plagasENEMIGOS DE LOS ÁRBOLES ORNAMENTALES 

LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS SON LOS QUE SE APLICABAN EN LA EPOCA MUCHOS DE ELLOS HAN SIDO RETIRADOS DEL MERCADO.EN LA ACTUALIDAD LA LEY QUE REGULA LA APLICACION DE PRODUCTOS SANITARIOS ES EL Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitario que debe ser consultado..

He procurado especificar la importancia de los daños, medios para combatir las enfermedades y datos someros para un diagnóstico de las mismas.

Conocedores de los síntomas, podemos consultar textos especializados para determinar con exactitud sus causas.

Todo enemigo que se conoce, es menos enemigo.

Todas las enfermedades tienen en común el que para desarrollarse necesitan cierto grado de aptitud de los parásitos para atacar las plantas, y que los medios defensivos de éstas sean insuficientes para evitar el ataque.

Los producto plaguicidas químicos son tóxicos, teniendo una innata capacidad de producir daños en los organismos vivos, además de los peligros ambientales, debemos utilizarlos con moderación y sólo en casos necesarios en evitación de riesgos innecesarios.

La toxicidad viene definida por su capacidad de producir daños y efectos adversos, siendo en este sentido todos peligrosos.

El riesgo es la probabilidad de que ocurra un hecho no deseado.

La población expuesta a este riesgo es básica

La población laboral.- Trabajadores que manipulan los productos.

-Población no laboral.-  Los expuestos a través del contacto ocasiona

Población en general.-  Por ingestión a través del aire, el agua o el consumo de alimentos.

No todos los plaguicidas tienen el mismo comportamiento, por ello hay que considerar los posibles beneficios (acción contra la plaga) y los costes que supone su aplicación (ecológicos, de salud humana).

En tratamientos exteriores puede producir efectos no deseados en el medio ambiente, como en contaminaciones terrestres, al aplicar plaguicidas a través de riego, manteniendo el efecto residual en el medio o por alteración del equilibrio biológico, que se traduce en la aparición de nuevas plagas, resurgimiento de especies controladas, adquisición de resistencia a los plaguicidas, así como la destrucción de especies beneficiosas (pájaros, murciélagos, etc…) que controlan de forma natural poblaciones de insectos que pueden convertirse en plagas en un momento dado.

xylella-fastidiosa-en-italia-a xylella-fastidiosa

Xyllella fastidiosa en el olivo

La contaminación de la fauna terrestre, acuática y avifauna, contaminación atmosférica por arrastre de plaguicidas, contaminación del agua por arrastre aéreo o de forma directa, contaminación de los alimentos, daños a especies protegidas, etc… debe ser tenida en cuenta.

En la aplicación hay que evitar escorrentías, la difusión del tratamiento en forma de gases, la ingestión por animales, la contaminación de recursos, ecosistemas y la captación de aguas potables. La contaminación de las aguas pone en peligro la fauna avícola.

plagas-minador-de-hojas-en-naranjos
Minador en hojas de naranjo

ENFERMEDADES.-

Enfermedad es toda anomalía en el desarrollo normal del árbol.

En el proceso normal de la vida del árbol se producen fenómenos necróticos en su cuerpo vegetativo, caída de las hojas en otoño o ramillas que se desprenden espontáneamente de las ramas, son procesos de muerte natural que no pueden considerarse como enfermedades.

En la patología forestal se distinguen dos clases de enfermedades: abióticas y bióticas.

Abióticas:       Enfermedades producidas por falta o exceso de agua motivadas por el frío o el calor, falta o exceso de sales en el suelo, sustancias tóxicas o causas atmosféricas y mecánicas.

Bióticas:         Son las que dependen de organismos vivos: virus, bacterias, hongos y plantas parásitas.

Las causadas por insectos las estudiamos en Entomología y la restantes en la Patología.

Analizando los síntomas de las enfermedades de los vegetales, las de las raíces, por su posición son las más difíciles de observar, sobre todo los primeros síntomas. Cuando avanzan y afectan gran parte del sistema radical son fáciles de diagnosticar, por ejemplo la Armillaria mellea o Phytophtora spec.

En los troncos y ramas las grietas por insolación excesiva, o las producidas por heladas intensas, los chancros longitudinales de la corteza o los corticales de los cipreses, chancros que agrietan la corteza, los que impiden la circulación de la savia, los que producen resina, los que obstruyen los vasos conductores de la albura, los que impiden la circulación de la savia en los chopos atacados por el hongo Dothchiza populea, son las más notables.

Finalmente los síntomas de las enfermedades foliares, fenómenos de marchitez, decoloraciones pardo amarillentas, desecación de hojas, afecciones por sequía, afecciones de sustancias tóxicas, manchas pardas, defoliaciones, capas blanquecinas de aspecto polvoriento que cubren la superficie de las hojas y las negruzcas que recubren las partes externas afectadas por los hongos conocidos vulgarmente como Fumaginas o tiznes (negrilla), son fácilmente apreciables.

fumagina-o-negrilla-o fumagian-enfermedades-fumagina-y-su-control-2

Fumagina o negrilla

La falta de agua o el exceso.-

La falta de agua observada por marchitez, decoloraciones, desecaciones de las hojas o muerte parcial o total de la planta.

Su detección es compleja, ya que son varios los factores que inciden: la naturaleza del terreno, profundidad de los niveles freáticos, exceso de agua…

Los daños producidos por la sequía varían según la mayor o menor resistencia de las especies. Las plantas jóvenes al tener el sistema radical superficial son las más propensas a estos daños. Estos debilitamientos en el transcurso de la sequía predisponen a las plantas a ser atacadas por hongos patógenos o insectos. Sólo con una cuidada elección de especies, teniendo en cuenta los factores climáticos adversos si se preveen, se pueden paliar estos daños.

El exceso de agua estancada por largos períodos en el suelo, dificulta la disponibilidad de oxígeno para la respiración radicular, muriendo las raíces por asfixia o ahogadas.

Frío y calor. Afecciones.-

Los efectos de fríos intensos en zonas templadas pueden afectar los vegetales. Las temperaturas bajas hielan el agua del protoplasma celular y lo deshidratan con síntomas análogos a los de la sequía.

La intensidad de los daños depende de la edad de las plantas, de sus características específicas y de la naturaleza del suelo.

Las heladas de primavera y otoño producen daños considerables, sobre todo en los semilleros y planteles.

Falta o exceso de sales.-

El desarrollo de las plantas depende de la presencia en el suelo de cantidades relativamente importante de macronutrientes (calcio, fósforo, magnesio, nitrógeno y potasio) así como de micronutrientes en menor escala (azufre, boro, zinc, cobre, hierro, manganeso, molibdeno, etc…) elementos que de forma más o menos transformada se encuentran en las cenizas de las plantas.

La falta de estos elementos nutritivos conduce al deficiente desarrollo de los órganos de la planta; éstas adquieren portes raquíticos o enanizados característicos de plantas desarrolladas en suelos pobres, rocosos o degradados.

Cuando la planta está debilitada aparecen sobre ellas enfermedades de todo tipo.

La carencia de nutrientes debe ser diagnosticada. Los conoceremos por los efectos visuales, análisis de suelos, análisis de hojas. La utilización de plantación de plantas jóvenes para poder determinar los síntomas, pueden ser una solución.

Cada deficiencia es detectada por las carencias que muestra la planta, decoloraciones azuladas, falta de fósforo, las clorosis amarillentas por falta de hierro o manganeso, falta de crecimiento de las plantas por escasez de fertilizantes orgánicos, desecación de los bordes de las hojas, falta de potasio y así otras muchas.

Las faltas de otros microelementos como el azufre, el boro, el zinc, se manifiestan por la reducción del crecimiento de las plantas y el oscurecimiento de las hojas, la aparición de decoloraciones de tipo clorótico se le atribuye a la falta de hierro o manganeso. Todas ellas se pueden corregir, si es rentable, con la pulverización de las plantas con preparados especiales.

Los excesos de cloruro de sodio pueden ser eliminados en drenajes adecuados y riegos abundantes con agua dulce que arrastre las sales. Añadir yeso para contrarrestar el Ph y recurrir a especies resistentes a las sales: Tamarix, Ailanthus, A. cyanophylla, etc…

La utilización de sustancias desherbantes es un trabajo de especialistas y los errores ocasionados pueden tener graves consecuencias para los árboles plantados, para el medio ambiente, así como también para el aplicador. El desherbaje de las plantaciones no se debe pensar con productos totalmente permanentes, sino como un verdadero desherbaje selectivo.

La elección del herbicida se hará previo un diagnóstico preciso de la situación y teniendo en cuenta las prohibiciones existentes

plagas-herbicidas
Atentos a las prohibiciones existentes en la aplicacion de herbicidas

¿Cuáles son las malas hierbas existentes?.

*           Plantas anuales, vivaces, monocotiledóneas, dicotiledóneas, rebrotes de leñosas: espectro de acción de las sustancias desherbantes.

¿Cuáles son los objetivos buscados?

*           Suprimir las malas hierbas existentes: Herbicida de post emergencia.

*           Impedir toda aparición de malas hierbas en todo el año. Herbicida de pre-emergencia total.

¿Cuáles son los perjuicios?

*           Una jóven plantación (menor de un año). Herbicida selectivo.

*           El material disponible. Elección de la fórmula (granulado o polvo mojable).

*           El estadio de la vegetación. En función de estos diferentes criterios, la materia activa (o la asociación de diversas materias activas) adaptada será la escogida.

Algunas reglas a respetar cuando se utilizan productos herbicidas.

*           Respetar escrupulosamente las dósis prescritas.

*           Efectuar aplicaciones regulares para evitar cualquier riesgo de sobredósis.

*           Respetar las condiciones de aplicación y las épocas indicadas.

*           Seleccionar el material adaptado (tipo de tubo, en hendidura o espejo) en buen estado de funcionamiento.

*           Trabajar a baja presión para las aplicaciones líquidas (inferior a dos bars).

*           Tratar sin viento o muy flojo para evitar arrastrar los productos hacia otros vegetales.

*           Para los herbicidas de penetración foliar, no tratar más que en ausencia de lluvias y sobre una vegetación seca (en ausencia de rocío).

*           En fuertes temperaturas (superiores a 25 ºC) abstenerse de tratar.

Para el conjunto de condiciones de empleo, consultar índices fitosanitarios.

La contaminación de las aguas pone en peligro la fauna avícola.

El exceso de abonos orgánicos y fertilizantes químicos es perjudicial, deben emplearse concentraciones y dósis adecuadas, en las épocas oportunas.

Como hemos visto los condicionantes del suelo determinan muy mucho es estado de salud de los árboles, el suministro de nutrientes, el agua, el oxígeno, dependen de las propiedades físicas y químicas del suelo. Los suelos pueden ser estériles o secos, húmedos, compactos o arenosos, carentes de nutrientes, con niveles freáticos altos o bajos, etc… factores de los que dependen los árboles.

En las ciudades estos condicionantes se agravan, pavimentos, conducciones de servicios públicos, escombros, hormigón, compactaciones, impermeabilizaciones, reflexiones solares, etc… son a tener en cuenta.

La aplicación indiscriminada de herbicidas produce también importantes daños en el suelo y, en consecuencia, a las plantas, al no utilizarse con las debidas precauciones.

La utilización de sustancias desherbantes al pié de los árboles debe ser trabajo de especialistas. Los errores ocasionados pueden tener graves consecuencias.

Sustacias tóxicas de la atmósfera.-

La existencia de industrias que producen gases tóxicos, los humos producidos por los vehículos y calefacciones producen daños notables.

El gas sulfuroso debe ser tenido en cuenta

Su intensidad varía según la época del año y la distancia entre la emisión y los vegetales. La época peor es la primavera, cuando las plantas transpiran con mayor intensidad.

No todas las plantas tienen predisposición a la intoxicación de gases tóxicos, los Ailanthus, Platanus, Populus, Robinia, Ulmus, etc… entre las frondosas, entre las coníferas el Ginkgo, el Taxodium, el Taxus, etc… son los más resistentes.

Este mismo tipo de daños lo produce en las plantaciones costeras la sal transportada por los vientos marinos.

Las especies de hoja persistente gruesas son menos susceptibles a los daños que las de hoja caduca. La encina es sorprendentemente resistente, las Lagunarias, Metrosidero, Ficus vars., Cupressus macrocarpa, Cupressocyparis leylandii, Acacia vars, Garria, Myoporum, Hakea, Pitosporum, Melaleuca, etc… La protección de las especies sensibles puede conseguirse con barreras protectoras de especies resistentes que actúen como barreras o filtros que reduzcan el contenido en sales del aire. Genista monosperma, Tamarix gallica, Arundo donax, Garria elíptica, Myoporum, etc…

parque-caida-de-arbol-sobre-pergola-a2
Caida de arbol por la accion del viento

Los atmosféricos y mecánicos.-

Son los que se producen por efectos naturales: el granizo, la fuerza de la nieve, la fuerza del viento, descargas eléctricas, o los ocasionados por el hombre o animales que dejan expuestos los tejidos interiores a las acciones perjudiciales y a los ataques de hongos.

Los vientos fuertes tronchan y desgajan los troncos y las ramas de los árboles, si son fuertes los arranca de raíz o inclinan permanentemente si son vientos dominantes. Su acción mecánica es muy compleja ya que actúa sobre estructuras asimétricas, irregularmente flexibles y ancladas en suelos de características distintas. Atacan principalmente a ramas previamente podridas por la acción de hongos xilófagos. Sistemas radiculares defectuosos, hoyos poco profundos o plantas espiralizadas en contenedores, afectan principalmente su estabilidad

El granizo destruye las hojas y frutos pudiendo dañar sus cortezas cuando jóvenes y los brotes tiernos.

La nieve es otro factor que aunque escaso en nuestro clima, puede ser un enemigo por el peso que acumula sobre las copas y ramas. Las heladas, o más aún los calores fuertes, producen quemaduras en las hojas y necrosan tejidos en árboles jóvenes.

La falta de luz se manifiesta por el ahilamiento de los árboles, con deformaciones en copas y troncos, produciendo amarilleamiento de hojas y aminoración de crecimientos.

Las sequías prolongadas producen “stress” con marchitez de hojas, pudiendo llegar al desecamiento del árbol.

La acción de descargas eléctricas sobre los árboles es poco conocida, pero ocurre aunque de forma aislada y son producidas durante las tormentas.

Las heridas causadas por el hombre son principalmente las que se realizan en las podas mal ejecutadas sin tener en cuenta la cicatrización de los cortes.

En los animales, son los roedores, conejos, ratones, ciervos, etc… los que circundan por completo las partes bajas de los troncos de las plantas jóvenes. Las ratas royendo los brotes jóvenes de árboles adultos de los que se elimentan, los debilitan disminuyendo su vigor y precipitando la muerte de las ramas. Ocurre en nuestra ciudad normalmente con las Gleditsia triacanthus (Acacia negra).

ORGANISMOS PATOGENOS

Son los parásitos capaces de atacar los tejidos vivos de las plantas y producir enfermedades. Pueden ser saprofitos o parásitos que mueren al morir la planta parasitada.

La aptitud que tienen los parásitos de atacar los tejidos vivos se llama virulencia.

Cuando los parásitos intentan invadir un vegetal vivo encuentran en él una serie de medios de defensa.

Lo más frecuente es que la planta oponga a la infección una resistencia puramente pasiva, bien sea empleándo medios mecánicos o químicos.

La virulencia del parásito puede ser de tal naturaleza y potencia que le permite atacar plantas de especies muy variadas y normalmente sin embargo los parásitos atacan solamente a especies o grupos de especies.

4
Chancros en los Platanos

El proceso infeccioso varía con la naturaleza del parásito. Los parásitos que se desarrollan en las hojas y brotes verdes son muy numerosos. Producen daños que se traducen por regla general en disminuciones de la actividad funcional de las hojas y, por tanto del crecimiento. Los que atacan los frutos distorsionan la maduración y precipitan la caída prematura. Los parásitos penetran en el interior del vegetal, utilizando las heridas de las ramas, troncos y raíces. Producen la destrucción de la sustancia leñosa con repercusiones sobre la resistencia mecánica de las partes atacadas.

Los factores climáticos tienen una influencia muy marcada en la infección, desarrollo, multiplicación y proceso infeccioso de los parásitos.

virosis-enfermedades-arboles-frutales viru-o-tristeza-en-naranjos

Virus y Tristeza de los citricos

VIROSIS

Sólo pueden ser observadas con microscopios electrónicos, se transmiten por inoculación con la intervención de insectos, por injertos o al podar árboles sanos con herramientas utilizadas en árboles enfermos.

Sus síntomas son muy diversos: moteados en las hojas, decoloraciones amarillentas o blanquecinas, tumores y las “escobas de bruja”, etc…

No existen tratamientos curativos prácticos, su mejor prevención es la utilización de plantas resistentes al virus.

Las virosis autóctonas conocidas son los tumores de raíz en los Eucaliptos, los moteados en los Acer, Populus y Olmos, las “escobas de bruja” de las Robinias, la grafiósis de los Olmos, la tristeza de los agrios…

BACTERIOSIS

Enfermedades producidas por bacterias, mayores que el virus, y más pequeños que las esporas, pueden ser observadas con los mayores aumentos de los microscopios ordinarios. Las infecciones bacterianas son mucho más variadas en el hombre y en los animales que en las plantas, pero producen importantes daños cuando estas aparecen, ejemplo: el fuego bacteriano (Erwinia amylovora) en perales y melocotoneros.

Su multiplicación es puramente asexual, por división transversal de su cuerpo en dos partes equivalentes. Absorben las sustancias que les sirven de alimento a través de su pared celular.

Los tratamientos se basan en la elección de clones resistentes.

polyporus-squamosusmicosis

MICOSIS. HONGOS Y SUS CLASES.-

Son más frecuentes y variados en las plantas que en el hombre y los animales.

Los hongos no poseen raíz, ni tallo, ni hojas, sus células no se especializan, carecen de tejidos diferenciados como los vegetales superiores. Todas las células son iguales, excepto las reproductoras, carecen de clorofila, lo que les obliga a vivir de forma parásita o saprofita.

Los forman una serie de filamentos entrelazados llamados hifas, cuyo conjunto se denomina micelio.

Los hongos se propagan vegetativamente, o por medio de esporas, son arrastrados por el viento, el agua o los animales.

La mayoría de las enfermedades forestales autóctonas son micósis producidas por hongos parásitos que atacan los tejidos vivos de las plantas.

Existen diversas órdenes, formas y familias que son objeto de estudio por los micólogos.

spanish-moss-tree spanish-moss-tillantia

Spanish moss.-Tillandsia usneoides

viscum_album_apple-tree_2009_g1 viscum

Viscum album.-Muerdago

Fanerogamas parasitas

Son las plantas huésped que parasitan sobre las raíces o partes aéreas de los árboles.

Una de las más importantes en zonas húmedas es el Viscum album L., conocida como muérdago, tiene el tallo nudoso y articulado y sus hojas opuestas, sencillas, algo carnosas, enteras y coriáceas. Sus raíces absorben el huésped, el agua y los compuestos minerales, los pájaros se encargan de su propagación.

El tratamiento más utilizado es la eliminación de las ramas huésped.

La Cuscuta europea o “cabello de Venus” y la Cuscuta epithyum “barbas de capuchino”, son plantas carentes de hojas y de clorofila que parasitan en las partes aéreas de otros vegetales, se fijan mediante órganos chupadores, producen grandes cantidades de semillas que germinan en forma de delgados filamentos cuya extremidad traza amplios círculos en el aire buscando la planta huésped a la que fijarse.

Sus daños no tienen importancia, se retiran de las plantas atacadas y se destruyen quemándolas, evitando su dispersión.

Los Orobanche tampoco tienen clorofila y sus hojas reducidas a escamas. Son herbáceas de tallos gruesos y carnosos con flores en espiga terminal y fruto capsular bivalvo. Parasitan en retamas, brezos, jaras y tomillos. Sus daños son de poca consideración: por medio de órganos chupadores extrae alimentos de las raíces de la planta parasitada.

Las madreselvas y otras sarmentosas son plantas con clorofila, no parásitas, que al enrrollar sus tallos a los troncos de otros vegetales les producen daños de forma indirecta. Los daños no llegan a ser de consideración si se recurre a tiempo eliminándolos.

Sólo por citar las más conocidas.

MEDIDAS CULTURALES. PLANTAS RESISTENTES Y MEDIDAS FITOSANITARIAS.-

Es importante la elección ya desde vivero de las especies más idóneas para la plantación teniendo en cuenta sus características específicas y ecológicas.

La obtención de plantas resistentes es el mejor método a largo plazo para controlar las enfermedades, la selección de especies, variedades e híbridos resistentes es el mejor medio para combatir las agresiones. Los clones de Olmos introducidos son una demostración de variedades resistentes a la “grafiosis”.

Las medidas fitosanitarias de los distintos países deben impedir la transmisión de organismos patógenos, prohibiendo el tránsito de determinadas plantas de unos países a otros. El éxito de estas medidas depende en gran parte de la cooperación internacional para evitar la propagación de enfermedades de un país a otro.

Exijamos pasaportes sanitarios o guías fitosanitarias al recepcionar plantas como garantía sanitaria de las mismas.

MEDIDAS PROFILACTICAS Y TERAPEUTICAS. MEDIOS MECANICOS. MEDIOS QUIMICOS. MEDIOS BIOLOGICOS.-

Las medidas profilácticas y terapéuticas para prevenir y curar enfermedades se agrupan según los medios que se empleen, ya sean mecánicos, químicos o biológicos.

Los medios mecánicos consisten en impedir la extensión del parásito destruyendo sus fructificaciones externas, los residuos de la vegetación del año y las partes enfermas. Cuando todo el árbol esté atacado, es necesario destruirlo. Su destrucción debe hacerse lo más pronto posible. Las hojas muertas o caídas al suelo, residuos de la vegetación del año, deben quemarse.

Cuando se trate de una enfermedad del sistema radical, habrá que extraer el tocón, una vez cortado el árbol, procurando sacarlo lo mejor posible del suelo para destruir la totalidad de las raíces por quema o enterramiento “in situ” del material infectado. Numerosos parásitos acaban su ciclo evolutivo en estado saprofito sobre los tejidos muertos de sus huéspedes y producen en ellos cuerpos de fructificación, susceptibles de reproducir las enfermedades durante el siguiente periodo vegetativo.

La poda de ramas enfermas es muy recomendada por su eficacia. Es conveniente desinfectar las herramientas. Las podas son sin embargo la causa de muchas micosis, transmitidas por las herramientas que se utilizan.

Las herramientas de poda se desinfectan sumergiéndolas un instante en un recipiente que contenga alcohol de 90º o alguna solución acuosa concentrada de los sulfatos metálicos de cobre o de hierro.

El caldo bordelés puede utilizarse como preventivo en concentraciones de 1% al 2% en pulverizaciones o soluciones acuosas cauterizando las heridas. Los tratamientos curativos son muy escasos.

Los remedios químicos, funguicidas sistémicos y antibióticos pueden ser utilizados aunque no han dado resultados positivos en muchos casos.

Los tratamientos curativos son muy escasos en Patología Forestal.

Los medios biológicos de lucha contra las enfermedades se basan en los enemigos naturales de los parásitos.

ENFERMEDADES EN LOS VIVEROS.-

Algunas de las principales enfermedades que se detectan en los cultivos: Fusarium spp. y Alternaria spp.

Los hongos de suelo, no especializados sobre un vegetal determinado que atacan a las plantas recién germinadas y producen una enfermedad muy común en las plantas de los viveros es conocida como el “damping-off” o alternariósis.

Viven en el suelo como saprófitos a expensas de la sustancia orgánica. Al nacer las plantas adquieren virulencia, sus micelios se extienden por los tejidos tiernos de las plantas afectadas destruyéndolas. Cuando ya no existen plantas vivas, los hongos causales de esta enfermedad recobran su carácter saprofito.

Cuando las plantas crecen muy juntas favorecen el desarrollo de la enfermedad que se transmite por medio de las herramientas y sobre todo al repicar plantas procedentes de viveros infectados.

En muchos viveros los daños producidos por el “damping-off” han sido importantes. Estos daños pueden ser la consecuencia de dos tipos de infección: una infección pre-emergente, en el primer momento del desarrollo de la planta. La infección reduce considerablemente el nacimiento de las semillas y una infección post-emergente, cuando el parásito ataca a las plantas ya salidas de la superficie del suelo, el cuello de la raíz se marchita, estrangula y oscurece, la planta se dobla y se muere.

Para su control conviene prescindir de los abonos orgánicos, rotar los semilleros, cubrir las semillas con tierras extraídas de capas profundas o arenosas. Desinfectar los suelos. Sulfato ferroso, sulfato de aluminio, ácido sulfúrico, ácido acético, formol, etc…

LA ESTRUCTURA DEL SUELO.-

La estructura del suelo, su contenido en oxígeno, las aportaciones de agua son elementos esenciales para el desarrollo del árbol.

Las alteraciones del suelo que sufren los árboles urbanos, generalmente relacionadas con la compactación e impermeabilización deben ser consideradas a la hora de la planificación de los espacios verdes urbanos.

pavimentos-de-jardines-a-lop
Compactacion de suelos

No siempre podemos actuar correctamente cuando notemos deficiencias en oxígeno, un labrado superficial del terreno, la instalación de sistemas de aireación y drenaje o el labrado del suelo con la aplicación de aire a presión por métodos neumáticos, no siempre es posible.

En la actualidad existen casas especializadas que con maquinaria adecuada realizan trabajos de aireación y esponjamiento del suelo con inyecciones de aire a alta presión en el suelo, que podemos complementar con aireadores fijos, verticalmente colocados en perforaciones realizadas en la base de la copa del árbol.

En suelos pobres tenemos necesidad de incorporar abonos para un mejor desarrollo de los árboles.

El éxito depende de que sepamos elegir el abono y dosificarlo bien. Podemos realizar un análisis del suelo, que nos determine las carencias. Un sobreabonado de uno o más componentes nutritivos puede bloquear otros elementos.

En árboles urbanos debemos tener en cuenta la importancia que supone un reparto homogéneo de los nutrientes en todo el sistema radicular. Podemos utilizar abonos orgánicos-sólidos, orgánicos-líquidos, minerales sólidos, minerales líquidos, etc…

Es importante la profundidad de la aplicación, así como la aplicación de abonos de liberalización lenta.

No deben ser desechados los sistemas de abonado por inyecciones, abonado con el agua de riego o los abonos foliares, al existir poca superficie útil para poder aplicarlos.

En árboles urbanos, cuando la estructura del suelo ha sido modificado en algunas ocasiones nos podemos ver obligados a intercambiar el suelo, por contaminaciones superficiales del mismo, lo realizamos de forma superficial retirando la capa superior hasta las raíces superficiales, generalmente unos 30-40 cm. y aportando un nuevo sustrato. En otras ocasiones será un lavado de suelo para eliminar materias que dañan al árbol, repetidos y copiosos riegos con lanzas de lavado pueden dar resultados positivos.

Una práctica cada vez más utilizada y fundamental para el desarrollo de las microrrizas es el mulching o el recubrimiento de la superficie al pie de los árboles para evitar su compactación y mantenerla húmeda y aireada.

Podemos utilizar cortezas, virutas, restos de pajas u hojas, su normal descomposición enriquece el suelo de nutrientes y reduce la evaporación manteniendo la humedad del suelo y favoreciendo el sistema radicular.

Otra posibilidad es el cubrimiento de la zona radicular con plantas tapizantes o vivaces, sus cuidados culturales favorecen a las raíces

DAÑOS POR DESMONTES Y TERRAPLENADOS.-

Cualquier variación del nivel del suelo puede tener efectos negativos sobre el sistema radicular de los árboles existentes. Algunos árboles resisten mejor que otros la falta de aireación de las raíces y a la perturbación de la vida bacteriana del suelo. Las humedades a la altura del tronco pueden producir podredumbres.

Existen diversos sistemas para realizar desmontes o rellenos de el suelo sin alterar o alterando el mínimo los sistemas radiculares. La aplicación de uno u otro será en función del estado del terreno y clase de árbol plantado.

PROTECCION DE ARBOLES EN ZONAS DE OBRAS.-

Es triste comprobar la poca o nula sensibilidad de los directores facultativos y encargados de obras hacia los árboles existentes en los solares a urbanizar o construir y en sus proximidades.

Debemos de considerar las distintas protecciones que deben de tenerse en cuenta a la hora de iniciar las obras con entrada de maquinaria pesada y auxiliar en una zona donde existe vegetación a respetar.

Defensa de las partes aéreas, golpes, quemaduras, desgajes, …

Defensa de la zona radicular, compactaciones, rellenos, desmontes, instalación de tuberías, construcciones, bajada de niveles freáticos…

Para cada caso existen técnicas adecuadas para proteger los árboles, ya sea vallando todo el sistema radicular o protegiendo los troncos con tablas, alambres, neumáticos…

TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS.-

Cultivemos árboles sanos y bien cuidados, estarán menos expuestos a enfermedades, sin embargo los árboles sanos sufren la virulencia de ataque de hongos, virus, bacterias, insectos… y otros parásitos.

Debemos preveer muchas enfermedades que cuando aparecen ya no tienen remedio y han dañado la belleza del vegetal. Cuando los ataques no pongan en peligro inmediato al árbol, apliquemos medidas ecológicas, lucha biológica o lucha física.

Cuando los umbrales del ataque de la enfermedad o plaga sean importantes, aplicar productos químicos para la lucha fitosanitaria equilibrados y específicos para dañar lo menos posible a otros insectos útiles.

Las aplicaciones de inyecciones a los árboles por medio de pequeñas perforaciones que introducen el producto por presión directa en el flujo de la savia, todavía no está lo suficientemente investigado:

-Es difícil determinar la dosificación y concentración correcta.

-Los agujeros o heridas imprescindibles son fuente de infecciones.

No son claros los beneficios y sí los perjuicios.

DAÑOS EN LAS RAICES.-

Los daños en raíces pueden ser difícilmente diagnosticables.

En muchas ocasiones el deterioro de las raíces está relacionado con anomalías en el suelo de tipo químico. Con un suelo bien cuidado evitaremos muchos daños. Cuando sea la copa lo que nos manifieste que las raíces están dañadas posiblemente lleguemos tarde a un tratamiento eficaz.

En las obras del viario o construcciones, en muchas ocasiones es inevitable el corte de raíces, para ello las descubriremos manualmente y efectuaremos cortes lisos con herramientas afiladas, sellando éstos con cicatrizantes funguicidas para evitar pudriciones. No debe actuarse con máquinas excavadoras que producen desgajes y movimientos en todo el sistema radicular. Las raíces no deben desecarse, se deberán cubrir lo antes posible para evitar daños mayores.

Hay que considerar al intervenir en raíces importantes, que generalmente éstas no se regeneran y pueden producir un grave problema en la estática de los árboles.

Las raíces deben ser protegidas del viento y las heladas y el sol que las deseca por lo que será necesario recubrirlas con tierra o tejidos de embalar, pajas, lonas, etc… procurando mantenerlas húmedas.

raices-pinus-pinea-parque-del-alamillo-747
Daños en las raices.-Eespiralizacion

Cuando se trata de raíces aisladas pueden vendarse con yute o embardurnarlas con arcillas con el mismo sistema tradicional que se utiliza en los “garrotes” de olivo.

Cuidaremos de evitar una excesiva compactación del suelo que afecte la zona radicular, repartiendo las presiones que puedan ejercer el tránsito de vehículos. Recubrimientos de (grava o gravilla) chapas de hierro, traviesas de madera, etc… aisladas técnicamente con zahorras o traviesas pueden evitar cualquier compactación.

Si queremos evitar que la propagación de las raíces invadan zonas construídas podemos instalar barreras con láminas imputrefascibles existentes en el mercado que evitan o repulsan a las raíces o utilizar tratamientos antiraíces.

LAS AYUDAS ESTATICAS A LOS ARBOLES.-

Las ayudas estáticas son soluciones técnicas para mejorar la estabilidad del árbol.

La técnica o la estática, tal como se entienden estos conceptos y su aplicación nos recuerdan inmediatamente al calculista de estática. El cálculo estático en relación a los árboles vivos está en desventaja, con variaciones fuertes y frecuentes. A las dificultades que surgen a la hora de determinar valores en árboles vivos hay que añadir los siguientes: los datos existentes sobre rotura, elasticidad de la madera, cargas y pesos se refieren a madera industrial, sin savia, sin nudos. La flexibilidad de las ramas depende mucho de la presión de la savia, de las células vivas. No en valde, ni por casualidad se rompen ramas tremendas al mediodía con fuerte calor en verano sin la acción del viento (Gleditsia triacanthus- Acacia negra) en la hora de mayor fase de evaporación, o sea la hora en que la presión de la savia está en su punto más bajo.

La dificultad de poder determinar la oposición al viento de una copa, con hojas grandes o chicas, húmedas o secas, ligeras o pesadas, lisas o ásperas, es difícil.

En la actualidad existen varios instrumentos indispensables para el estudio y determinación del estado interno y mecánico de los árboles.

Sus defectos internos y pudriciones, fisuras y cavidades pueden ser fácilmente detectados con martillos electrónicos y el endoscopio.

Las resistencias de las maderas mediante perforaciones, el resistógrafo o la medición de los momentos de flexión y los ángulos de fractura de los árboles a través del fractómetro.

Siendo utilizados todos estos sistemas por especialistas en arboricultura moderna, aunque el riesgo 0 no existe.

Existen trabajos importantes en la estática de los árboles en Alemania, se investiga y calculan las fuerzas de flexión, empuje y torsión, en un tiempo prudencial puede haber cambios importantes.

La experiencia y la práctica, con una observación contínua del comportamiento de los árboles ante la acción de los fenómenos atmosféricos, la fuerza del viento, de la lluvia, de la nieve si existe, etc… nos da a conocer la elasticidad de las maderas, los troncos y las ramas, nos indica cuales son los puntos más débiles, las zonas más delicadas. Cada rama de forma individual tiene su comportamiento y se acolcha a la fuerza del viento según su posición en la copa del árbol y la aminora por rozamiento de fibras.

Si queremos vivir con los árboles debemos aceptar sus riesgos.

Las ayudas estáticas sólo se colocarán cuando se consideren imprescindibles, ya que en muchas ocasiones influyen de forma negativa en la elasticidad natural del árbol.

Evitaremos el peligro de infección por las heridas que necesariamente tendremos que practicar y el cambio en la estructura del árbol.

La estabilidad del árbol se inicia en vivero con podas adecuadas y después en su plantación en la vía pública.

Al plantarlo deberá colocársele un buen tutor, protegiéndolo de torsiones y vuelcos, debemos evitar los rozamientos en el tronco o los estrangulamientos por ataduras estrechas. Los ligamientos a los árboles deben ser controlados periódicamente.

Pueden colocarse tutores con estacas inclinadas simples, contra el viento dominante, en forma de trípode, estacas simples o dobles, caballetes de cuatro estacas, etc… lo importante es proteger su estabilidad en el momento que su estructura está en desarrollo.

A medida que vayan creciendo, las podas estructurales de formación, con selección de las ramas primarias que van a formar la copa del árbol, según la forma elegida, son necesarias, fundamentales para no tener que actuar posteriormente. Cuidaremos que el lugar de plantación definitivo sea el adecuado para el buen desarrollo del árbol sin necesidad de tener que aplicarle podas frecuentes.

Cuando se trate de árboles viejos y para asegurarles contra roturas o abatimientos a la vía pública podemos utilizar el sistema de cableado con cables de acero colocados correctamente con anclajes y tensores evitando el peligro latente y la posible dirección de la caída, pero sólo en casos excepcionales, no como norma.

Cuando nos encontremos con árboles que hayan desplazado su centro de gravedad de la vertical, existe mayor peligro de caída o rotura.

En la mayoría de los casos, por razones técnicas de seguridad, los árboles se talan y desaparecen, sin embargo pueden ser enderezados sin gran riesgo, cuando existe suficiente espacio en el lado de tensión para excavar y socavar, así como para asegurar provisionalmente la estática del árbol aplicando las técnicas adecuadas en cada caso.

En algunas ocasiones nos encontramos con heridas importantes y podredumbres en el tronco o ramas importantes del árbol que reducen sensiblemente la resistencia a la rotura, son troncos estáticamente debilitados.

La disminución de resistencia en la zona debilitada debe ser valorada porcentualmente con relación a la superficie dañada con la superficie total de la sección a la altura del árbol. Un tronco o rama hueco con paredes sanas es relativamente estable. Es igual a una tubería, la estabilidad empieza a disminuir considerablemente cuando existen aberturas.

La colocación de barras enroscadas de acero es una práctica habitual para fortalecer la estática del árbol.

Además del aclareo y los terciados de copas de árboles que ofrecen peligro para aminorar su resistencia a los vientos y eliminar el peso, la colocación de anclajes ha dado muy buenos resultados para su aseguramiento estático, sin embargo hay que considerar que toda colocación depara riesgos de infección, los árboles a los que se les apliquen estas técnicas tienen que ser repasados frecuentemente para retensar y controlar los tensores, las tuercas, los cables, etc… y cuidar de que puedan aflojarse por las dilataciones de la madera.

Las técnicas de anclaje de copas son muy depuradas por lo que será conveniente dirigirse a arboricultores especialistas en caso de aplicarse.

En árboles de alto valor histórico se utilizan otros sistemas extraordinarios, verdaderas estructuras artificiales para sostener todo el árbol con las medidas estáticas necesarias a fin de evitar dañar el valor estético al árbol.

En pocas ocasiones nos preocupamos del sistema radicular. El cuidado del árbol urbano debe ocuparse fundamentalmente de este aspecto. Las pequeñas zonas de proyección del árbol abiertas deben quedar exentas. No es fácil en la vía pública. Al igual que anteriormente recomendamos plantaciones con tapizantes o “mulching”, tampoco es fácil, deberemos acudir a los cubre-alcorques metálicos, de fundición o prefabricados de hormigón, a la ampliación de la superficie de los alcorques, al solado con pavimentos permeables o blandos, a la utilización de estribos metálicos, defensas, bolardos o piezas de hormigón, evitando la colocación de bordillos en alto que impidan que penetre el agua de lluvia o la que indirectamente reciben de los baldeos de las calles, las losas tramadas de hormigón o ranuradas, rejillas, parrillas, etc… serán buenas piezas para evitar la compactación de las zonas radiculares.

poda-sycamores-pollarded-w-peopl
Poda de platanos en Paris

LA CONDUCCION DE LAS CORONAS EN LOS ARBOLES URBANOS.-

Por diversas razones, los árboles no deben ser tratados de la misma manera en las ciudades que en los bosques o en el campo. En particular la conducción y formación de los árboles a lo largo de las calzadas trae importantes problemas. Precisemos qué entendemos por “árboles urbanos”, los árboles de tronco derecho creciendo a lo largo de las calles y sobre las plazas, pues los árboles de parques y otros espacios verdes responden a otros criterios. La conducción de coronas no implica solamente las medidas dentro y alrededor de la corona; hay que tener en cuenta una serie de exigencias importantes.

La formación de corona debe empezar con los árboles jóvenes en vivero; hace falta en efecto proceder a una primera selección desde este estadio precoz. (En el capítulo sobre la poda de los árboles ornamentales, se fijan los criterios básicos de estas actuaciones).

La mayor parte de las condiciones favorables para un desarrollo correcto de la corona deben estar satisfechas desde el estadio de la planificación, de la llamada de la oferta y los trabajos de construcción y plantación. Estos condicionantes nos llevan a las conclusiones siguientes:

-La selección de especies.

-Las exigencias de calidad.

-La tolerancia al medio urbano.

-El suministro y el transporte.

-La plantación.

Es deseable frecuentemente proteger la zona radicular con hitos o bolardos, armaduras o estructuras tubulares, una buena manera de evitar la compactación del suelo es preservar la capa arable y dejar una cubierta vegetal, es una práctica natural- la más segura desde el punto de vista de la plantación y del mantenimiento- y la menos cara para cumplir esta condición.

Cuando la zona radicular no puede ser protegida por una cobertura vegetal entre los árboles, hace falta evitar la compactación por otros medios.

ENFERMEDADES Y PLAGAS MAS IMPORTANTES EN LOS ARBOLES  PLANTADOS EN LA CIUDAD

LA PODREDUMBRE DE LOS ARBOLES ORNAMENTALES.-

                                                                                                                              Armillaria mellea

La podredumbre es una enfermedad que se encuentra en un gran número de plantas como: el roble, la haya, la morera, el carpe, el pino, el cedro, el naranjo, etc…

En un hongo virulento que causa la muerte de los vegetales en uno o dos años.

armillaria-monnaber1 armillaria armillaria-image001 armillaria-images

Armillaria mellea

SINTOMATOLOGÍA.-

La afección se manifiesta sobre las partes subterráneas y sobre las partes aéreas. En la parte subterránea las raíces adquieren un color marrón y mueren. Cuando se levanta la corteza, se observan unas placas blancas dispuestas en forma de palma (el micelio del hongo) y cordoncillos negros (rizomorfos) del tamaño de un lazo.

En la parte aérea las hojas caen prematuramente y presenta unos brotes raquíticos. Las ramas mueren y el árbol decae. En la base de los árboles enfermos aparecen hongos de color miel.

BIOLOGIA.-

El hongo (Armillaria mellea) puede vivir saprofitamente sobre los residuos vegetales, humus; se conserva dentro del suelo bajo forma de micelio (rizomorfo) o de órganos de resistencia (esclerotes). Penetra en las raíces de las plantas atacadas gracias a mordeduras de insectos u otras heridas. La contaminación se efectúa por los filamentos (rizomorfos) emitidos por los sujetos enfermos y que encuentran en su trayecto árboles sanos.

La afección se propaga por manchas que se extienden progresivamente

DEFENSA.-

  1. A) Medios culturales

Arrancar los árboles atacados, destruirlos quemándolos, extraer del suelo todos los restos de raíces.

–          Plantar en terrenos sanos.

–          Detener el desarrollo de la enfermedad, abriendo una zanja de 40-50 cm. de profundidad alrededor del árbol al fin del sistema radicular teniendo cuidado de volver a echar la tierra en el interior del círculo trazado.

  1. B) Lucha química

A pesar de la acción de algunos funguicidas (carboxina, cloropicrina) la lucha no es posible con éxito.

No existen tratamientos curativos prácticos y económicos para tratar esta enfermedad.

Debemos acudir a tratamientos preventivos, tal como se ha indicado, eliminando los árboles atacados aislando las raíces de los árboles sanos a través de zanjas y rellenarlas con cal viva. Extraer los tocones y raíces de los árboles muertos a causa de la enfermedad, quemarlos y destruirlos, regarlos con una solución acuosa a base de cloruro de zinc al 5%. No plantar nuevos árboles hasta que se hayan aireado y soleado los hoyos, por lo menos en un periodo de tres a cuatro meses.

EL CHANCRO COLORADO DEL PLATANO.-

                                                                                                      Ceratocystis fimbriata f. platani

Esta enfermedad ha sido descubierta en 1.929 sobre la costa Oeste de los Estados Unidos, destruyendo el 80% de las plantaciones. Al final de la II Guerra Mundial ha estado introducida en Francia-Marsella (2.000 árboles han muerto en estos últimos años). Este parásito representa un grave peligro para una especie ya debilitada por otras plagas (el tigre, oidium, antracnosis…). Su desaparición o enrarecimiento de la decoración urbana, a la que le da un toque muy provenzal, se resentirían profundamente por la población cuyo afecto a este árbol esta intimamente ligada a una razón de vivir, aún no detectado en nuestra región, los describimos por su importancia en el género Platanus.

ceratocystis-fimbriata-f-plataniplatani-fosso-27-di-27 ceratocystis-fimbriata-f-platanicancro-del-platano-3_im1742

Ceratocystis fimbriata f. platani.-Chancro rojo del platano

SINTOMATOLOGÍA.-

Los síntomas se observan principalmente sobre el tronco y las ramas grandes. Se observa una lesión de color azulado a la que se mezcla el color anaranjado. Su progresión es rápida, 10-100 cm. por mes. En el centro, la corteza adquiere un color marrón claro, después se agrieta, tomando la forma de un puzzle de piezas poligonales.

En la periferia, pero sobretodo en la parte superior de estas primeras manifestaciones, venas azuladas o marrón-negras, asociadas a las de color anaranjado, se desarrollan y dan un síntoma muy característico; es el chancro colorado típico (“Cankerstrain” de los americanos).

Las hojas amarillean y se observa una reducción del crecimiento del limbo. El árbol entero se seca. La afección, aún en árboles adultos y vigorosos progresa rápidamente, el debilitamiento total se produce en unos 3 a 6 años.

BIOLOGIA.-

El hongo (Ceratocystis fimbriata F. platani) se conserva en varios sitios: en el suelo, en las plantas enfermas, en las maderas cortadas bajo forma de esporas, etc… Penetra por las heridas de todo orden frecuentemente observadas en los árboles urbanos (podas, golpes de vehículos, clavos…). Una vez instalado coloniza en superficie y sobretodo en profundidad los tejidos ganando el corazón de la planta. La diseminación es asegurada en primer lugar por las herramientas utilizadas en la poda y por el serrín contaminado con el hongo, el viento y el contacto de raíces enfermas con plantas sanas.

DEFENSA.-

Principalmente es cultural:

-Arrancar los árboles muertos y los sujetos emplazados en su vecindad inmediata. Destruir totalmente por fuego al igual que el serrín. Después desinfectar el plan de trabajo con una solución de hidroxiquinoleina.

-Cortar los árboles únicamente en invierno, destruir el serrín. Pulverizar con una solución desinfectante la zona de trabajo.

-Desinfectar, después de un lavado al agua, el material utilizado, las herramientas de poda, con alcohol de quemar antes y después de los trabajos.

-Mantener los árboles en las mejores condiciones de desarrollo; protegerlos de agresiones diversas.

ENFERMEDAD DEL CIPRES.-

                                                                       Seiridium cardinale (Wagener) Sutton & Gibson.

                                                                                                     Syn. Coryneum cardinale Wag.                

SINTOMATOLOGIA Y BIOLOGIA

Es el agente patógeno del chancro más destructivo del ciprés. Ataca los troncos jóvenes, ramas y estróbilos inmaduros. Los primeros síntomas de la infección de este hongo son particularmente llamativos en primavera y otoño. Se inician con pequeñas emisiones (algunas gotas) de resina que se desliza por ramas y tronco. Si las necrósis de los tejidos alcanzan la circunferencia completa de la rama o el tallo, las ramas o parte de ellas se desecan. Aparecida ya en nuestra comunidad.

seridium-cipressi1 seridium-cardinale-cancro-cipresso-branca2 seridium-cardinale-cipressi

Seiridium cardinale.-Hongo de los cipreses

Su propagación puede tener lugar al cortar ramas sanas con herramientas utilizadas en podar ramas enfermas y, mediante esporas que son transportadas por el viento, los pájaros y los insectos que penetran en los cipreses a través de las heridas

La virulencia de la enfermedad está influenciada por la edad, el vigor vegetativo, localidad, condiciones climáticas y posición relativa de los primeros focos infecciosos. La intensidad de los daños va correlacionada con lo anterior.

La sequedad impide el desarrollo del hongo, mientras que una buena humedad atmosférica (por encima del 80%) la favorece.

DEFENSA.-

Las medidas de control de la enfermedad pueden ser:

Sanitarias.- Cortar y eliminar los individuos enfermos.

Trat. funguicidas.- Benomilo y Carbendarim son efectivos para el control.

Empleo de plantas resistentes.- Variedades o clones resistentes es una de las metas más importantes de la genética, así como una buena selección de especies.

La plaga ha aparecido en el Cementerio de San Fernando y en los jardines de los Reales Alcázares.

El Cupressus arizónica se afecta con mayor facilidad.

EL GRAN TALADRADOR DE LOS CHOPOS, SAUCES, ETC…

                                                                                                                        Saperda carcharias.

SINTOMATOLOGIA.-

Este insecto de la familia de la Cerambicidas es uno de los más importantes devastadores de los chopos, más en nuestra climatología donde la falta de humedad y los importantes calores situan estas especies en los umbrales de su aclimatación.

El adulto es, de forma general, alargado, de 25 mm. de longitud media y de color amarillo oscuro. Las antenas son casi tan largas como el cuerpo.

Su larva es de color blanco-amarillento, mide 30 mm. de longitud. La cabeza es marrón-negruzca. Las piezas bucales son fuertemente afiladas y están afiladas por músculos potentes.

BIOLOGIA Y DAÑOS.-

Este coleóptero (Saperda carcharias) inverna bajo forma de larva. Los adultos aparecen desde fines de junio y su actividad dura hasta el mes de noviembre. Las hembras ponen sus huevos en los pliegues de las cortezas y preferentemente en la base del tronco, raramente en las ramas. Las jóvenes larvas penetran en la corteza y excavan galerías que se reconocen exteriormente por un hinchamiento de los tejidos. Las larvas atacan la madera perforando galerías sinuosas. En este estadio, se observa sobre los chopos montones de serrín rojizo al nivel del orificio de entrada, asociado a veces a un abundante derramamiento de savia. Estos restos se acumulan al pié de los árboles. Al final de su crecimiento (dos años) la larva se ninfora en un compartimento realizado con la ayuda de virutas de madera triturada.

Los daños son siempre importantes: jóvenes árboles que se rompen fácilmente bajo los efectos del viento, ralentizan el crecimiento e inutilizan la madera para la industria.

METODOS CULTURALES:

-Destruir, después de la corta los troncos suceptibles de albergar las larvas.

-Cortar los árboles muy atacados o que se rompen, destruirlos por el fuego.

LUCHA QUÍMICA:

-Pulverizar en verano (Julio) con insecticidas de fuerte acción, de contacto e ingestión (LINDANE).

-Introducir en los orificios de las galerías Carburo de calcio o Tetracloruro de carbono; emplastecer con mastic. cuando se trate de árboles solitarios.

-En arboricultura ornamental la lucha es muy difícil.

EL MAL BLANCO DEL PLATANO

                                                                         Agente patógeno.- Microsphaera platani Howe.

SINTOMATOLOGIA.-

El mal blanco u oidio del plátano es una enfermedad recientemente aparecida en nuestra ciudad que ataca con intensidad al Platanus orientalis, al Platanus occidentalis y al Platanus acerifolia (Platanus x hispanica).

microsphaeraapici-platano-oidio2 microsphaera3 microsphaeraplatanus-erysiphe-platani3-gi

Microsphaera platani.-Oidium del platano

La enfermedad es relevante sobre todos los órganos verdes de la planta, bajo la forma de una pulverulencia superficial de color blanco-grisáceo. Aparece abundantemente sobre las hojas jóvenes. Las hojas atacadas se necrosan y no pueden desarrollarse con la consiguiente alteración del limbo foliar.

BIOLOGIA Y EPIDEMOLOGIA.-

Responsable del mal blanco del Plátano es la Microsphaera platani que se desarrolla bajo la forma conídica del Oidium.

La conservación invernal y la difusión de la enfermedad son las normales en este tipo de hongo. Encuentran sus condiciones óptimas durante el periodo de clima cálido y húmedo.

El hongo absorbe la sustancia nutritiva necesaria para su desarrollo parasitando sobre las hojas.

DEFENSA.-

Sobre plantas adultas, las intervenciones específicas de lucha por el limitado daño de esta afección no son aconsejables.

La aplicación preventiva puede ser realizada con eficaces y persistentes funguicidas orgánicos de síntesis con tratamientos repetitivos y costosos.

DAÑOS.-

Precipita la caída de la hoja cubierta de una capa de polvo ceniciento, arrugándose previamente, lo que ofrece un mal aspecto ornamental, independientemente de la debilitación del vegetal. Las hojas caen prematuramente de los árboles en días de fuertes calores.

ANTRACNOSIS DEL PLATANO

                                                                                                                  Gnomonia platani Kleb.   

                                                                                                            Glocosporium platani. Oud.

SINTOMATOLOGIA.-

Ls primeros síntomas pueden aparecer al final de la época vegetativa con la muerte de las yemas.

En la brotación de las ramas nuevas aparecen los característicos desecamientos de las hojas, localizados inicialmente en las nervaduras y expandiéndose después a toda la hoja.

gnomonia-veneta gnomonia-verde-gnomonia

Gnomonia platani.-Antracnosis del platano

Los árboles gravemente atacados por la antracnosis presentan un irregular desarrollo de la copa y un general decaimiento que puede producirles la muerte.

BIOLOGIA Y EPIDEMIOLOGIA.-

Las infecciones primarias son provocadas por la Gnomonia platani desarrollada sobre las hojas caídas en el suelo. La enfermedad aparece en primavera, las hojas y brotes recién salidos de las yemas adquieren una decoloración parda y mueren. En las hojas desarrolladas aparecen a lo largo de las nerviaciones. Los cuerpos de fructificación pequeños y de color crema, aparecen en tiempo húmedo en el envés de las hojas.

La intensidad de la enfermedad depende de la susceptibilidad de la planta huésped y de su estado fisiológico.

DEFENSA.-

El tratamiento más eficaz consiste en eliminar las ramas afectadas y quemarlas. Pulverizaciones preventivas con caldo bordelés al 1% en el inicio de las estaciones o con derivados del Tiabendazol, funguicida sistémico de contacto de acción preventiva y curativa son eficaces.

GRAFIOSIS DEL OLMO

                                                         Agente patógeno.- Ceratocystis ulmi (Buism) C. Moreau

                                                                                                                Graphium ulmi Schware.

SINTOMATOLOGIA.-

La manifestación de la grafiósis sobre los olmos se evidencia por el desecamiento de una parte más o menos importante de la copa del árbol. La evolución de la enfermedad puede tener un proceso lento, con una progresiva defoliación de la planta atacada.

Una característica importante es la desecación de las ramas terminales.

El aspecto más típico de esta enfermedad se encuentra al seccionar un tronco o rama y al aparecer zonas marrones en la corteza.

Fué descrito por primera vez como Graphium ulmi. Esta produciendo importantes daños en el género ulmus en nuestra comunidad, al igual que lo hizo anteriormente en Europa.

olmos-atacados-por-grafiosis
Olmos atacados por grafiosis

olmos-atacados-por-grafiosis-1

BIOLOGIA Y EPIDEMIOLOGIA.-

El agente responsable de la “grafiósis del olmo” es un hongo semiparásito que se desarrolla en los vasos conductores de la madera. Los olmos afectados por la enfermedad se difunden rápidamente a lo largo de los vasos con los movimientos de la savia. Su micelio, en forma saprófita atraviesa fácilmente la madera de los olmos muertos, siendo difícil que en forma parásita atraviese radialmente la madera de los olmos vivos.

El mayor agente de la propagación de la enfermedad lo constituyen dos escolítidos del olmo (Scolytus scolytus Fabr. y Scolytus multistriatus March). Sus biologías y las del hongo, favorecidas una con la otra, se adaptan admirablemente para propagar por contacto las esporas del hongo.

Generalmente los árboles más afectados son los que han sido debilitados previamente con la defoliación producida por la Galerucella luteola Müll.

DEFENSA.-

La lucha se basa esencialmente en medidas profilácticas, destruir las partes atacadas, tratamientos culturales de mejora, etc…

Utilizar en las plantaciones clones resistentes.

No existen tratamientos curativos eficaces sobre la enfermedad, lo más práctico consiste en evitar las defoliaciones de los olmos producidas por la “galeruca” que los predisponen a contraer la enfermedad, en evitar su difusión a otros árboles sanos a través de los escolitidos del olmo, y lo más importante, utilizar olmos inmunes a estas micosis. Evitar la trasmisión con herramientas de poda.

Los olmos que hasta la fecha han demostrado más resistencia a la grafiósis han sido el Ulmus pumila L., y su variedad U. pumila var. arbórea, y el Ulmus parviflora Jacq., así como el últimamente introducido Ulmus resista Hort y el Ulmus “saporo Gold”.

El tratamiento aconsejado contra los escolítidos del olmo, fue durante muchos años la pulverización de los troncos y ramas con disoluciones en gasoil de D.D.T. al 5%, más H.C.H. al 10%. La época más indicada la del vuelo. El efecto del tratamiento es tan rápido que a los pocos minutos de aplicado los insectos salen de las galerías y mueren inmediatamente.

El D.D.T. fué prohibido en nuestro país por Orden Ministerial el 4 de diciembre de 1.975, debido a su carácter residual. Esta fórmula es anterior a esta fecha, hoy en día existen productos sustitutivos eficaces, consultar con una casa especializada.

TIGRE DEL PLATANO

                                                                                                                     Corythuca ciliata Say.

SINTOMATOLOGIA.-

Ataca principalmente el Platanus x híbrida y vars. Se sitúan en la parte inferior de la hoja, causando una característica despigmentación del parenquima, más acentuada en las proximidades de las nervaduras principales. Las hojas, fuertemente atacadas, padecen una reducción de su actividad fotosintética, desecándose y cayendo prematuramente.

corythuca-ciliata-adecoloracion-por-tigre-del-platano-1 corythuca-ciliata-a corythuca-ciliata-aa corythuca-ciliata-ab

Corythuca ciliata.-Tigre del platano

Además del daño que producen a la planta son enormemente molestos y fastidiosos para el público, infectando calles, plazas e introduciéndose en viviendas.

CICLO BIOLOGICO.-

El insecto inverna en estado adulto en las cortezas de los árboles, en las grietas de los muros y fisuras de los edificios.

A finales de abril, primeros de mayo, realizan la primera generación posándose en el envés de las hojas, a los 20-30 días nacen y a finales de junio son adultos. En julio y agosto y en agosto-septiembre nacen dos nuevas generaciones.

A primeros de octubre los adultos inician la hibernación para superar la estación adversa.

DEFENSA.

La lucha es realizada con dificultad cuando se debe intervenir con plantas de gran desarrollo, generalmente ubicadas a lo largo de paseos, calles, avenidas o parques públicos.

Buenos resultados han sido obtenidos con monocrotofos, insecticida sistémico acaricida.

Por estar situados en zonas donde frecuentemente transitan personas es necesario adoptar todo tipo de precauciones y tratar con preparados de baja toxicidad como malation, diazinon, dimetoato o piretrinas naturales de síntesis (alfametrina, deltametrina…) insecticidas piretróides de choque y poco residuales.

No aparecida en nuestra comunidad, pero sí en zonas del Norte de España.

PULGON DE LAS ACACIAS, LOS NARANJOS, LAS JACARANDAS, ETC…

                                                                                                                                         Aphididae.

PLANTA HUESPED Y DAÑOS.-

El pulgón vive en numerosas plantas con especial preferencia en las leguminosas, ya sean árboles o plantas herbáceas. En ornamentales la Robinia pseudoacacia en todas sus variedades, la Albizzia julibrissin, la Jacaranda mimosaefolia… son plantas atacadas. En arbustos las Adelfas, Nerium oleander, las Damas de noche (Cestrum nocturnum, los Pitosforos, Pittosporum tobira, los pacíficos, Hibiscus rosa-sinensis, etc…

pulgones-1 pulgon-a pulgon pulgoncomo-quitar-pulgones-de-las-plantas_4_900

Distintos tipos de pulgones

Siendo notablemente polífagos, atacan numerosas plantas herbáceas, espontáneas y cultivadas.

Las colonias de pulgones atacan las extremidades apicales de las plantas, las hojas y las inflorescencias, provocan la deformación y ralentización vegetativa, el desarrollo de las plantas pequeñas e impiden la floración en las Robinias y Jacarandas… cuando los ataques son fuertes.

Transmiten, como vectores que son, enfermedades y plagas. Segregan una melaza que atrae a hormigas e insectos resultando muy molesta para el ciudadano.

CICLO BIOLOGICO.-

Tienen colores variables, ocre, amarillo, verde claro, negro, etc…Tamaños de 0,5 hasta 6 mm. y se presentan generalmente agrupados en colonias. Ciclos complicados, pueden reproducirse sin necesidad de macho. Son varias las generaciones que se reproducen en una temporada.

Las colonias de pulgones son numerosas sobre todo al inicio de la primavera sobre las jóvenes plantas, en los meses calurosos se reducen considerablemente.

DEFENSA.-

Existen numerosos depredadores de los pulgones como la Coccinella septempuctata o “mariquita”, la Chrysopa, el Aphelinus, que pueden ser utilizados como lucha biológica.

En lucha química se suelen producir ciertas resistencias de los pulgones a los insecticidas, se deben alternar diferentes productos. La elección del momento de la aplicación es fundamental.

Se pueden aplicar tratamientos a base de productos comerciales con Pirimicarb, insecticida bicorbámico, rápido y poco persistente con cierto poder de penetración a través de las hojas, y Acefato, insecticida penetrante fosforado poco tóxico para el hombre y la fauna, o Etiofencarb, insecticida carbámico y sistémico residual con efecto de choque, que respeta las abejas y los depredadores de plagas, siendo preferibles los de más baja toxicidad. Los pulgones son fáciles de eliminar, pero hay que considerar su gran capacidad reproductora.

GALERUCA DEL OLMO

                                                                                                                 Galerucella luteola Mull.

PLANTA HUESPED Y DAÑOS.-

Esta plaga vive exclusivamente a expensas del Olmo. Son particularmente atacados el Olmo común (Ulmus minor), el Olmo siberiano (Ulmus pumila), así como otras especies del mismo género.

Los daños producidos son directos e indirectos. Las larvas se nutren del parenquina de las hojas, respetando la nervadura y la epidermis, provocando la esqueletización del limbo, la desecación de la hoja y en casos graves de la vegetación entera.

galeruca-9-10-084 sevilla-galeruca galeruca-9-10-086 galeruca-9-10-085

Galerucella luteola.-Galeruca.-Fuertes ataquen en los olmos

En repetidas infecciones, las plantas se debilitan notablemente siendo presa fácil de los escolítidos, peligrosos vectores del hongo de la grafiósis.

CICLO BIOLOGICO.-

En insecto inverna en estado adulto en la corteza de los troncos, bajo las hojas secas, en el suelo o en cualquier grieta o refugio próximo. En primavera, normalmente en el mes de mayo, los adultos toman el vuelo a la copa de los árboles y se nutren practicando agujeros irregulares en las hojas. Después de unos quince días, se acoplan y ponen los huevos en pequeños grupos debajo de las hojas.

Las larvas nacen después de una semana de incubación y se nutren del parenquina de la parte inferior, respetando la nervadura y la parte superior. En 15-20 días completan su desarrollo.

Los adultos dan después una segunda generación y, hasta a veces tres en el largo de la temporada.

DEFENSA.-

Para asegurarse una eficaz protección debemos recurrir a los tratamientos químicos, a efectuar en ocasión del nacimiento de las larvas, utilizando con precaución Carbaril, insecticida carbámico de contacto e ingestión, poco tóxico para el hombre y la fauna, persistente, pero muy tóxico para las abejas e insectos útiles, u otros productos activos de baja toxicidad que actúen por contacto o por ingestión.

ENFERMEDAD DEL ALAMO BLANCO Y DEL CHOPO

                                                                                               Dothichiza populea Sacc. y Briard.

La Dothichiza ataca principalmente a la mayoría de las especies del género Populus y representa uno de los mayores problemas de su cultivo.

Su virulencia está muy relacionada con ciertos factores climáticos, algunos años la enfermedad se manifiesta intensamente y otros pasa desapercibida.

Su biología, la forma de producirse la infección y las condiciones en que se desarrolla son todavía poco conocidas.

dothichiza-populeanecrosis-del-chopo-cab-411x400dothichiza-populea-b

dothichiza-populea-a

Dothichiza populea.-Mal de los alamos

Vive en estado saprófito, se presenta en forma de manchas de color pardo, más o menos claro, de dimensiones variables que aparecen sobre la corteza del tronco, ramas y ramillas en los Alamos y Chopos afectados.

El micelio mata las partes vivas de la planta, la corteza y el cambium, formando grietas longitudinales o chancros alargados que impiden la circulación de la savia, que se va desecando lentamente.

En meses húmedos y cálidos se forman gran cantidad de esporas de propagación.

Una vez el hongo penetra en la corteza, avanza por ella rápidamente hasta secar al árbol atacado.

SINTOMATOLOGIA

Los síntomas más característicos de la enfermedad son las manchas pardas de la corteza acompañadas de los cuerpos de fructificación, manchas de color pardo más o menos claras que aparecen sobre la corteza del tronco.

DEFENSA

El caldo bordelés es un buen producto para el tratamiento preventivo. En caso de Alamos adultos se pueden eliminar las zonas enfermas, que deben ser quemadas, y las heridas y herramientas de poda desinfectadas. Existen otros funguicidas en el mercado.

LAS COCHINILLAS PERJUDICIALES A LOS ARBOLES

Son insectos muy particulares. Son inmóviles y viven en colonias o agrupaciones, fijados sobre diferentes órganos aéreos (hojas, frutos, ramas y troncos). Presentan un profundo diformismo sexual. Las hembras que son en regla general las formas más abundantes, y las más reconocibles, están protegidas por un caparazón o escudo independientes de él. Levantándolo, se descubre el cuerpo de la cochinilla.

Este caparazón o escudo es de tamaño reducido (3 mm. de media) y el color variable según la especie de cochinilla (gris, marrón, pardo-oscuro…). El aspecto general puede acercarse a una “concha de mejillón” en miniatura. La forma habitual es circular o alargada. El cuerpo de la hembra es blando, de color rojo, amarillo-naranja… la cabeza y el tórax forman un sólo órgano, el cefalotórax, se diferencia poco del abdomen. Los órganos sensoriales (antenas, ojos) son atrofiados cuando no están ausentes. El aparato bucal, de tipo picador, es formado por un estilete muy largo, quizás tan largo como el cuerpo, suave y fino, que permite al insecto aspirar la savia con la ayuda de una bomba animada por músculos poderosos. La saliva contiene sustancias tóxicas para las plantas.

Los machos tienen menos interés sobre el plan práctico. Su papel es secundario en los ataques a cultivos (no representan más que un 1 a 2 % de la población total).

BIOLOGIA.-

Estos devastadores invernan en todos los estadios sobre las plantas huésped. En primavera las hembras ponen huevos (ovíparas). Las larvas desde su nacimiento, poseen seis patas y efectúan cortos desplazamientos durante varias horas, es el “estado de paseo”. Su peso (1/100 mg.) las hace muy sensibles al más ligero soplo de viento que las deposita en otras plantas. La cochinilla joven se fija definitivamente perdiendo sus patas y sus antenas y segrega su escudo que se desarrolla en el curso de mudadas sucesivas hasta su estado adulto.

Se cuentan de una a tres generaciones por año de media.

Los órganos aéreos como las hojas, las ramas, el tronco, los frutos, son atacados. Sobre el limbo, las cochinillas se concentran en la parte inferior en la proximidad del nervio principal y los nervios secundarios. Constituyen sobre las ramas y el tronco importantes encrostamientos.

En algunos casos, exudan melaza, sustancia pegajosa y rica en glúcidos, sobre la que se desarrolla el hongo de la tizne o fumagina (negrilla), numerosos insectos (hormigas, abejas y avispas) se alimentan de estos azúcares exudados.

Los daños provocados por este devastador son diversos y graves. Una fuerte concentración de cochinillas sobre el tronco provoca la formación de grietas y planos, y la consecuente muerte de las ramas y brotes. Puede llegar al debilitamiento de toda la planta. Se observa la caída de hojas sobre las hojas restantes, la presencia del tizne o la fumagina (negrilla) disminuye la asimilación clorofílica y provoca una bajada del crecimiento. Sobre los frutos las numerosas aureolas que se forman alrededor de las cochinillas, amarillas o rojas, les hacen perder gran parte de su valor económico, principalmente en los naranjos amargos, como árboles ornamentales, en los frutales el problema es más grave.

Se propagan con gran facilidad en su “estado de paseo” por el viento, las palmeras son unas grandes difusoras por la posición que tienen sobre otros vegetales, éstas, al igual que los naranjos, olmos, laureles, bojes, etc… son atacadas por la plaga.

LUCHA CULTURAL.-

-Los árboles atacados severamente deben ser arrancados y quemados.

-Cuando se pode, destruir las ramas portadoras de colonias.

LUCHA BIOLOGICA.-

Las cochinillas indígenas se alimentan de las que producen daños, pero su acción es secundaria.

Existe una pequeña “avispa” de orígen extranjero (Prospaltella perniciosi) parásito específico del Piojo de San José, que inverna bajo forma de huevo sobre el devastador. En primavera adquiere su estado adulto y mata a su huésped practicando un agujero de salida en el caparazón. La tasa de parasitismo puede alcanzar el 80%, pero varía según las regiones.

Las intervenciones químicas deben hacerse con productos poco tóxicos para el parásito: Prospaltella (Isolane, Fosalone, aceites blancos).

LUCHA QUIMICA.-

Las intervenciones se realizan en dos épocas precisas:

Al fin del invierno, principios de primavera.

Al fin de la primavera, principios de veran

Al fin del invierno, inicio de la brotación de las plantas

La destrucción es posible por empleo de aceites de petróleo mezclados con colorantes nítricos o insecticidas órgano fosforados. Estos productos recubren los caparazones o escudos, y los aislan del medio, las cochinillas mueren por asfixia. Los productos disponibles son:

1º    –           Aceites de petróleo en la dósis de 2 a 3 l./hl.

–           Aceites amarillos (aceite de petróleo+ dinitro-orthocresol).

Oleoparathion y oleomalathion mezcla de aceites de petróleo con                                          Parathion y Malathion

–           El fenol (2 l./hl.)

2º        A fin de primavera, principios de verano

Las jóvenes larvas abandonan el caparazón maternal y son durante algunas horas móviles (“estado de paseo”). Es el momento de destruirlas.

Los productos más activos son los insecticidas organo-fosforados

El parathion (30 gr. de M.A./hl.), el methidathion (60 gr. de M.A./hl.), el chlorfenvinphos (sobre cochinillas de agrios), Diethion, Disulfoton.

LA PROCESIONARIA DEL PINO

Thaumetopoea pityocampa.

Este insecto es un temible devastador de los Pinos ornamentales, así como de las masas forestales. Generalmente se encuentra sobre Pinus pinea, el Pinus pinaster y Pinus canariensis… Su reparto geográfico comprende las zonas atlánticas (hasta la Bretaña y las zonas mediterráneas).

procesionaria_perro1 procesionaria-del-pino procesionariagusanos oruga-procesionaria-veteralia

Thaumetopoea pityocampa.Procesionaria del pino

La mariposa, de 30 mm. de tamaño, es de color marrón. La oruga es de color marrón rojizo, mide 35 mm. de largo como media. Es muy vellosa

BIOLOGIA Y DAÑOS.

Este devastador insecto aparece bajo forma de adulto durante los meses de mayo, junio, julio y agosto. Después de la fecundación, las hembras ponen 200 huevos de media. Treinta o cuarenta días más tarde, las jóvenes orugas tejen finas redes de seda. Se fijan definitivamente construyendo, hacia el mes de octubre, el nido de invierno, bolsa sedosa característica de grandes dimensiones. Por la noche, abandonan su refugio para devorar las acículas.

Al final del invierno o principios de la primavera las orugas abandonan su nido y forman procesiones, de donde les viene el nombre de “procesionaria”. Buscan un biotopo cálido, claro y un suelo mullido para enterrarse. Forman sus capullos y sus larvas, se transforman en crisálidas. Los adultos emergen algunos meses más tarde (abril-mayo-junio).

Los daños son siempre importantes y consisten en una defoliación, una deformación de las ramas, crecimiento ralentizado y vegetación debilitada. Otros insectos aprovechan el debilitamiento para actuar, especialmente los escolítidos

DEFENSA.-

Métodos culturales

En plantaciones ornamentales, cuando el número de árboles atacados es pequeño, recolectar los nidos cortando las ramas que los sustentan y destruirlos quemándolos.

Esta técnica presenta perjuicios para los que la ejecutan. Los pelos de las orugas poseen propiedades urticantes capaces de provocar en personas sensibles reacciones alérgicas, edemas, picazones, asma, pérdidas de conocimiento, etc… Se deberán tomar todas las precauciones para protegerse: guantes, pañuelos alrededor del cuello y sobre la boca, gafas protectoras, etc.

-Inyectar petróleo en las bolsas para destruir las orugas

-Destruir los nidos con tiros de escopeta de cartuchos (técnica utilizable en los parques y jardines sobre árboles muy desarrollados cuando la plaga es escasa)

Lucha biológica

Varios parásitos y depredadores se desarrollan a expensas de la procesionaria del pino.

-Las hormigas que atacan a las orugas y las mariposas.

–           Las moscas que parasitan las crisálidas “villa brunnea”.

–           Los hongos: Beauveria bassiana.

  •      Los virus: Smithiavirus pytiocampa. Este parásito ha sido aplicado con éxito            sobre pinos.

Es una bacteria, el Bacillus thuringiensis, la que da los mejores resultados. Una vez ingerida, ocasiona una enfermedad a las orugas que mueren tres semanas después. Esta bacteria no presenta ningún peligro para el hombre y la fauna útil o indiferente.

Lucha química

El diflubenzuron es un larvicida de ingestión eficaz contra la procesionaria a la dósis de 75 gr. M.A./Ha. Esta sustancia se aplica en el mes de septiembre. No es tóxica para caza y los pájaros.

EL CURCULIONIDO FERRUGINOSO DE LAS PALMERAS

Rhynchosphorus ferrugíneus Olivier.

Recién aparecido en España, en la zona de Almuñécar (Granada), el curculiónido ferruginoso originario de las áreas tropicales del Sudeste asiático y Polinesia puede ser un peligro letal para las palmáceas de nuestros jardines, está aumentando su área de distribución, colonizó la península Arábiga en 1.992 y ha sido detectado ya en nuestra península en el año 1.995 en la zona costera granadina.

plagas-picudo-rojo picudo-jardines-del-guadalquivir-sept-2015-123 picudo-jardines-del-guadalquivir-sept-2015-120 picudo-jardines-del-guadalquivir-sept-2015-118

Rhynchosphorus ferrugíneus.-Picudo rojo de las palmeras en este caso Phoenix dactilifera

Habitualmente citado en sus países de orígen como huésped de cocoteros y palmeras en Guinea (Cocos nucífera y Elaeis guineensis) con posterioridad atacó las palmeras datileras (Phoenix dactylífera), sagús (Metroxylon sagu) y palma común (Phoenix silvestris). Las palmeras dañadas y muertas como consecuencia de los ataques aparecidos en Almuñécar (Granada) pertenecen a la especie ornamental (Phoenix canariensis).

Los adultos son vistosos (entre 2 y 5 o más centímetros de longitud) con rostro y “pico” muy alargado y visible sobre el que los machos ostenta un “tupé” de pelos de color pardo rojizo-anaranjado con lunares oscuros sobre la parte dorsal del tórax. Los élitros, que protegen las alas funcionales, son de la misma tonalidad que el resto, pero presentando un aspecto netamente estriado.

Los huevos depositados aisladamente miden de 1 a 2,5 mm. y tienen un color blancuzco con corión facetado brillante.

Las larvas, que pueden superar los cinco centímetros de longitud durante su último estadio son: ápodas, piriformes y de color amarillo marfil o amarillo anaranjado, destacando en ellas la gruesa cápsula cefálica de color marrón oscuro brillante en la que se observan las fuertes y poderosas mandíbulas.

La pupa, blanquecina marfileña, queda protegida en un enorme capullo cilíndrico confeccionado por la larva con fibras que reúne y amasa, quedando la misma en su interior.

CICLO BIOLOGICO.

La adaptación de la especie a las condiciones bioclimáticas de la costa mediterránea española, sólamente permite efectuar una aproximación de su virtual desarrollo en nuestros ecosistemas.

La variación de las temperaturas, esencialmente de las medias mínimas, permite avanzar la hipótesis de dos generaciones completas a lo largo del año.

El solape de generaciones característico de la especie en sus áreas de orígen, hace que por el momento, en nuestro país, puedan encontrarse todos los estadíos del ciclo biológico del insecto en el mismo hospedante.

DAÑOS DETECTADOS.-

Las palmeras afectadas presentan galerías que desde las axilas de las hojas llegan a la corona y que, posteriormente, pueden detectarse en diversas zonas del tronco.

Las hojas centrales, amarillean y se marchitan de forma que, en pocas semanas, la práctica totalidad de la corona se ve afectada originando la muerte de la palmera.

MEDIDAS ADOPTADAS.-

Aislar los focos donde se observe la presencia del insecto.

Eliminar las palmeras atacadas, con destrucción total de los insectos.

Utilizar las técnicas modernas INIA-INRA con cebos Kairomona-feromona (INRA) de indudable efectividad emitidos con difusores INIA.

Avisar al Servicio de Sanidad Vegetal de la presencia de esta plaga.

(Del folleto de divulgación de Sanidad Vegetal 3/96 de la Consejería de Agricultura y Pesca. Dirección General de la Proteccion Vegetal.)

Ultimamente el uso dela endoterapìa a dado muy buenos resultados.

LA COCHINILLA AUSTRALIANA

Icerya purchasi Mask.

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGIA Y DAÑOS.-

Esta cochinilla es conocida en el mundo entero, ha sido a principio del siglo XX el primer devastador combatido con éxito por otro insecto: la mariquita Novius cardinalis. Este homóptero, de orígen australiano, pertenece a la familia de los Margarodidas.

Apareció en California en 1.868, en Africa del Sur en 1.890, después en Europa en 1.896, en Francia en 1.912, y en el 1.930 coloniza toda la costa mediterránea y parte de Aquitania.

iicerya-purchasimages icerya-purchasia icerya-purchasirodolia_ceraplastes_icerya_low_res_1_thumbnail

Icerya purchasi.-Cochinilla australiana

La introducción en los diferentes continentes ha sido relacionada con el desarrollo de los medios de transporte marítimos.

Ataca preferentemente a la familia de los Citrus, a las Mimosas y a las Leguminosas, también ha aparecido en Pittosporum tobira.

La hembra adulta mide 1 cm. de longitud, presenta un escudo marrón-rojo y una muy importante capa de un blanco puro, de apariencia cerosa, marcada de finos canalones longitudinales, los huevos y las larvas son de color rojo.

Este homóptero (Icerya purchasi) puede invernar en estadios diferentes (adulto, larva, huevo), la reanudación de actividad tiene lugar en el curso del mes de marzo. La hembra pone de 600 a 800 huevos que son dispuestos en una capa algodonosa.

Después de la puesta la hembra disminuye de volúmen y muere. Las jóvenes larvas de color rojo-bermellón, se desplazan activamente sobre la planta y se dirigen generalmente a la extremidad de los vegetales, para fijarse en la cara inferior del limbo o la hoja. Mudan varias veces antes de llegar al estado adulto.

Se cuentan dos generaciones por año. Los machos pasan desapercibidos y su papel parece muy secundario, las hembras se reproducen por partenogénesis.

Los daños causados por este insecto son importantes, y consisten en: ralentización del crecimiento, presencia de tizne, etc…

LUCHA BIOLOGICA.-

Está basada en la utilización de una mariquita, la Novius cardinalis, que es un predador específico de la cochinilla y como ella, originaria de Australia.

La mariquita adulta mide entre 3 y 4 mm. de largo. Es de forma ovoide, de color rojo y negro, los élitro llevan dibujos característicos. Las larvas de 6 mm. de largo son rojas en el primer estadio, después malvas enseguida. Invernan en estadio adulto. Se multiplican rápidamente, se pueden contar hasta 6 generaciones que se alimentan exclusivamente de la Icerya purchasi y la devoran en todos sus estadios, larvas, huevos y adult

En la actualidad este devastador es raro, al igual que su predador.

LUCHA QUIMICA.-

Muchos insecticidas organo-fosforados son activos sobre esta cochinilla, pero su empleo, en general, no es recomendado. Consultar a casas especializadas.

LAS COCHINILLAS ALGODONOSAS

Pseudococcus citri.

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGIA Y DAÑOS.-

A pleno aire, este devastador se desarrolla en climas mediterráneos y tropicales.

Al revés que muchas cochinillas inmóviles, estas son móviles en todos sus estadios. Las hembras miden de 3 a 6 mm., son de color blanco y apariencia harinosa, de forma oval, tienen aspecto de “pequeñas cochinillas”.

Ponen de 300 a 600 huevos que son colocados por grupos de 100 alrededor de una masa algodonosa. Sus antenas y patas presentan un desarrollo normal y son visibles con ayuda de una lupa.

pseudoccocos-cittri-a pseudoccocos-cittri-a511c194b7cd25_planococcus-citri-kondo

Pseudoccocos citri.-Cotonet

Los huevos dan unas larvas muy ágiles, su desarrollo es rápido en temperaturas del orden de los +22ºC, asociado a una atmósfera húmeda. Al aire libre hasta cuatro generaciones se suceden. A la llegada del invierno las cochinillas se refugian en el suelo fijándose en el cuello de las raíces, emigrando en primavera sobre el aparato aéreo.

Estas cochinillas segregan una abundante melaza sobre la cual se desarrolla el hongo de la fumagina o tizne (Apiosporum…).

La disminución de la asimilación clorofílica y las numerosas picaduras de este devastador suponen una parada de la vegetación, la amarillez y la caída de las hojas, llegando hasta su total defoliación, con molestias al ciudadano por la melaza que desprenden.

Se propaga mucho en pleno verano.

LUCHA BIOLOGICA.-

Una mariquita australiana, la Cryptolaemus montrouzieri, es un gran depredador que se nutre de las puestas de la cochinilla, aunque sólo se puede mantener en climas cálidos. Si hace frío la mortandad invernal es elevada.

LUCHA QUIMICA.-

Pulverizar a la aparición de las primeras colonias con insecticidas oleo-fosforadas, como Oleo-tokuthion 6 LE al 1%, con emulsiones de fosfatos orgánicos. Principalmente aceites minerales de parathión y metil-parathión son muy eficaces contra la cochinilla adulta.

MINADOR DE LOS BROTES Y DE LAS HOJAS DEL NARANJO

Phyllocnistis citrella, Stainton.

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGIA Y DAÑOS.-

Es una plaga de reciente introducción en nuestro país, aunque muy extendida y que está produciendo muchos daños.

En España se detectó por primera vez en 1.993, y desde entonces se ha propagado por todo el territorio nacional.

 

Durante el 1.995, el minador se manifestó como una grave amenaza para los cítricos que destruyó las brotaciones sucesivas de los árboles a partir de primavera. En 1.996, la brotación de primavera no fué atacada y los primeros daños se produjeron a partir del mes de julio.

Los daños más importantes en las plantaciones son deformaciones, necrosamiento e incluso defoliaciones, que provocan la pérdida de la superficie foliar.

plagas-minador-de-hojas-en-naranjosminador-de-khojas-citricos-3 minador-de-hojasminador-caminito

Phyllocnistis citrella,.-Minador de hojas de los citricos

Las larvas del insecto se desarrollan en las hojas de los brotes en crecimiento, produciendo galerías debajo de su epidermis de la que se alimentan.

En su inicio, la oruga labra una galería paralela al nervio central de la hoja y al llegar a la base, comienza una trayectoria en forma de ondas. Finalizado

su proceso larvario, forma una cámara ninfal dentro de un pliegue de la hoja y completa la metamorfósis.

La capacidad de multiplicación y dispersión de la plaga es muy elevada, manteniéndose en actividad casi todo el año, sobre todo si no hace frío.

Puede llegar entre 12 y 14 generaciones al año, desarrollándolas en plazos que van desde los 50-55 días en invierno a los 12-15 días en periodos muy favorables.

En este periodo su actividad es máxima y una misma brotación puede verse afectada por más de una generación de la plaga.

Los daños se producen generalmente en las hojas cuando la oruga sale del huevo y aumentan conforme se van alimentando.

Las hojas afectadas presentan galerías, sus bordes se enrollan e incluso pueden tomar forma de barquillos.

Como el minador realiza la puesta en hojas en crecimiento, los daños se producen exclusivamente en brotes tiernos, condición indispensable para que el insecto se desarrolle.

Son especialmente sensibles al minador los plantones y árboles injertados porque están en contínuo crecimiento. En este caso, los daños repercuten en la formación del árbol y a su entrada en reproducción.

También pueden verse afectadas por la plaga las plantaciones adultas donde se practica el riego localizado y el abonado, ya que favorecen la formación de brotes tiernos.

DEFENSA.-

En estos momentos hay tres vías para su control: lucha biológica, medidas culturales y control químico.

Lucha biológica

En la lucha biológica existe un proceso de aclimatación y adaptación de una serie de insectos útiles importados de Australia. Si se observan resultados positivos, se realizan sueltas programadas en las zonas afectadas.

Mientras cuatro especies de himenópteros parasitoides autóctonos, Cirrospilus vittatus, Cirrospilus pictus, Sympiesis saudanis, Pnigalio sp., que no son específicos, se están investigando como predadores.

La Consejería de Agricultura y Medio Ambiente ha efectuado sueltas de ejemplares del Ageniaspis citrícola, parásito del minador importado con el que se han logrado mejores resultados.

Según investigaciones, la acción de los parásitos del minador puede ser especialmene efectiva durante el otoño y el invierno, cuando el minador encuentra condiciones menos favorables para su desarrollo.

También se está experimentando con depredadores del minador, entre los posibles candidatos se encuentran Chrysopa, Orius y Thrips.

Medidas culturales

Como medidas culturales, unas adecuadas técnicas de cultivo serán una forma adicional de ejercer un control sobre la plaga.

Limpias periódicas de los árboles, eliminando chupones que son el lugar de refugio del insecto, control de brotaciones a través de abonados, disminución de riegos y control del desarrollo foliar para evitar brotaciones innecesarias.

Mantener las malas hierbas en zonas próximas al cultivo, especialmente si tienen grandes poblaciones de insectos útiles (Orius, Chrysopas).

Lucha química

El control del minador mediante aplicaciones de productos fitosanitarios debe orientarse a defender los períodos de brotación más importantes (primavera y septiembre-octubre), las brotaciones extemporáneas si no son importantes no hacen necesario al realizar tratamientos.

En árboles jóvenes o planteles, las aplicaciones con productos fitosanitarios tendrán que repetirse con mayor frecuencia.

El tratamiento debe efectuarse a la llegada de la primavera, cuando aparecen las primeras larvas u estadios más desarrollados de la plaga no son sensibles a la mayor parte de las materias activas y cuando el árbol presenta una entrada de brotación homogénea. Los productos recomendados para su aplicación contra esta plaga son materias activas y debe realizarse con aceite mineral de verano a dósis del 0,5%, ya que intensifica su acción.

Otros productos que se pueden utilizar son Abamectin, Butocarboxim, Carbosulfam, Diazinon, Diflubenzuron, etc… pero hay que tratar cuando se tengan brotaciones importantes para defender. No se deben repetir tratamientos con el mismo producto contra el minador para evitar la aparición de resistencias al mismo.

En plantaciones jóvenes y en injertos, el Imidacloprid (Confidor), ofrece cierta protección aplicado directamente al tronco o a la copa.

Si además se precisa tratamiento contra cochinillas, emplear un oleo-fosforado (como por ejemplo, Oleo-tokuthion 6 LE al 1%).

La erradicación de la plaga ha sido imposible en aquellos países en los que se ha introducido. Debemos aconstumbrarnos a su presencia y sus daños, debemos establecer un control suficiente, pero no a cualquier precio.

LA MOSCA BLANCA DEL NARANJO

Aleurothrixus floccosus, Mask.

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGIA Y DAÑOS.-

La mosca blanca de los cítricos o mosca algodonosa en nuestra ciudad se encuentra preferentemente en plantas que pertenecen a la familia de las rutáceas, dentro de ella los Citrus.

Se trata de un fitófago que en su morfología pasa de huevo, larva de 1 edad, larva de 2 edad, larva de 3 edad, larva de 4 edad, estado ninfal y adulto. Los adultos tienen el cuerpo de una coloración amarillo limón, con un par de alas membranosas hialinas pobres en nerviaciones.

aleurothrixus-floccosus-47214 aleurothrixus-floccosus-157435aleurothrixus-floccosus-mosca-blanca-de-los-citricos  aleurothrixus-floccosus-c

Aleurothrixus floccosus,.-Mosca blanca de los citricos

Su aparato bucal es de chupador, su envergadura es de 1,5 mm. El número de generaciones anuales es de 5-6 dependiendo de las condiciones climáticas.

Los daños son de dos tipos: unos directos causados por la pérdida de savia y otros indirectos desarrollados por otros agentes biológicos que afectan los árboles. Otras plagas, buscando protección entre la borra algodonosa y la suciedad se amparan, entre las que destacamos la serpeta gruesa (L. beckii), el piojo rojo (Ch. dictyospermi), el cotonet (P. citri), el araña roja (T. urticae), el ácaro rojo (P. citri).

La “negrilla” puede llegar a cubrir toda la planta dificultando la fotosíntesis. La borra algodonosa que origina la mosca blanca hace ineficaces muchos productos ya que los insectos protegidos por aquella hacen que el producto no les alcance.

En los naranjos plantados en la vía pública su aparición es muy molesta para el ciudadano al caer la melaza pegajosa que desprende la plaga sobre el suelo y los automóviles estacionados bajo los árboles manchándolos.

LUCHA BIOLOGICA.-

Como enemigos naturales se han introducido el Cales noacki, How, el Eretmocereus paulistus, Hempel y el Amitus spinifer, Brethers; de todos ellos sólo se ha aclimatado el C. noacki, que efectúa un buen control como depredador de la mosca blanca.

LUCHA QUIMICA.-

Realizar sólo cuando la plaga adquiera carácter alarmante y no haya sido posible reducir con la lucha biológica. Consultar casas especializadas.

PULGONES DEL NARANJO

Aphididae.

Por pulgones de los cítricos, se conocen un grupo de insectos que se alimentan de estas plantas.

Debido a factores naturales o introducidos, la composición afídica suele cambiar en el tiempo, esta en un proceso dinámico contínuo, existen pulgones frecuentes o tradicionales y otros relativamente frecuentes o escasos.

Los primeros son: A. spiraecola, Patch y A. gossypii, Glover, y los segundos son: M. persicae, Sulzer y A. fabae, Scapoli.

Son insectos diminutos, el aparato bocal es chupador, en la cabeza tienen dos largas antenas, de varios colores, marrones o negros, amarillos, verdes o rosa.

Los pulgones se agrupan formando colonias en el envés de las hojas tiernas y algunas veces en los órganos florales. La savia que transporta el floema es rica en azúcares, que es succionada por los pulgones, producen residuos execrables sobre troncos y ramas, que sirven de “sustrato” para el desarrollo de la “negrilla” y de alimento para las hormigas que aparecen en busca de las gotas de melaza que expulsan los pulgones.

Los daños directos son la disminución del vigor de la planta, el atrofiamiento de los brotes tiernos, etc… los daños indirectos son causados por la segregación de melazas molestas, que provocan la aparición de la “negrilla” y trasmisión de enfermedades viróticas.

Los pulgones poseen muchos enemigos naturales, entre los depredadores, que aún siendo importantes no son suficientes, ante las contínuas generaciones del insecto.

Son fáciles de combatir con el uso adecuado de los aficidas que existen en el mercado.

Se pueden combatir con parathión, insecticidas sistémicos o bien los dos alternativamente. Poseen más actividad si se aplican las formulaciones aceitosas.

ENFERMEDADES DE LAS RAICES EN LOS NARANJOS

Armillaria mellea, (Vahl) Quel.

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGÍA Y DAÑOS

Hongo parásito de los más peligrosos y extendidos, su aparición suele ser letal. Vive en los tocones o raíces de los árboles en forma saprófita, pero está capacitado para alimentarse de materia orgánica viva.

Fructifican en forma de seta comestible, color meloso, con escamas de color pardo oscuro, aparecen en época húmeda (otoño), formando masas cespitosas que surgen en la base de los troncos de los árboles enfermos o en sus proximidades.

Se propagan rápidamente mediante cordones miceliares oscuros llamados rizomorfos, formados por jifas diferenciadas que les dan un aspecto de raíz.

La infección de las plantas sanas se produce normalmente en los puntos de contacto de sus raíces con otras raíces enfermas.

Un síntoma característico, muy fácil de determinar, es la masa laminar de micelio blanco que se observa al descortezar la zona del cuello de la raíz de los árboles.

DEFENSA.-

No existen tratamientos curativos prácticos y económicos para tratar esta enfermedad, debemos acudir a tratamientos preventivos, cortando los árboles atacados, aislando las raíces de los árboles sanos a través de zanjas, rellenarlas con cal viva, extraer tocones y raíces de árboles muertos a causa de la enfermedad, quemándolos y destruyéndolos. Regarlos con una solución a base de cloruro de cinc al 5%.

No plantar nuevos árboles hasta que se hayan aireado y soleado los hoyos por lo menos en un período de tres o cuatro meses. Dejar el suelo un largo período (varios años) sin replantar, con el fin de que los rizomorfos se vayan muriendo.

BOTRYTIS CINEREA (fr), Perss, Mal azul o Moho gris

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGÍA Y DAÑOS

El micelio de este hongo semiparásito vive en forma saprófita sobre las partes muertas o moribundas de las plantas, en condiciones favorables de humedad, ataca a sus tejidos jóvenes.

El mal azul o moho gris de los naranjos se propaga rápidamente y con gran intensidad mediante los conidios que se forman y cubren las partes enfermas o muertas de las plantas.

botrytis-cinerea botrytis-cinerealos-hongos-59-728

BOTRYTIS CINEREA.-Moho azul

  1. cinerea ataca las partes más jugosas de las plantas, adquiere un color gris azulado característico. Las partes atacadas se secan y se tronchan.

DEFENSA.-

El tratamiento consiste en desbrozar el suelo de los viveros todas las veces que sea necesario, destruir por el fuego todas las plantas secas y restos vegetales, desinfectar el suelo de los viveros igual que si de hongos de suelo se tratara.

TRISTEZA DEL NARANJO

SINTOMATOLOGIA, BIOLOGÍA Y DAÑOS

Se denomina “tristeza” la enfermedad que se caracteriza por el plegamiento de las hojas de los árboles, como si pasaran sed, posteriormente se desprenden del árbol, perdiendo o no su coloración verde, el árbol se queda sin hojas y muere.

La enfermedad la provoca un virus, demostrándose que los árboles especialmente atacados son los naranjos injertados sobre pié amargo o bigaradier.

El naranjo amargo ha sido abandonado como portainjerto de variedades dulces de naranjo comercial.

Los patrones tolerantes a la “tristeza” son más exigentes en cuidados que el naranjo amargo tradicionalmente utilizado.

Toleran el virus de la tristeza, pero son más sensibles a los ataques de hongos del suelo (gomosis), por lo que precisan de cuidados especiales a la hora de hacer la plantación.

Por lo tanto es necesario preparar el terreno para la plantación nivelando adecuadamente el terreno para evitar que se produzcan encharcamientos, bien por la lluvia o por el propio riego.

Drenar bien el suelo para conseguir una buena aireación radicular. Para obtener buenos resultados es necesario “plantar alto”, decir situando el patrón con las raíces a nivel del suelo, cubriendo a éstas con tierra, al tiempo que se aporca el tronco hasta formar un montículo.

Se ha de procurar no sobrepasar la altura del enterramiento que el patrón tenía en el vivero. Después proporcionar a las jóvenes plantas los cuidados necesarios durante los primeros años.

En la actualidad el patrón de las variedades dulces comerciales son híbridos resistentes a la enfermedad.

DISPOSICIONES OFICIALES.-

El 7 de Diciembre del 1,968 el Ministerio de Agricultura aprueba unas normas para ordenación de viveros productores de cítricos, ante las devastadoras consecuencias de la aparición de la tristeza en los campos de producción de naranjas dulces.

Sólo podrían producir plantas de agrios los viveros especialmente autorizados y bajo control de la Dirección General de Agricultura.

Era un importante freno a la producción de naranjos agrios ornamentales que normalmente surtían al mercado. Se consideraba fraudulenta la producción y comercialización incluso de las semillas, que debía ser suministrada y distribuída por el Ministerio.

Las plantas de agrios producidos por los viveros autorizados van provistos con un precinto de garantía.

Los pies madres para la obtención de semillas, con el fin de garantizar su autenticidad, características y perfecto estado sanitario están sometidas a “test” biológicos.

Qué duda cabe que esta regulación afectó de forma radical la producción de plantones agrios. Al eliminarse las planteras existentes y no iniciarse este cultivo en los viveros autorizados dedicados mayormente a la producción de planta de agrio injertada sobre pies resistentes para el consumo.

Teniendo en cuenta que para la producción de un árbol con tamaño adecuado para su plantación en la vía pública o espacios urbanos es necesario un ciclo de 7 a 8 años, esta regularización produjo una recesión en la oferta de plantones, hasta que fue regularizándose la autorización para la producción de plantas en viveros ornamentales.

OTRAS ENFERMEDADES DE LOS NARANJOS AMARGOS: Acaros, nemátodos, gomósis, psoriásis.

ACAROS

Los daños consisten en la pérdida de color normal, amarilleando las hojas, quedan menos turgentes que lo normal. En el envés se aprecian con lupa diminutas arañuelas rojos muy móviles, principalmente se encuentra la Araña roja, Tetranychus urticae, quizás la más extendida de todas.

NEMATODOS

Son enfermedades de raíces, la vegetación se deprime, las raíces atacadas quedan más cortas y gruesas que las ramas, las raíces se necrosan y se pudren.

GOMOSIS: GOMA EN TRONCOS Y RAMAS

Con esta enfermedad la corteza de la parte baja de los troncos y de las raíces principales se vuelve en un principio de color pardo castaño (Phytophtora sp.) para más tarde secarse y agrietarse. La madera en contacto con la corteza dañada exuda goma, cuando las zonas dañadas rodean el tronco del árbol este puede morir.

Se sanearán las partes afectadas, quitando la corteza entera y la parte sana se desinfectará con una pasta a base de Captan, Oxicloruro de cobre, Etridiazol, Folpet, etc…

PSORIASIS: CORTEZA ESCAMOSA

Es una enfermedad producida por un virus, llamada también corteza escamosa. El naranjo dulce es más sensible que el naranjo amargo, los primeros síntomas aparecen en la corteza, ya sea del tronco o de las ramas donde una pequeña superficie se hunde o agrieta formando una o dos escamas que se desprenden con facilidad.

Las hojas aparecen con decoloraciones parciales. Si aparecen síntomas se raspará la zona dañada y la parte sana que la rodea protegiendo el corte con una pasta a base de Oxicloruro de cobre, Maneb, Zineb, etc…

Al efectuar podas o limpiezas desinfectar las herramientas.

SEVILLA.-OCTUBRE 2016