrupan para formar espigas.

Pero podemos ver largas inflorescencias sobre las cuales las espiguillas se agrupan alrededor de los nudos. De cualquier modo, en una especie que entra en floración, las flores se encuentran tanto sobre los tallos jóvenes que sobre los tallos más viejos. Una mata joven, recién plantada, florecerá de la misma manera que otra plantada después de muchos años.

viveros-bambues-en-contendor
Viveros de bambu en contenedor

CULTIVO

Hacemos notar que el cultivo del bambú, con vistas a su explotación, sólo puede realizarse en sitios privilegiados. El clima deberá ser cálido en verano y suficientemente mucho tiempo. El suelo deberá ser ligero y rico, con posibilidades de riegos copiosos en verano.

Pero, si consideramos el bambú como una planta ornamental, nada nos puede impedir de plantarlo en condiciones menos privilegiadas. Sólo hace falta saber qué límites tenemos en estos tres factores importantes: Calor en verano, calidad del suelo (rico y ligero) y agua. El desarrollo del bambú es limitado si no disponemos de estos factores. Así, un Phyllostachys viridis en buenas condiciones puede alcanzar 16 a 18 metros de altura, pero sólo alcanzará 8 o 9 m. si le falta el calor, el agua o si el suelo no le conviene. En fin, si alguno de los factores está muy limitado o si los tres lo son al mismo tiempo, es posible que la planta no sobrepase los 4 metros de altura. Habrá que tener en cuenta estos elementos cuando elijamos la especie a plantar.

EL SUELO

El bambú, para crecer bien, precisa un suelo bien drenado. Muchos desastres del cultivo provienen que uno reserva en el jardín para los bambúes el lugar más húmedo, y con frecuencia el más bajo, donde el agua se acumula y se estanca todo el invierno. Nada le puede ser más perjudicial.

Las reacciones del bambú con relación a la cal y al Ph del suelo son todavía poco conocidas, no obstante no parece que sea hostil a los terrenos calcáreos y podemos decir que le gustan los terrenos neutros o de tendencia ácida. Es probable que los umbrales de tolerancia varíen con las especies. El nivel de fertilidad del suelo es muy importante en cuanto al desarrollo de la planta. El estiércol y los abonos tendrán siempre un efecto benéfico sobre la vegetación (a condición de no exagerar las dosis).LA EXPOSICION

LA EXPOSICION

Cuando son jóvenes, todos aprecian los lugares sombreados o semisombreados, pero esto no hace que su follaje se haga más espeso y se les protege del fuerte sol (una sola hoja de Phyllostachys heterocycla puede contar hasta con 100.000 hojas, cada una con una superficie media de 6 cm2, o sea, una superficie total de 60 m2) de tal manera que una mata adulta se comporta mejor en el sol que demasiado a la sombra. Las exigencias varían con las especies. No hay que olvidar que en aquellas regiones donde el calor es un factor limitante, es la exposición sur la preferente y a la inversa, posición norte cuando el calor sea excesivo.

En los lugares muy expuestos al viento; el periodo crítico es el de crecimiento de los nuevos brotes (dura cerca de 6 a 8 semanas) son muy tiernos y frágiles y pueden ser mutilados. A pesar de que los años de esta naturaleza puedan sobrevivir sólo en las nuevas plantaciones, siempre los tallos adultos protegerán a los jóvenes.

arundinaria-japonicala-vinuela-bambues
Phyllostachya aurea en la Viñuela.-Ronda la Vieja

LA TEMPERATURA

Para desarrollarse bien, los bambúes tienen necesidad de calor, en primavera para asegurar una buena aparición de turiones y en verano para facilitar la acumulación de reservas y el crecimiento de los rizomas que se persigue hasta el otoño. Los brotes bien soleados podrán resistir mejor el frío. El umbral de rusticidad depende de cada especie. El follaje es la parte que denota primero los fríos intensos (-13º a -15º) en la mayoría de las especies. Si el viento sopla con violencia, los primeros daños se observan a -8º. Las hojas se secan a partir de los bordes y pueden caer en su totalidad. Otras aparecerán en los días siguientes si hay buen tiempo, salvo si las temperaturas continúan descendiendo hasta -18º a -20º, en los que las cañas pueden ser duramente dañadas. Afortunadamente estas temperaturas no son de nuestra región, los señalamos por su interés, y sólo con temperaturas más extremas se afectarían las partes subterráneas, o sea los rizomas.

Es recomendable asegurarse y protegerlos cuando son plantas jóvenes si se prevén fríos fuertes o heladas.

El calor no afecta a la mayoría de las especies.

jardin-de-bambu-fuji-s
Jardin de bambues.-Fuji

EL AGUA

El bambú, aparte de raras excepciones, no es una planta de pantanos, ni ciénagas, pero si le placen los bordes y márgenes de arroyos, cursos o piezas de agua. Puede extraer el agua que les es necesario cuando les parece y les va de maravilla. El resultado es el mismo si el nivel de la capa freática en el suelo no es muy bajo.

En regiones con largos periodos sin agua, se deberá recurrir al riego si queremos obtener buenos ejemplares. Un bambú que le haga falta el agua, lo manifiesta enrollando sus hojas longitudinalmente alrededor de la nerviación principal. Es el medio más eficaz que dispone la planta para luchar contra la evaporación; así puede subsistir varias semanas.

LA PLANTACION

Sea cual fuere el tipo de planta utilizado, el terreno deberá haber sido bien preparado y abonado con estiércol bien hecho, si es posible incorporado a la tierra, después abono químico tipo 10-5-5 sobre una profundidad de 40-60 cm.

En contenedores

La colocación de plantas jóvenes en contenedores es al parecer actualmente el medio más práctico y el menos costoso, si se disponen de pies madres donde pueden ser recolectados los rizomas reproductores o los trozos de matas.

Estas plantas jóvenes serán bien regadas antes de ser sacadas del contenedor, después colocadas en el suelo, el nivel de la mata inferior 2 o 3 cm. del nivel definitivo del suelo. Se le construirá una pileta de riego para que el agua descienda a todas las raíces. La operación terminada, riego indispensable, aunque la tierra esté húmeda, el agua tiene el papel mecánico que permite la compactación del suelo sin que queden grietas, de forma natural, donde la planta toma su lugar definitivo.

En plantación en grupo

Cuidaremos la distancias de plantación entre cada planta, tanto si plantamos en macizo o en línea.

gigantochloa-atroviolacea-02
Gigantochloa atroviolacea

 

Las distancias aconsejadas son:

                                                DISTANCIAS DE PLANTACION
        Altura de la planta        Plantación en grupo         Plantación en línea

          (seto o bordura)

Menos de 1 m.                   0,60 m.                   0,50 m.
                                                DISTANCIAS DE PLANTACION
         Altura de la planta        Plantación en grupo         Plantación en línea

          (seto o bordura)

De 1 a 3 m.                   1,00 m.                   0,80 m.
De 3 a 7 m.                   2,20 m.                1 a 1,40 m.
De + de 7 m.                   3 a 4 m.                1,60 a 2 m.

 

Para obtener un efecto inmediato se pueden plantar matas grandes de 5 a 6 m. de altura, cultivadas en contenedores de 50 l. A partir de estas tallas, las matas son preparadas en cepellones con malla metálica y escayola, con pesos de hasta 1.000 Kg. por planta, trabajos que deben realizar profesionales.

La plantación de bambúes muy desarrollados, corriente en el Japón, es poco practicada en jardinería, aunque de excelentes resultados.

En el Japón, después de la plantación, las cañas son ligadas entre ellas por traviesas de trozos de caña de bambú. El conjunto asegura una cohesión perfecta y una resistencia a los vientos más violentos que podrían afectar su estructura.

DESARROLLO DE UNA PLANTA

Tomando por ejemplo un Phyllostachys viridis, que después de estar plantado tiene uno o varios tallos de 80 cm. Estos tallos han terminado su crecimiento y mueren algunos años más tarde sin haberse desarrollado. En el mes de mayo y junio, que siguen a la plantación, saldrán al pie de la mata varios turiones más fuertes de diámetro que los tallos de plantación y que en pocas semanas los pasarán más de un metro aproximadamente. Estos tallos, como los precedentes, no engrosarán. Al año siguiente, saldrán un poco más alejados del centro de la mata, otros tallos de cerca de 3 m. Y así sucesivamente, de tal manera que harán falta una docena de años para que la plantación se considere adulta, es decir donde los tallos que salgan iguales los del año anterior. Así, en una plantación reciente, los tallos más antiguos son los más pequeños y los más jóvenes los más gruesos.

La dimensión de un tallo de bambú está relacionado con varios factores: la edad de la cepa, como acabamos de ver, así como la variedad o especie que pertenece, pero también a las condiciones locales de cultivo, suelo y clima. Y además puede intervenir otro factor: es la posición de la caña sobre el rizoma cuando la yema se desarrolla. Si está mal irrigado de savia, es decir mal alimentado, no podrá dar una caña más fuerte que otras que están bien nutridas. Esto es lo que explica que en una plantación adulta todas las cañas no tengan una fuerza igual.

En algunos bambúes, particularmente en los Phyllostachys, se puede observar cuando salen los nuevos brotes, un líquido que cae y viene a humidificar el suelo a sus pies. Este líquido es exudado por la cima del nuevo brote en forma de gruesas gotas que siguen la lengüeta de las vainas y caen al suelo. Así, el suelo al pie del brote es mantenido perfectamente húmedo, lo que facilita la salida del brote y el crecimiento de las jóvenes raíces que aparecen en la base.

Por otra parte, antes de que el muñón salga de la tierra, la segregación empieza y remoja el suelo. Desde que sale del suelo la caña tiene su diámetro definido. Un tallo tarda 8 a 10 semanas, en general, para alcanzar su talla definitiva. Para cañas de veinte metros con un crecimiento medio de 30 cm. por día, en algunos días calurosos puede alcanzar 1 m. en 24 horas. Sólo el bambú es capaz de hacer estos crecimientos tan fulgurantes.

CUIDADOS CULTURALES

Durante los primeros años seguidos a la plantación, las escardas se realizarán con precaución ya que los rizomas que afloran del suelo no deben ser dañados. La colocación de un acolchado permite mantener frescor favorable a la planta y limitar el crecimiento de malas hierbas. A medida que la plantación crece, la sombra se hace cada vez más espesa y la vegetación adventicia cada vez más rara. El acolchado se hace también dejando las hojas que caen, si se dejan.

gigantocloa-apus-shoot
Gigantocloa apus

EL RIEGO

Los riegos pueden ser necesarios sobre todo en verano, tanto si los nuevos brotes han terminado su crecimiento o no, las plantas tienen necesidad de agua para asegurar la vegetación de los rizomas y la acumulación de las precisas reservas que aseguraran la salida de brotes el año siguiente.

EL ABONADO

Además del abonado de fondo en el momento de la plantación, es recomendable practicar un abonado de mantenimiento por lo menos una vez al año, preferentemente a final del verano, o mejor aún, dos aportaciones: una en septiembre y otra en febrero. El estiércol da mejores resultados que los abonos químicos, pero es difícil de obtener a veces. Al aplicar abonos químicos se escogerán composiciones 10-5-5 (es decir, 10 % nitrógeno, 5 % de ácido fosfórico y 5 % de potasa. Un abono de este tipo será esparcido a la dosis de 40 gr.m2. En los suelos desprovistos de sílice, una aportación de silicato de calcio, 10 gr.m2, será beneficioso sobre el crecimiento y sobre la resistencia a los fríos. En periodo de crecimiento y desarrollo de nuevos brotes, no conviene pisar las plantaciones.

EL INVERNADO

En invierno conviene limpiar las especies que sobrepasan los 3 m.

Tres tipos de cañas serán cortadas, ya sea con hacha o con el corballón.

En todos los casos serán lo más pegadas al suelo.

1.-Las que se han secado con el curso del año, desprovistas de hojas, se secan de la punta a la base. Su madera tiene poco valor, debe ser quemada a falta de ser utilizada.          Provocan detonaciones por los entrenudos que esclatan bajo el efecto del aire dilatado.

2.-      Las mal constituidas, poco estéticas o demasiado raquíticas.

3.-      Y en fin, todas las que puedan ser utilizadas, es decir, de 3-4 años. Cuando ya son suficientemente duras para servir para cualquier uso. Serán desrramadas y colocadas a la sombra, donde se secarán lentamente antes de ser utilizadas. Un secado completo no es siempre necesario antes de ser utilizadas.

Al final del invierno, los bambúes enanos podrán ser segados a ras del suelo, ellos rebrotarán más fuertes y más bellos.

bambusa-ventricosa
Bambusa ventricosa

LA MULTIPLICACION

La forma natural es la semilla, pero como en el bambú la producción de semillas no es regular, se tiene que recurrir a la reproducción vegetativa que puede realizarse de distintas formas:

Por trozos de rizomas

Sobre todo utilizada en los Phyllostachys y especies de rizomas rastreros. Sobre pies-madres seleccionados por su vigor y su perfecto estado sanitario se sacarán los rizomas. Serán escogidos los trozos que presenten yemas aptas para desarrollarse, es decir, ni demasiado jóvenes (no están bien constituidas) ni demasiado viejas (no tendrían capacidad para desarrollarse). En general, las yemas de 2 a 3 años son las mejores. Hace falta un poco de experiencia para reconocerlas, están bien constituidas y las escamas que los recubren no están demasiado endurecidas. Estos rizomas son preparados en trozos que contengan al menos tres yemas vegetativas.

Estos trozos de rizomas se colocan horizontalmente en un suelo bien preparado y se recubren de 10 a 15 cm. de tierra. También es posible situarlos ligeramente inclinados, la cima de las yemas hacia arriba. Estos rizomas se riegan regularmente, pero sin exceso, para evitar que se pudran. A un mes después de haberlos colocado, se ven salir de la tierra unos pequeños turiones que engrosan antes de emitir las ramificaciones y cubrirse de hojas.

El mejor momento para realizar esta operación se sitúa a primeros de febrero hasta mediados de marzo.

Es el mejor medio de propagación de los bambúes.

yunfeng-bambu-nursery-gardens
Viveros de bambu .-Yufeng

Por división de matas

Algunas cañas muy próximas pueden ser sacadas juntas en una misma mata que contenga los trozos de rizomas sobre los cuales se incorporan a la vegetación. Los cortes deberán ser limpios. Si es necesario repasados con tijera y bañados de algún anticriptogámico. Es necesario evitar romper la mata y desoldar las cañas de sus rizomas. La parte aérea debe ser cortada con el fin de evitar la evaporación y para restablecer el equilibrio entre el sistema aéreo y el sistema subterráneo. Tiene la ventaja, en la replantación, de limitar la acción del viento. Generalmente la poda se realiza en el primer tercio superior de la caña y en la extremidad de cada una de las ramas (en los Phyllostachys la rama más desarrollada se corta al séptimo nudo, las más pequeñas al tercer nudo).

Esta división de mata puede realizarse en otoño o primavera.

Por esqueje de caña

Se utiliza sobre todo para las especies caespitosas de vegetación otoñal. Los nudos traen ramificaciones fasciculadas en cantidad, es por aquí donde pueden emitir nuevas raíces. Hace falta pues escoger las cañas de mediana dimensión, bien ramificadas. Cada entrenudo se corta por la mitad. Disponemos así de varios trozos de caña que tienen un nudo y un grupo de ramificaciones. Estas se cortarán a la mitad de su longitud, si tienen muchas hojas deberemos eliminarlas. Un exceso de hojas aumenta la transpiración y disminuye las posibilidades de éxito. De una parte a otra del trozo de caña, el canal medular se rellena de arena fina, si es posible esterilizada. El esqueje, una vez preparado, se coloca en un sustrato ligero (tipo turba o arena), el nudo y la base de las ramificaciones se entierran unos centímetros, la caña en posición oblicua. Hace falta regar y mantener humedad evitando el exceso que puede producir la pudrición.

El mejor periodo para esta multiplicación es el mes de abril-mayo. Este método de reproducción se utiliza poco.

El 13 de mayo, precisamente para los japoneses y los chinos es el día de la “borrachera de los bambúes”, es este día el que se considera por ellos el más favorable.

Por marcota

Se puede practicar sobre algunos Arundinaria, Pleioblastos, Bambusa, Chusquea y Pseudosasa. Es necesario escoger un tallo suficientemente flexible para poderlo inclinar hasta el suelo, hacerle una incisión por debajo de los nudos y enterrar esta parte unos 10 cm. en el suelo, sin cortar el tallo del pie-madre. El peso de la tierra no es suficiente para sostener la marcota, es necesario fijarla con grapas de hierro o plástico, o colocar una piedra pesada al nivel del primer entrenudo colocado bajo tierra. Las ramificaciones que salen de cada nudo pueden dejarse.

En el caso de que los tallos sean demasiado rígidos para poder arquearla al suelo, se puede, después de haber practicado las incisiones, rodear el nudo con turba húmeda y envolverlo todo con un trozo de plástico bien atado por las dos extremidades. En los dos casos, cuando ha emitido raíces y ya están bien constituidas se puede destetar la planta del pie-madre, es decir, cortar los tallos que ésta alimentaba.

parque-exotico
Plantacion en parques exoticos

UTILIZACION

En los países de origen, la utilización del bambú es muy variada. Según Robert Austin, es de todas las plantas la más útil para el hombre y la mitad de la población del globo viviría de otra manera si no existieran los bambúes.

Será una pena para el que plante bambúes si luego no los utiliza.

Me limitaré sólo a algunos ejemplos de utilización en el jardín, sabiendo que pueden tener otros miles de usos como nos recuerda Mouzeau de Lehaire, no sin humos, en la revista El Bambú: <<Los chinos, como se sabe, son extremadamente ingeniosos, también en la invención de los suplicios. Han recurrido al bambú para aplicar la “bastonada”, el apaleamiento. Los tallos y, sobre todo los rizomas, son instrumentos refinados de tortura. Cuando llevas algunos golpes, los hinchamientos de los nudos rompen los tejidos, hacen tiras de piel en pocos instantes>>.

BAMBU COMESTIBLE

Instrumento de crimen y tortura pero también fuente de placer gustativo, cuando los pequeños brotes se preparan para el consumo humano. No se comen crudos, sino previamente hervidos o asados. La recolección se realiza a primera hora, antes que el sol caliente la tierra (los japoneses estiman que el gusto es mejor tomando esta precaución). Los brotes son cogidos como los espárragos, cuando empiezan a salir de la tierra se extraen con la ayuda de una herramienta especial en la que la parte metálica es tan larga como el mango. Una vez recolectados, los brotes son un género extremadamente perecedero que no debe tardarse en preparar.

La preparación clásica consiste en hacer hervir, como mínimo 1 hora dentro de agua con azúcar, el brote desprovisto de su extremidad puntiaguda. Las vainas exteriores, duras y fibrosas, se conservan durante la cocción. Cuando ésta termina, el brote se mantiene aún 15 minutos dentro del agua. Después, el brote es desprovisto de sus vainas exteriores, si la acritud no ha desaparecido por entero, se vuelven a hervir en otra agua.

El brote, una vez mondado, debe estar tierno y debe ser rebanado más o menos antes de ser preparado, ya sea en fritura, en ensalada o con diversas salsas.

Las especies más apreciadas son: Arundinaria frindsii, Phyllostachys viridis (mitis), Phyllostachys nigra “Henonis”, Phyllostachys heterocycla. Algunas especies, Sara Kurilensis, que debería estar presente en todos los jardines culinarios no convencionales, pueden ser asados directamente a la brasa o al horno antes de ser degustados como los espárragos.

bambouseraie_de_prafrance_111
Bambuserie Pra France

TUTORES Y EMPALIZADAS

La plantación de bambúes en un rincón del jardín, sin contar con su parte estética, será frecuentemente un buen socorro para el jardinero. En efecto, podrá encontrar los mejores tutores a través de las cañas que habrá cortado en invierno. Los mismos tutores servirán por varios años. Las extremidades de las cañas, sobre las cuales se conservan las ramas, son excelentes para guiar los guisantes. La construcción de barreras con algunos trozos de bambú es rápida y puede protegernos los semilleros. Su función es práctica y decorativa. Es utilizado para vallados confeccionados con cañas de bambú, juntas o espaciadas, atadas o entrecruzadas o enteras, según las diferentes combinaciones.

El jardinero que realiza un emparrado o una pérgola ha de tener prisa de ver la estructura metálica desaparecer bajo la vegetación, que la haga de bambú y su temor será de ver la planta ocultar su obra.

Cuando se recogen las cañas de los Phyllostachys son cortadas con podaderas, que dejan sobre el tallo un tocón al nivel de la intersección de las ramas, la sierra de metales da mejor resultado. Es necesario dar un pequeño golpe de sierra a la base de la inserción de las ramas, y dar un golpe seco sobre las ramas hacia la base de la caña para que se suelten limpiamente.

Estas cañas, si son gruesas, pueden servir de tutores para plantas en maceta, se limpian de ramaje.

En el curso del secado deberán ser protegidas del fuerte soleamiento, ya que a veces se les producen grietas longitudinales.

El bambú debe estar completamente seco antes de su uso.

PLANTAS ORNAMENTALES

Como planta ornamental, el bambú es interesante por su follaje, sus cañas y sus portes.

EL FOLLAJE

Persistente para casi la totalidad de las especies, aunque en inviernos muy fríos se puedan dañar algunas hojas, aparecen nuevas a la llegada de la primavera. Las hojas pueden ser verdes o matizadas, de tamaños variables (hacen falta 500 hojas de Sinarundinaria nítida para cubrir una sola hoja de Sasa tessellata). La dimensión varía generalmente poco sobre una misma variedad, sin embargo en algunos las hojas son más grandes sobre los tallos jóvenes, en otras es al contrario.

Los Phyllostachys pierden sus hojas a lo largo de la primavera, a principios de verano. Una hoja amarillea sobre el pie antes de despegarse y caer en torbellino como las semillas aladas de los acers. De tal manera que en este periodo el follaje es verde y amarillo, todas las hojas no caen al mismo tiempo. Una hoja que cae es reemplazada por otra nueva en sólo unos días, de tal forma que la planta nunca se queda desnuda.

bambuserie-pra-france-nabeshimana
Bambuserie Pra France-.-Nabeshimana

LA CAÑA

Es un elemento decorativo muy interesante en los bambúes, particularmente en los Phyllostachys. Su estructura es muy arquitecturizada y su textura la hacen pronto sobresalir de la masa de otros vegetales más clásicos.

Jugando con las especies cultivadas podemos obtener colores de caña muy variados: verdes, amarillos, negros, estriados, manchados, etc…

EL PORTE

Está relacionado con la variedad y las condiciones locales, puede ser modificado por las podas. En la construcción de un jardín los bambúes pueden ser utilizados:

En matas aisladas

Sobre una pradera o una superficie mineral, el bambú es relevante, las Arundinaria serán más apropiadas para los jardines pequeños que las grandes, Phyllostachys. Pero una mata alta puede encontrar su emplazamiento en un jardín pequeño, mucho mejor que un árbol que no podemos parar su crecimiento y, a la larga, nos puede plantear problemas.

Un buen grupo de Phyllostachys, gravilla, bolos o piedras, son suficientes para crear un rincón decorativo en un patio. El bambú es una planta que se puede calificar de muy urbana, ya que se asocia muy bien al entorno mineral. La rigidez de su estructura y la ligereza de su estructura permiten al paisajista que los utiliza  para resaltar o dulcificar las formas.

En masa asociado con otros arbustos

La asociación bambúes-palmeras, dracenas, yucca y otras plantas de países cálidos pero rústicas, permite crear jardines de carácter exótico. También podemos escoger otras asociaciones que acusan menos este carácter, sobre todo con los bambúes enanos o semi-enanos que se emplean por la generosidad de sus formas.

En bordura de piezas o cursos de agua

Por varias razones es por lo que son plantados en estos lugares preferentemente. De una parte, los hemos visto plantados para satisfacer sus necesidades de agua sin problemas. Por otra parte, los márgenes son perfectamente mantenidos por el trenzado de sus rizomas. Los chorros de verdor y las fuentes de follaje son de mayor efecto sobre un espejo de agua o cerca de una cascada.

En seto

Puede dejarse libre o cortado. La poda se realiza una vez al año con el fin de que los nuevos crecimientos los realice en primavera-verano. Para la realización de setos de altura media, no existe problema de tenerlos revestidos de hojas en toda su altura. Pero en setos que sobrepasan 6-7 m. de altura, hay que recurrir a los Phyllostachys que presentarán en su base zonas desguarnecidas de vegetación. Para paliar este inconveniente, es suficiente instalar a su pie otra especie de menor desarrollo, si lo que queremos es suprimir la transparencia del seto a este nivel.

En sotobosque

El bambú soporta bien los ambientes sombreados y las especies nanas realizan excelentes cubre-suelos. Se puede, variando las especies, obtener efectos de color y de altura diferentes. En razón de la concurrencia nutritiva que se ejercerá, cada año es necesario aportar abono sobre las zonas plantadas de bambúes. Un bosque de bambúes puede realizarse con especies gigantes: Phyllostachys bambusoides, Ph. pubescens, Ph. viridis, etc…

pleioblastus-fortunei-variegata
Pleistobastus fortunei variegata

En planta tapizante

Las especies nanas permiten realizar praderas originales que tienen la ventaja de no exigir siegas frecuentes (2 o 3 veces por año). Sobre un terreno preparado como para un césped ordinario, las pequeñas matas de bambú son plantadas a razón de una a diez por m2.

El primer año, las plantas crecen libremente sin ser regadas, lo que facilita la limpieza de malas hierbas. El segundo aún, si las matas son suficientemente extendidas y se juntan, el terreno puede ser segado. Especies recomendadas: follaje verde (Pleistobastus distichus, Pl. pumilus, Pl. viridistriatus “vagans”), follaje manchado (Pl. fortunei, Pl. viridistriatus “Auricoma”).

En jardineras

El bambú, que no tiene un enraizamiento profundo, puede soportar bien el cultivo en volúmenes de tierra limitados, a condición de que sean bien drenados y abonados regularmente.

El sustrato debe ser poroso, ligero y presentar buena capacidad de retención de agua y nutrientes. La profundidad de la jardinera estará en relación con la especie de bambú que plantemos

Los abonos líquidos, granulados o de disolución lenta utilizados para las plantas de interior pueden ser utilizados.

En planta de interior

Los bambúes viven bien a condición de estar suficientemente iluminados (2.000 lux mínimo). Lo ideal es situarlos a proximidad de una vidriera o una gran ventana. Si la planta adquiere dimensiones demasiado importantes, puede ser podada o limitada en su desarrollo suprimiendo, a la salida de los nuevos brotes, aquéllos más fuertes.

Las variedades de gran desarrollo corren el riesgo de verse limitadas por la altura. El grado de humedad no puede faltarle. Las calefacciones son mortales. Las especies tropicales viven mejor en interiores, entre ellas: los Phy. bambusoides, Ph. nigra, Pseudosasa japónica, etc…

En bonsai

Reducidos como bonsais japoneses. La técnica en los bambúes es muy diferente a los otros árboles. No necesitan largos años de paciencia para obtener buenos resultados. Es suficiente escoger un recipiente, preferentemente redondo, amplio y poco profundo, agujereando el fondo dispondremos una capa de gravilla por encima algunos centímetros de tierra mezclada con arena, si es muy arcillosa, o con turba si es muy arenosa. Los rizomas sacados igual que se indica en el capítulo de multiplicación son alineados de lado a lado a 3 cm. de distancia sobre toda la superficie disponible y recubiertos de una vez su diámetro con tierra, se aprieta y se riega. Cuando salgan los primeros brotes (lo que ocurre rápidamente si el recipiente se conserva en interior o en invernadero) sólo se conservarán las que sean verticales, las que son oblicuas o torcidas se cortan cuando alcanzan 3-4 m. de altura. Así desde el primer año se obtiene en un recipiente, la reducción de un macizo de bambú que se puede contemplar al exterior: el Phyllostachys humilis es el más empleado para estas realizaciones.

Actualmente, se utiliza también en el Japón la Bambusa ventricosa, tratados en bonsai.

phyllostachys-mitis-brote
Phyllostachys mitis.-brote

FLORACION

Los tres hechos más remarcables en la floración de los bambúes son los siguientes:

1        La floración no es regular y frecuentemente en una misma especie, dos floraciones están espaciadas varias decenas de años.

2        Cuando una especie florece, florece simultáneamente en el mundo entero, sea cual fuere la edad de la planta.

3        Después de haber florecido, las cañas se secan y la planta muere.

Estos hechos son reales y han sido comprobados varias veces, pero demos ser cautos en generalizar, ya que hay muchas excepciones. Algunas especies en las que se han podido observar las floraciones en las condiciones precedentes han florecido en otros tiempos pero no todas. En algunos casos, la planta ha muerto, en otros se ha mantenido.

Puede suceder que, sobre la misma parcela, sólo algunos tallos llevan flores. Se puede observar así mismo especies que florecen todos los años.

Una de las explicaciones dadas a esta simultaneidad de floración supone que hay, al nivel de las células, un reloj interno, diríamos, manteniendo una información a nivel de los cromosomas, que programa la floración para una cierta época. Como los bambúes se multiplican principalmente por vía vegetativa, los sujetos de una misma variedad constituyen un clon, es decir todos son idénticos a nivel genético. La inducción floral responde pues en todos al mismo programa y se realizará independiente de las condiciones locales y de la edad de la planta.

El doctor Much, quien estudió durante largo tiempo los bambúes en su propiedad de Pitt White a Lime Regis (Inglaterra), no parece estar convencido de esta explicación. Según él, no hace falta relacionarlo con la noción de clon, ya que ciertas plantas reproducidas por semilla habrían florecido simultáneamente. Así que él ensayó para demostrarlo sobre un Phyllostachys bambusoides.

En 1.963, él tuvo una floración generalizada de esta especie. Jóvenes plantas descendientes de semilla provenientes de esta floración fueron plantadas a Pitt White, hoy en día ninguna ha producido flores.

Si llegan a florecer todos a la vez, habrá que admitir que la multiplicación sexual puede conservar este carácter y la explicación del fenómeno nos será todavía más compleja. Otra explicación, que todavía está en el dominio de las suposiciones, pretende que las floraciones estén relacionadas al sistema planetario y es inducida por una cierta conjetura estelar propia de cada especie.

En los dos casos, hay que admitir que el mecanismo inductor de la floración no está siempre regulado y que las floraciones individuales no parecen seguir ninguna regla y pueden producirse.

A falta de mejores pruebas, considero que este fenómeno permanece todavía inexplicable.

En lo que concierne al tercer punto, relativo a la muerte de la planta después de la fructificación, la ciencia nos da mejores interpretaciones, muchas veces probadas por la experiencia. Cuando hay una floración abundante, la floración que sigue necesita la movilización de todas las reservas de la planta para producir semillas. Los rizomas se encuentran ante este hecho “vacíos” de substancias que deban asegurar la salida de los nuevos brotes del año siguiente, pero es a menudo demasiado tarde para reconstituir nuevas reservas y la planta muere agotada.

Esta explicación justifica la práctica que consiste en, al aparecer las primeras flores, se supriman las espigas florales, o si la planta está muy desarrollada, a cortar las cañas que llevan flores. Las reservas no pueden ser monopolizadas para la formación de semillas y la planta puede subsistir. Sin embargo, algunas especies rebeldes, después de la supresión, forman nuevas espigas o nuevas cañas portadoras de espigas como movidas por su ineluctable destino.

Otra intervención que completa la precedente consiste en practicar aportaciones de abonos durante la floración. En este caso los riegos con abonos solubles son preferibles a otros aportes, ya que la asimilación es más inmediata y mejor controlada.

Si, a pesar de estas dos precauciones, la planta muere, queda una tercera solución, no es la menos interesante, puede ser la más prometedora o la más decepcionante, consiste simplemente en recoger las semillas, preparar un lugar y sembrarlas. Ninguna precaución especial hay que tomar, si no la de mantenerlas entre 12 y 20 y la tierra humedecida. Los resultados son muy aleatorios y exigen muchos meses de paciencia antes de que aparezca la primera plántula. La germinación puede tardar seis meses. Repicar las plantas jóvenes sin dañar las semillas próximas en germinación. El desarrollo de plantas de semilla es bastante largo.

DETERMINACION DE LA EDAD DE UNA CAÑA

Esto tiene importancia en una explotación racional del bambú. En nuestro clima, la madera de la mayor parte de los bambúes es la máxima de su calidad, cuando la caña tiene tres o cuatro años. Hace falta escoger éstas para la utilización y, sobre todo, evitar cortar las cañas jóvenes, ya que estas son utilizadas para formarse las reservas de la mata, su papel mientras consiste en fabricar para la producción de los futuros tallos. Esta función es particularmente activa los primeros años, después va disminuyendo a media que el tallo envejece. Cortar las cañas jóvenes equivaldría a suprimir las fuerzas vivas de la mata y la debilitaría mucho el primer año. Si la operación se repite varios años, la plantación acaba desapareciendo. Este ejemplo ilustra muy bien la organización social del bambú. Una mata de bambú es comparable a una colectividad bien organizada. En la plantación, los primeros tallos se comportan como pioneros, son ellos los que deben aguantar el calor del sol, la violencia del viento y los rigores del frío. Una vez la mata instalada, los jóvenes brotes tienen menos dificultades, el suelo recubierto de hojas es más suave y más fresco para favorecer su salida. El sol no actúa nada más que filtrado por la abundancia del follaje. Y si un viento violento hace vacilar el brote joven, este puede apoyarse en los numerosos tutores que lo envuelven constituidos por tallos adultos, evitando así que se rompan.

Los viejos están allí para proteger y guiar a los jóvenes que, una vez adultos, entran en la vida activa y juegan un papel de fabricantes de reservas. Esta actividad muy intensa los primeros años, disminuye a media que la madera se endurece, el tallo es más rígido y juega un papel importante los días de mucho viento o de nevadas. Al cabo de algunos años (a veces 15 o 20) el tallo se seca y muere, pero la mata sigue viva y da lugar a que en cada primavera salgan nuevos tallos.

El macizo de bambúes está constituido de varios tallos de edades diferentes. La edad puede determinarse por observación de las “ranúsculas”. Cuando las hojas caen (frecuentemente agrupadas por 3 o 4) queda el trazado de su inserción. Bajo de este trazo partirá, en otra dirección, otro grupo de hojas y así sucesivamente año tras año. Partiendo de la extremidad de una rama, sólo hace falta contar el número de trazos de inserción que se encuentran hasta la primera división de rama para tener la edad de la caña, que es igual al número de trazos encontrados +1. En la práctica, los que tienen hábito, estiman aproximadamente la edad de la caña a través de su color y la sonoridad que tienen golpeándolas. En algunas explotaciones los tallos son marcados cuando salen con un signo distintivo cada año. Cuando se cortan sólo hace falta fijarse en las marcas que les han sido practicadas para saber si las cañas pueden ser cortadas o deben ser conservadas.

bambouserie-4
Bambuserie Pra France.-Anduze.-Francia

NOMENCLATURA

La clasificación de los vegetales se realiza después de haber observado los diferentes órganos de la planta y, particularmente, los de la flor. Igual es para los bambúes a pesar que a muchos de ellos no se les ha podido observar la floración. Han sido clasificados entonces ya sea  en un género aparte donde ellos son los únicos representantes, o en un género donde se aproximan más por sus caracteres. La observación posterior cuando florecen puede confirmar si pertenecen al género presumido o si deben ser atribuidos a otro género.

El estudio de estas flores ha permitido a los botánicos clasificar los bambúes en más de cincuenta géneros distintos y no es más que, a través de estos estudios podemos entender todas las sutilezas de esta clasificación.

En la descripción nos limitamos a describir los órganos y piezas fácilmente visibles de los bambúes que podemos encontrar en nuestra ciudad y en nuestros jardines, algunos han sido recientemente introducidos.

Nos interesaremos por su aspecto general, su modo de vegetación, su altura y a los elementos siguientes:

El bambú se compone de cinco partes fundamentales: los rizomas, las raíces, las cañas, las ramas y las hojas. Raramente los veremos con flores o frutos.

Los rizomas

Son tallos subterráneos provistos de nudos separados de forma regular. Sobre los nudos se encuentran las yemas que producen nuevos rizomas o cañas.

Las raíces

Más o menos ramificadas, son de diámetro relativamente reducido. Aseguran la planta y la abastecen de nutrientes. Se insertan a los rizomas a la altura de los nudos. Desempeñan una función de anclaje.

Las cañas

Crecen a partir de una yema del rizoma. Están divididas a la altura de los nudos y por lo general son huecas en los entrenudos. Las yemas, situadas a la altura de los nudos, se desarrollan formando ramas que producen hojas reunidas en ramilletes más o menos densos. Todas las cañas brotan en su diámetro definitivo. Los entrenudos se alargan progresivamente.

Las ramas

Nacen de la caña a la altura de los nudos. El número de ramas que crecen de cada nudo es una indicación útil para determinar los géneros a que pertenecen.

Las hojas

Brotan de las ramas y tienen como función principal la clorofílica. Existen otro tipo de hojas especiales denominadas vainas de la caña. Existen otro tipo de hojas especiales denominadas vainas de la caña. Envuelven el brote incluso antes que salga del suelo, su principal función es asegurar la protección. Cada vaina protege un entrenudo. Las vainas se desprenden una vez cumplida su misión. Son interesantes a la hora de clasificar el bambú, ya que cambian de forma, color y textura según la especie.

Las flores y los frutos

Son raras en los bambúes. Pasan decenas de años, a veces siglos, sin florecer, por lo que verlos con frutos es raro.

La caña

Representa el tallo principal, generalmente de sección redonda que puede ser caniculada, es decir, presentar una depresión longitudinal sobre toda la longitud de los entrenudos. Este surco internodal, simple o doble, se encuentra en correspondencia con la base con una yema o una ramificación (o grupo de ramificaciones). La caña cuando esté no será preciso, será estudiada en su parte media ya que frecuentemente los caracteres de la base o de la cima son diferentes.

Los nudos forman un anillo más o menos hinchado (a veces comprimido) sobre la parte exterior y un tabique membranoso en el interior.

phyllostachys-bambusoides
Phyllostachys-bambusoides

 

 

La vaina de la caña

Es una envoltura vegetal (similar a la hoja) que protege el brote joven del bambú durante su crecimiento.

Se debe observar cuando el joven brote está en periodo de crecimiento. Se compone de cuatro partes:

La vaina propiamente dicha

Es la parte más amplia, espatiforme, que se inserta al nivel del nudo y protege el entrenudo. Estas vainas son a menudo coloradas, moteadas o estriadas, glaucas o pubescentes; su color evoluciona con la edad.

La lengüeta

Se denomina también limbo imperfecto o apéndice. Su forma evoluciona según la posición de la vaina sobre la caña y tiende a parecerse a una hoja a medida que se acerca a la punta. Esta lengüeta puede ser estriada, más o menos nerviada o rígida, derecha o curvada, etc…

La lígula

Es una extensión membranosa de la vaina al lado de la inserción de la lengüeta. Puede ser más o menos desarrollada y tener varias formas: redondeada, truncada, alargada, algunas veces fimbriada o, así mismo ciliada.

Las aurículas

Son extensiones membranosas que se encuentran a veces en la base de la lengüeta y en la cima de la vaina espatiforme. Su desarrollo es variable (puede haber una sola) son a veces ciliadas. Sus pestañas son denominadas pestañas auriculares, pueden estar presentes aunque las aurículas no estén.

Estas vainas son más o menos persistentes, frecuentemente su caída se inicia con el alargamiento del muñón. Algunas veces permanecen muchos años sobre el tallo.

Las hojas

Su forma general es siempre la misma, pero su dimensión puede variar. La pilosidad de las dos caras del limbo tienen su importancia, es necesaria una lupa para observarlos detenidamente. Podemos mientras, al contacto con los labios, tener en cuenta la presencia o ausencia de pilosidad mejor que con la vista. Se encuentran en la hoja piezas homologadas de las que hemos observado sobre la vaina. La funda, que es la parte que se mete sobre la cual se inserta el peciolo que la relía en el limbo, puede ser más o menos pubescente, estriada o colorada, debe ser observada en el lugar pero despegada de la rama tirando simplemente del limbo.

francia-anduze-la-bambuserie-2003-af
Bambuserie Pra France.-Anduce.-Francia

EL BAMBU COMERCIALIZADO

Las especies de bambúes se comercializan en cuatro grupos en los que se tiene en cuenta únicamente su talla:

–           Los bambúes enanos, que no sobrepasan 1,5 m.

–           Los bambúes pequeños, que alcanzan 1,5 a 3 m.

–           Los bambúes medianos, que van desde 3 a 9 m.

–           Los bambúes gigantes que pueden sobrepasar los 9 m.

Considerando todos estos desarrollos en buenas condiciones de clima, suelo y cultivo.

Entre las especies cultivadas se pueden encontrar plantas en formas arquitecturizadas, recortadas y formadas.

Los bambúes pueden ser utilizados en todo tipo de jardines, desde los cultivados en macetas o jardineras para interiores, hasta los grandes ejemplares plantados en grandes parques donde aportan su sombra y frescor.

Entre las muchas ventajas que tienen los bambúes destacamos:

–           Las notas exóticas que aportan al jardín.

–           La persistencia de sus variados follajes.

–           La utilización para fijar suelos en taludes.

–           Su utilización como pantallas corta-vientos y ocultación de vistas.

–           Su larga gama de variedades permite, jugando con sus formas, sus podas y colores, crear efectos interesantes.

–           La utilización de sus cañas para realizar vallas, pérgolas, tutores, etc…

–           Y sobre todo, una gran facilidad de mantenimiento.

 

Consejos para su plantación

Prefieren tierras ligeras, frescas y bien drenadas, pero no soportan zonas pantanosas.

Aunque parece que prefieren tierras ácidas o neutras, la mayor parte prosperan bien en tierras alcalinas.

El suelo se preparará con una labor de 50 cm. de profundidad, si es posible, con la incorporación de estiércol bien descompuesto o de un abonado completo.

Procurar no enterrar demasiado la planta.

Distancias de plantación

              EN MACIZO   EN ALINEACION O SETO
Bambúes enanos               0’40-0’60 m.                  0’30-0’50
Pequeños bambúes               0’80-1’00 m.                  0’60-0’80
Bambúes medianos               1’80-2’20 m.                  1’00-1’40
Bambúes gigantes               3’00-4’00 m.                  1’60-2’00

Mantenimiento de los bambúes

Las labores de suelo en profundidad, cerca de los bambúes no deben ser realizadas, ya que dañaremos los rizomas superficiales.

La eliminación de malas hierbas no es necesaria, tan sólo los dos primeros años después de la plantación, después una vez establecido las hierbas no se desarrollan.

Las hojas que caen de los bambúes deben ser dejadas ya que mantienen la humedad y descomponiéndose enriquecen el suelo en humus e impiden a las hierbas desarrollarse.

Para evitar que invadan espacios no reservados para ellos extendiendo sus rizomas, eliminaremos los brotes jóvenes que aparecen o procederemos a abrir una zanja de 25 cm. de profundidad para evitar que los rizomas se extiendan. Cada otoño eliminaremos los rizomas que intenten atravesar esta zanja.

Los bambúes apetecen los abonados. Una aportación de estiércol descompuesto o de abono químico (tipo 10/5/5) al final de invierno es generalmente suficiente.

Cuando el cultivo es en maceta o contenedor deben ser divididos cada dos o tres años y reenmacetados con aportación de nuevos sustratos.

La frecuencia de los riegos será en función, no sólo de la especie, sino también de la capacidad de retención de agua del suelo y de las condiciones climáticas locales (pluviometría, viento, calor, etc…)

Todos los bambúes pueden ser regados o por aspersión o por goteo, los cultivados en maceta o jardinera exigirán riegos más frecuentes.

Si la plantación de bambúes la realizamos próxima a un macizo de arbustos, de plantas vivaces o al lado de zonas de tierra donde no queremos que éstos la invadan o colonicen los rizomas, será necesario:

–           Abrir una zanja en el límite de la zona de bambúes de 25 a 30 cm. de profundidad, que será cavada cada otoño tomando en cuenta la supresión de los rizomas que intenten atravesarla.

–           O enterraremos una pantalla de madera, plástico o hierro que obstaculice al rizoma. Este obstáculo hará que el rizoma modifique su crecimiento.

Existen en el mercado barreras de polipropileno de 70 cm. de ancho fáciles de colocar.

Podas

Los bambúes nanos son más bellos si los cortamos cada año al final del invierno a ras de suelo, adquieren un porte más compacto y el follaje es más denso (puede hacerse cada dos años).

Otros bambúes pueden ser recortados para hacer setos, para limitar su desarrollo o para darles una forma particular.

La poda se realiza cuando los brotes jóvenes han terminado su crecimiento y las primeras hojas se desarrollan.

El interés de la poda de los bambúes es que no es necesario repetirla en el curso del año, a lo más será necesario repasar el corte después de la primera actuación, ya que pueden aparecer algunos brotes que se desarrollen después del corte.

La poda desmesurada tiene como finalidad modificar el porte de la planta a efectos de densificar el follaje.

El bambú tiene el record de crecimiento del mundo vegetal. Algunas variedades emiten crecimientos de un metro por día, en plantas instaladas después de varios años.

Los crecimientos totales los realizan año tras año hasta que llegan a su madurez.

Resistencia al frío

Para muchos el bambú evoca países cálidos, sin embargo hay muchas variedades que pueden crecer en climas templados.

En lugares de fuertes heladas y fríos intensos y persistentes, el follaje del bambú se quema, pero reverdece a la llegada de la primavera y emite muchos brotes

francia-anduze-la-bambuserie-2003-cas-a-de-bambu-a
Casa de bambu.-Bambuserie Pra France.-Anduze.-Francia

 

GENEROS Y ESPECIES CULTIVADAS EN LOS JARDINES DE SEVILLA

ARUNDINARIA JAPONICA                                                                                            POACEAE

Syn. Pseudosasa japónica y Bambusa Metake                                           Origen.- China y Japón

Altura.- De 5 a 6 metros.

Diámetro de las cañas maduras.- de 25 a 35 mm.

Cañas.- Verdes, adornada con vainas persistentes provistas generalmente de una rama en cada nudo en la parte superior (algunas veces dos, raramente tres, etc…). Aunque clasificado entre las especies rastreras, este bambú se comporta con matas que se alargan lentamente.

Vainas de la caña.- Persistentes toda la vida de la caña, verde pálido en principio, adornada con pelos blancos, se secan rápidamente haciéndose más claras, los pelos toman un color marrón rojizo. Las aurículas, anchamente desarrolladas, truncadas. Lengüeta larga y estrecha.

Hojas.- De 10 a 30 cm. de longitud y 15 a 28 mm. de ancho. Haz brillante y glabro, envés glauco ligeramente rugoso. Denticulada en los bordes, nerviación mediana muy marcada, de 5 a 10 nerviaciones secundarias. Aurículas truncadas a la altura de 3-5 mm. Este bambú, muy rústico y resistente a la sequía, está muy extendido en su cultivo. También se le denomina Metake.

Sus cualidades ornamentales permiten utilizarlo en mata o en macizo, también como planta de interior. Las cañas son excelentes tutores. Resiste hasta -24º.

bambu-arundinaria-japonica
Arundinaria japonica.-Bambusa metake

PHYLLOSTACHYS AUREA                                                                                           POACEAE

Origen.- China, naturalizado en Japón

Diámetro de las cañas: 3 a 5 cm.

Cañas, verdes, amarillas en las partes soleadas, erectas, presentando en la parte inferior de algunas entrenudos muy cortos, hinchados y más o menos salientes. Los nudos no están todos en planos paralelos y pueden, algunas veces, tocarse como el Phyllostachys heterocycla. Las ramas aparecen sobre el tallo, frecuentemente muy cerca del suelo.

Vainas de la caña.- Glabras, verde rosado, tintadas de púrpura y moteadas de marrón, se secan a partir de la cima a medida que el brote aumenta. La lígula es pequeña, corta, sobre las vainas de la parte media, inexistentes sobre las de la parte inferior. Estas vainas pueden persistir a veces varios años en la base de la caña.

Hojas.- De 10-15 cm. de largo y cerca de 2 cm. de ancho, más pequeños sobre los tallos viejos que sobre los tallos jóvenes, bordeados sobre un lado de pelos cortos, así como en el otro pero parcialmente solo. Peciolo primero largo, verde casi amarillo, de 4 a 6 pares de nerviaciones secundarias.

Este bambú se le denomina “aurea” o bambú dorado ya que sus tallos se vuelven amarillos cuando envejecen, aunque éste sólo se produce en los tallos expuestos al sol, es lo mismo que ocurre en otras especies de Phyllostachys.

Es el bambú más corriente y más cultivado.

Muy ramificado y frondoso, muy utilizado como seto libre o recortado. El recorte se practica durante el verano cuando los brotes han terminado su crecimiento. También se utilizan como cortavientos. Es relativamente rastrero en las regiones meridionales. Los rizomas están poco profundos, la madera de las cañas es dura, pero quebradiza en las ramas jóvenes. Es utilizado para la fabricación de cañas de pescar, bastones de paseo, mangos de paraguas, fabricación de mobiliario y decoración.

Puede ser plantado en cualquier exposición, resiste bien la sequía y puede ser utilizado en plantación de terrazas y balcones, ya que soporta muy bien el cultivo en contendores.

Resiste hasta -24º.

bambu-phyllostachys_aureosulcata_
Bambu Phyllostachys_aureosulcata_

PHYLLOSTACHYS NIGRA                                                               Bambú caña negra                                                                Origen.- China.-Altura.- De 9-10 metros..-Diámetro de las cañas.- 3-4 cm.

Cañas verdes a partir de la caída de las vainas, marcadas por un amplio anillo blanquecino sobre los nudos. En el curso del segundo año, predomina el negro sobre el verde y es en el tercer año cuando el tallo es totalmente negro. Esto color negro barnizado es el que le da nombre. La cicatriz de la vaina es pubescente hasta el primer verano.

Vainas de la caña.- Espesas y coriáceas, de color marrón violeta, con pelos blancos esparcidos caducos, rojizos más o menos claros, particularmente densos sobre los bordes superiores. La lígula relativamente desarrollada. La lengüeta corta, coriácea y rechoncha sobre las vainas de la base, se alarga a medida que las vainas están más elevadas y llegan a 12 cm. de largo, sus bordes son denticulados. Las aurículas, cuando están bien desarrolladas, son erizadas con largos pelos rojos. Las vainas secundarias, que envuelven las ramas, están también recubiertas de pelos rojos.

Las hojas.- Limbo elíptico y glabro, de 8-10 cm. de largo y 10-12 mm. de ancho, denticuladas en los bordes, peciolo mediano, nerviación mediana poco marcada, de cuatro a seis nerviaciones secundarias, vaina fina y frágil.

Este bambú es muy atractivo en razón del color negro de sus cañas, es utilizado en jardinería y para terrazas y balcones ya que admite muy bien el cultivo en contenedor.

Resiste hasta -18º.

bambu-phyll-nigra
Bambu.-Phyllostachys nigra

BAMBUSA GLAUCESCENS “Golden Goddess”                                                           POACEAE                                                                                                                                        GRAMINAE

Origen.- China

Altura en origen.- 10-12 metros en climas cálidos

Diámetro de las cañas.- 3 cm.

Cañas.- Crecen en mata muy densa, verde al principio y amarillo cuando maduran, fistulosas. Los jóvenes brotes salen en primavera pero no se ramifican hasta el año siguiente. Las ramas son numerosas en cada nudo, generalmente a partir de la base de la caña. Los nudos son espesos y salientes. Follaje gracioso, ligero y tallos flexuosos.

Vainas de la caña.- Glabras o ligeramente pubescentes, de color verde oscuro, amarilleando cuando se secan, persistentes cuando la lengüeta se despega de la vaina y cae, generalmente lanceoladas, aurículas poco desarrolladas y pelosas.

Hojas.- Pequeñas, 2’5 a 7’5 cm. de largo, pudiendo a veces alcanzar 15 cm. y 5-7 mm. de ancho, glaucas, con 5-7 pares de nervios secundarios. Los bordes del limbo denticulados con la base redondeada. Peciolo corto. Es uno de los bambúes más rústicos.

Resiste hasta -10º.

bambusa-glaucescens-goldengoddnes
Bambusa glaucescens Golden Goddnes

PHYLLOSTACHYS FLEXUOSA 

Origen.- China, introducido en Francia en 1.864

Cañas de 6 a 10 m. Diámetro de las cañas 3-4 cm.

De color verdoso, algunas veces manchadas de marrón. Las ramas salen frecuententemente de los primeros nudos del tallo. Las cañas más endebles, que salen de las yemas menos alimentadas, crecen a menudo en zig-zag. Este no es el caso de las cañas bien desarrolladas que crecen rectas y erectas, no presentando algunas formas de zig-zag en el brote terminal.

Vainas de la caña.- En estado joven, en la extremidad del turión, la vaina es crema o verdosa, con venas y marginada de púrpura, sembrada de manchas y puntuaciones marrón. La lígula, de color de heces de vino, es ligeramente fimbriada. La vaina es glabra en su totalidad. La lengüeta estrecha y rectilínea. Las aurículas están siempre ausentes.

Hojas.- 12-15 cm. de largo y 15-20 mm. de ancho. La cara superior verde oscuro, la inferior verde mate. Peciolos de longitud mediana y relativamente finos. Limbo bordeado de pelos finos de un lado y parcialmente de otro. 6 a 8 pares de nervios secundarios.

Este bambú debe su nombre a sus ramas que son relativamente largas y a menudo flexuosas. Es muy resistente al frío y a la sequía. Se utiliza para formación de setos y macizos, o como ejemplares aislados.

Resiste hasta -22º.

Phyllostachys-flexuosa
Phyllostachys-flexuosa

 

SEMIARUNDINARIA FASTUOSA          

Origen.- Japón. Introducido en Francia en 1.982 por Latour Marliac

Altura de las cañas.- 12 a 15 m. Diámetro de las cañas.- 5-8 cm. o medidas más modestas según cuidados culturales.

Cañas.- Muy rectas, verdes al principio, coloreándose progresivamente de púrpura, sobre todo en las partes expuestas al sol. Los nudos son poco marcados y llevan sobre todo en la parte superior mucha ramificaciones cortas y fastigiadas, adornadas de numerosas ramillas. La caña no es visible la mayoría de las veces, sólo en su parte inferior, el resto está enmascarado por la abundancia de hojas reagrupadas a su alrededor.

Vainas de la caña.- Pubescentes, verde oscuro, lengüeta púrpura violeta. Son muy coriáceas, claras en el interior. Su presencia sobre la caña antes de su caída le da un carácter decorativo suplementario. En estado seco, el interior es brillante, nacarado, de violeta en la parte inferior. Sobre los nuevos brotes nacidos tardíamente, las vainas permanecen sujetas todo el año.

Hojas.- 15 a 20 cm. de largo y 20 mm. de ancho, las brotes jóvenes llevan hojas más desarrolladas que los brotes maduros. Limbo más o menos cuneiforme en la base, unido a la vaina por un largo peciolo. Vaina larga, verde claro casi amarillento. Ausencia de aurículas. Limbo claramente “tesselle”, denticulado sobre los bordes, cara superior verde brillante, la inferior más clara, algunas veces con pelos muy cortos. 6-7 nerviaciones secundarias.

Este bambú constituye una planta muy graciosa, que se puede utilizar en la composición de jardines. Los rizomas son poco rastreros.

Resiste hasta -22º.

Bambues Semiarundinaris-fastuosa
Bambues Semiarundinaris-fastuosa

SHIBATAEA KUMASA    

Origen.- Japón.

Altura.- 1’5 a 2 m.

Aunque rastrero, este bambú forma matas muy cerradas.

Cañas.- Cilíndricas, aplastadas de un lado donde se desarrollan las ramas. Los nudos son prominentes.

Vainas de la caña.- Afiladas en la cima, lengüeta fina y estrecha. Caduca.

Hojas.- 8-10 cm. de longitud y 22 a 26 mm. de ancho. Parecen por su forma cladodios de Ruscus, de donde procede el nombre de S. ruscifolia, con el que también se le conoce.

El limbo es glabro en el haz y algo pubescente en el envés. Nerviación mediana saliente sobre los primeros 3/4 de su longitud sobre su cara inferior. 5 a 7 pares de nervios secundarios.

Esta especie teme la sequía. Se hacen pequeños setos a crecimiento libre o recortados.

Resiste hasta -22º.

Bambues-Shibataea-kumasasa
Bambues-Shibataea-kumasa

PHYLLOSTACHYS VIRIDIS               

Syn. Phyllostachys mitis

Altura.- 14 a 18 m. Diámetro de las cañas.- 7 a 9 cm.

Cañas.- Verde pálido, raramente rectilíneas, presentando ligeras sinuosidades diferentes de la forma de zig-zag que se encuentran en otras especies. Los entrenudos de la base son claramente más cortos que los otros. La salida de los turiones tiene lugar a finales de primavera pero no es raro encontrarlos en otras estaciones. A la caída de las vainas, los tallos jóvenes se recubren de “pruine”, principalmente sobre los nudos donde constituyen un anillo blanco bastante persistente. Bajo este anillo, si se observa la caña con una lupa, presenta unos poros que recuerdan la piel del cerdo.

Vainas de la caña.- Crema lavadas de púrpura, ampliamente manchadas de color vinoso muy oscuro, venadas de verde y glabras. La lígula de 5 mm. y 20 mm. de ancho es verde al principio volviéndose marrón, es fimbriada, las aurículas no aparecen en muchas ocasiones o apenas esbozadas.

La lengüeta varía según la posición de las vainas, muy corta (algunos milímetros) en las de la base, son mayores a media que las vainas son insertadas más alto sobre el tronco, después disminuyen de nuevo sobre las de la cima. En todo caso, son espesas y coriáceas, verdes en el centro, y ampliamente marginadas de rosa y amarillo descolorido.

Las hojas.- 10 a 12 cm. de largo y 2 mm. de ancho, de color verde brillante por el haz y glaucas por el envés. Las nerviaciones secundarias son poco visibles. Denticuladas más de un lado que de otro.

En esta especie, los rizomas tienen un crecimiento bastante superficial, es frecuente verlas salir de la tierra entes de sumergirse de nuevo, apareciendo fuera del suelo unos cayados que se colorean de verde. Su grosor puede ser importante. Este bambú merece ser difundido y utilizado en razón de las dimensiones que puede alcanzar, su rusticidad y resistencia a la sequía.

Su madera es de buena calidad y es utilizada para fabricación de muebles.

Resiste -20º.

Phyllostachys-viridis
Phyllostachys-viridis

DENDROCALAMUS GIGANTEUS

Originaria del sudeste asiático

Un, bambú muy alto, de gran culmed de color verde grisáceo, que crece en grupos que consisten en un gran número de cañas que crecen cerca, y alcanza una altura de 30-40 m. En condiciones favorables, puede crecer hasta 40 cm por día. Se cultiva en altitudes bajas y altas, comúnmente orillas de los ríos, y en los huertos familiares.

Los tallos son de color verde grisáceo recta y con una apariencia polvorienta, convirtiéndose en verde parduzco en el secado, con una superficie lisa. Los brotes jóvenes son morado negruzco. es la longitud de los 25-40 cm, y el diámetro es de 10-35 cm. escombreras paredes son delgadas, la ramificación solamente en la parte superior. raíces aéreas se producen hasta el octavo nodo. El rizoma es robusto.

La hoja es triangular, de 7-10 cm de largo. La parte superior de la vaina es redondeada. Las aurículas son pequeñas, igual y Crespo. La superficie superior de la funda está cubierto con rígido, el oro y los pelos de color marrón.

Bambues.-Dendrocalamus-giganteus
Bambues.-Dendrocalamus-giganteus

 

 

PLANTADO EN LA CASA DEL MARQUES DE LA MOTILLA EN LA CALLE CUNA.